lunes, 10 de diciembre de 2007

Artículo de mi amigo Alfredo Sánchez sobre la República, Guerra Civil, Partidos Políticos, etc.

Cuando decidí crear este Blog, lo hice con la intención de que fuese un foro de reflexión, debate, análisis, etc. de temas diversos.
Mi buen amigo Alfredo Sánchez, a la postre Cronista Oficial del Rincón de Ademuz, me ha mandado un artículo que escribió hace unos meses, y me pide que si lo considero oportuno, lo publique en el Blog.
Así que aquí tenéis la reflexión de mi amigo Alfredo sobre diversos temas, de la Guerra Civil, la República, los partidos de la época, etc…


REPUBLICANOS DE PEGO EN DEFENSA DE LA DEMOCRACIA Y LAS LIBERTADES.

" Señor director:
Varias veces al año visito el admirable, pulcro y bien cuidado cementerio municipal de Pego (Alicante), donde descansan los restos mortales de mis suegros. Durante la última visita, el sábado 5 de enero del presente año (2007), que realicé en compañía de mi familia, hallé una curiosa novedad, de la que no puedo dejar de decir, dada la sorpresa que me produjo en el ánimo.
El objeto de mi asombro es un pequeño recinto cubierto de diminutas piedrecillas blancas que hay en el suelo, mano derecha del pasillo central, con un encabezamiento en mármol que dice cosa de: “En memòria de tots els republicans que van morir per defensar les llibertats y la democracia”. Dicho monumento se halla próximo al mausoleo que levantaron después de la guerra civil, en mención de los caídos “por Dios y por España”, en cuyas paredes figuran los nombres ilegibles de distintas personas. Ambos monumentos, epítome de las dos Españas, que nuevamente helarían el corazón del poeta, se me asemejaron el paradigma de los tiempos que corren, acuciados por esa majadería que ha venido en llamarse “memoria histórica”... El primero fue construido por los vencedores y el segundo a instancia de los que se han constituido en herederos ideológicos de los vencidos, justamente en un tiempo en que pensábamos que todo aquello había quedado superado en aras de la convivencia entre españoles.
Ingenuamente, uno hubiera apetecido encontrar un monolito conjunto, en consideración a todos los que mataron (humillaron, destriparon, asesinaron...) y murieron en cada uno de los bandos, como advertencia al presente, para que no vuelva a repetirse aquella contienda que asoló España y arruinó a los españoles. Pero parece que no ha sido posible, debiendo contentarnos con otro monumento equivalente al histórico, para pretender equilibrar la balanza de los agravios y marcar de paso las diferencias. ¡Lástima que no lo alzaran recién brotada la democracia y hayan esperado treinta años para hacerlo!
Lo más aterrador del asunto, sin embargo, es la sempiterna batalla semántica con que habitualmente retuercen los malos gobernantes la historia. Digo esto porque en el antiguo monumento hay labrados una serie de nombres de personas, presuntamente muertos “por Dios y por España” y deberían haber hecho otro tanto en el nuevo, nominando a los “republicanos muertos en defensa de la democracia y las libertades”, dado que no hubo demasiados y sería estupendo conocerles. Y digo más, de existir aquellas personas, se merecerían mejor conmemoración que el lugar acotado, especie de incógnito brindis al sol relativo a asuntos postergados.
Mi afirmación no es gratuita, se basa en que el espectro político de los partidos revolucionarios de la izquierda en general y marxistas en particular que formaron aquella gran alianza izquierdista que fue el Frente Popular (Socialistas, Izquierda Republicana, Unión Republicana, Esquerra Catalana, Comunistas, Acció Catalana, Izquierdistas independientes, Unión Socialista de Catalunya, Gallegos, Republicanos Federales, Unió de Rabassaires, POUM, Partít Cátala Proletari, Estat Cátala, Nacionalistas revolucionarios catalanes, Partido Sindicalista, Sindicalistas independientes y Esquerra Valenciana), no luchaban precisamente por la libertad y la democracia, sino por la consecución del poder para sus fines: la implantación de la dictadura del proletariado, algo totalmente contrapuesto e incompatible con tan preciosos términos. -Libertad, ¿para qué? –preguntaba Lenin-. Basta conocer el programa de los principales partidos de tan heterogénea coalición: desde los socialistas (caballeristas y prietistas), y republicanos de Azaña a los comunistas de José Díaz y su “república izquierdista de nuevo cuño”, propiciada por la komintern..., y su absoluta falta de respeto (acato y obediencia) por la Constitución republicana, contra cuya legalidad se alzaron los socialistas y nacionalistas catalanes en octubre de 1934: umbral y primera batalla de la guerra civil. Por eso digo que sería interesante conocer a los republicanos de Pego que murieron en defensa de la democracia y de las libertades, ya que si pertenecían a alguno de aquellos partidos, seguramente murieron engañados, porque tan nobles expresiones, libertad y democracia, tal cual hoy las entendemos, no figuraban en su ideario.
No estoy seguro si a la derecha histórica le faltó la grandeza que dicen no tuvo cuando ganó la guerra (paz, piedad, perdón...), como tampoco la izquierda la hubiera tenido de haber vencido (Prieto, dixit). Pero estoy absolutamente convencido de que a la actual izquierda todavía le sobran muchos resentimientos y malandanzas..., además de no saber o no querer intimar con la verdadera Historia de lo sucedido hace setenta años en España. Vale. "

Alfredo SÁNCHEZ GARZÓN.

6 comentarios:

Antón dijo...

Comparar lo que decía Lenin, con los partidos de izquierda españoles, es una irrealidad, pues tampoco se parece en nada el PP a lo que decía musolini.
En España había una democracia, con una Constitución análoga a la actual,excepto en materia de la Jefatura de Estado. Un grupo de generales, dan un golpe de Estado que no triunfa, y que aboca en una terrible contienda civil. Posteriormente los vencedores somenten al pueblo durante 40 años, a no tener libertades ni un solo derecho.
Muchos ESPAÑOLES se ven obligados a abandonar el país. Otros son vil mente asesinados y otros sometidos a trabajos, sólo por pensar distinto.
El franquiesmo fue una página negra de nuestra historia, la cual no hay que olvidar, pero si deslegitimar y quitar todos los honores.

Anónimo dijo...

Y no olvidemos el comportamiento de la Iglesia, que paseó a Franco, bajo palio,igual que se hace con la Sagrada Forma el día del Corpus.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

En mi opinión tanto la Guerra Civil como el Franquismo, son dos etapas muy negras y oscuras de la historia de España.
Creo que no debemos olvidar, pues como se suele decir “el pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla”. Pero si considero que se debe restituir el honor de las personas que sufrieron el zarpazo de la dictadura sólo por pensar distinto. Por eso veo bien la Ley de la Memoria Histórica. (Hace unas semanas cuando en el Vaticano se Beatificó a unas cuantas centenas de persona como víctimas de la guerra civil, una mujer a cuyo hermano iban a beatificar, aludía que su otro hermano fue fusilado por su condición de republicano, y que también quería un homenaje para él, pues era igual de bueno, que el Beatificado…”)
De igual manera apoyo la Ley, en el tema de quitar los monumentos, pues aunque es verdad que es historia de España, es una parte fea de la historia y no creo que sus protagonistas, merezcan pedestales y reconocimientos. También la ETA, es parte de la historia de España, y no creo que merezcan monolito alguno, sino solamente cárcel y repudio.
Al estilo de Játiva, que tienen el retrato de Felipe V colgado boca abajo, por haber ordenado quemar su pueblo.
En la contienda creo que todos hicieron verdaderas barbaridades, y también estoy seguro que en ambos bandos hubo actitudes de humanidad y ayuda hacia personas “adversarias”; ya que la guerra fue entre vecinos y hermanos.
Debemos mirar al futuro, pero también creo que honrar a los vencidos no es reabrir heridas, sino hacer justicia.

el duende dijo...

Según se desprende del artículo del Sr. Alfredo Sánchez, parece ser que los militares que se sublevaron y los partidos de Derechas que los apoyaron, entre ellos la Falange, un partido de "solidas convicciones democráticas", lo hicieron en defensa de la "Libertad, la Constitución Republicana y la Democracia".
Y según el razonamiento que sigue el Sr. Sánchez igual debemos creer que es así. No en vano, Franco nos regaló a todos los españoles con cuarenta años de "Democracia Orgánica", de los que yo tuve la "fortuna" de disfrutar tres largos lustros. Y cuarenta años no se pueden olvidar cuando en muchas de nuestras ciudades todavía podemos ver calles dedicadas al Generalísimo, a Primo de Rivera,.... Vamos, que según usted, los vencedores (parece ser que estos no tienen la obligación de olvidar) pueden seguir refregando la guerra por la cara de los vencidos.
Pero los republicanos no tienen derecho a nada, su obligación es olvidar; olvidar a sus muertos mal enterrados en cunetas y estercoleros, a olvidar los Consejos de Guerra sin abogado defensor, las depuraciones, los Juicios Sumarísimos, la Brigada Político-Social, la tortura y "los paseos". Eso, olvidemos mientras nos paseamos alegremente por el Valle de los Caidos o por alguna Avda. del Generalísimo.
Por cierto Sr. Sánchez, nadie, absolutamente nadie, puede saber que hubiera pasado de ganar la guerra el bando republicano, elegido "democraticamente" y por tanto legítimo. Lo que usted hace, es un juicio de valor basándose en hipótesis y suposiciones. Y la historia Sr. Sánchez, se escribe basándose en hechos constrastados y verificados y no en suposiciones. Un poco más de rigor, por favor.
Atentamente
Carles Asensio i Asensio

Dani Fornelli Albarracín. dijo...

Es difícil olvidar el pasado, sobretodo si vas caminando por tu ciudad o tu pueblo y ves edificios con nombres o frases ensalzando o recordando a generales franquistas o al propio Franco. Yo tengo 23 años y todo lo que ello conlleva, y estoy convencido que antes de la Guerra Civil, España era un país mas libre y democrático que después de dicha guerra. Los republicanos fallecidos en la guerra civil se merecen un digno recuerdo que hasta ahora nadie se había atrevido a hacer, desde luego que la familia Franco valla a hacerse un reportaje fotográfico para la revista Hola al Valle de los Caidos no es de lo mas respetuoso para los presos republicanos que fuero obligados a construirlo. La derecha española no duda en pasar página cuando hablamos del franquismo y la guerra, pero sin embargo siempre que tiene oportunidad nombra a Miguel Ángel Blanco u otros asesinatos tristes y oscuros del pasado, que por supuesto les conviene recordar. Para algunas personas la memoria política e histórica es muy corta o tiene lagunas. A lo mejor el Sr. Alfredo Sánchez no ha pensado que este debate `internáutico´ no sería posible en la `fantástica ´ época franquista, no por que no hubiera ordenadores, sino por la represión existente.
Un saludo, Daniel Forneli Albarracín

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Os recomiendo la entrada a este enlace, me parece ponerle una nota de humor a este tema.
http://www.youtube.com/watch?v=tFRwaf5TaAw&feature=related
un saludo.