jueves, 12 de marzo de 2009

ARRANCA LA SEMANA FALLERA.

Día 12 de marzo, queda una semana para la cremá; nos encontramos ante la semana grande de las fallas. Aunque la plantá realmente es el día 15, las actividades falleras se intensifican a partir del día 12; la práctica totalidad de los monumentos falleros, ya ocupan la calles, aunque muchos de ellos todavía estén envueltos en plásticos y sin ensamblar; las calles ya se habían comenzado a cortar el pasado día 7 de marzo, por la instalación de carpas, escenarios, adornos, etc…

Las fiestas falleras no dejan indiferente a nadie, siendo muchos los forofos, y otros tantos los detractores, y es que una fiesta de estas característica afecta a la totalidad de la ciudadanía. Más de 700 monumentos, cientos de calles y plazas cortadas al tráfico rodado, pasacalles, cabalgatas, espectáculos pirotécnicos a doquier, hacen que una gran ciudad como Valencia por unos días sea un auténtico caos; pero esa es una característica más de la fiesta. Hay fiesta en el centro, en las afueras, en los barrios más pudientes y en los más humildes, etc… toda la ciudad es una pura fiesta.

Y la fiesta no descansa, las verbenas nocturnas, dan paso a las chocalatadas con buñuelos y churros al amanecer, instantes antes de la despertá (pasacalles con banda de música y petardos a doquier). A lo largo del día se da paso al lucimiento de l@s faller@s desfilando con sus mejores galas, estandarte y banda de música. Al medio día la ciudad de Valencia estalla, desde las 14:00 a las 15:00 horas se queman kilos de pólvora en las centenares de mascletaes que instalan las fallas. Luego concursos de paellas, que también se celebran por las noches, juegos infantiles, cabalgatas, etc… llegan las cenas falleras, al filo de la media noche, los fuegos artificiales alumbran el cielo valenciano, y de nuevo la juerga llega hasta el amanecer. Me he dejado entre medias la impresionante ofrenda de las tardes-noches del los días 17 y 18, donde las comisiones falleras desfilan ante la Virgen de los Desamparados, para con flores de todas las tonalidades hacerle un cuerpo y manto de dimensiones impresionantes.

Como podéis comprobar tras leer este resumen de las cientos de cosas que suponen las fiestas falleras, yo soy de ese sector entusiasta de la fiesta, pero que entiendo a los que no les gustan, por el cierto abuso que supone el masivo corte de calles, el alto consumo energético en alumbrado, la suciedad, o el elevado ruido, por la tira indiscriminada de petardos.

Mi consejo para unos y otros, es la de practicar el respeto, y para los segundos, practicar además la paciencia, en realidad, la fiesta son cuatro días. FELICES FALLAS.

Os seguiré contando.

No hay comentarios: