miércoles, 26 de noviembre de 2008

AUTOVÍA CUENCA-TERUEL POR EL RINCÓN DE ADEMUZ.


Estos días está saliendo en los medios de comunicación la polémica que ha surgido debido a los impactos ambientales negativos para la construcción de la autovía A 40 que unirá las ciudades de Cuenca y Teruel, atravesando el extremo noroeste del Rincón de Ademuz.
Los habitantes y visitantes asiduos del Rincón de Ademuz, conocen bien esta carretera, sobre todo desde el Rincón hasta la capital turolense; y es que la mayoría de gestiones administrativas, así como la atención sanitaria, pese a ser de provincias y comunidades distintas se realizan en Teruel, fruto de distintos convenios firmados entre los Gobiernos de Valencia y de Aragón. Desde la capital del Rincón, Ademuz a Teruel, hay aproximadamente unos 40 minutos, cuyo trayecto puede costar transcurrirlo de 45 a 60 minutos. Y es que se trata de una carretera estrecha, sinuosa con decenas de curvas bordeando los meandros del Turia, sin arcén y con varias travesías urbanas. Hay kilómetros y kilómetros con ralla continua, lo que implica que si te encuentras con un camión la procesión hasta Teruel puede ser larga.
Se comenzó hablar de la construcción de esta infraestructura allá por el año 2002; aunque fue realmente con la llegada del Partido Socialista al Gobierno, y de la mano de los Gobiernos de Castilla la Mancha y Aragón cuando se retomó el tema; así pues comenzaron los estudios para la realización de dicha obra, y al llegar al Rincón de Ademuz, (Comunidad Valenciana) comenzaron los problemas…
De todos es conocidos que desde hace tiempo, la Unión Europea, está acusando a la Generalitat Valenciana, de aplicar unas políticas basadas en la especulación y en la voracidad urbanística; así pues desde el Gobierno Valenciano para que no les acusasen de poco proteccionistas con el medio ambiente, se dedicaron a realizar declaraciones de “zona de especial protección” por todo el interior de la Comunidad, afectando fundamentalmente estas declaraciones a la comarca Rinconademucense. Esta situación ha provocado los informes de impacto ambiental negativo para la construcción de esta carretera.
Los Secretarios Generales del PSOE de las provincias de Cuenca, Teruel y Valencia, han solicitado al Gobierno de España, que estudie alternativas al itinerario, pero que no desestime la construcción de dicho vial, tan bueno para estas tierras, así como para descongestionar la A2 y la A3.
Lo último dicho por el Gobierno ha sido que va a estudiar todas las posibilidades, basadas en la construcción de viales desde Libros hasta Teruel, y desde Libros en dirección a Cañete.
Esperemos que entre todos, y sobre todo llamo a la responsabilidad y la cordura a los grupos ecologistas y al Gobierno Valenciano, para que desatasquen esta situación y esta obra en breve pueda ser una realidad.

4 comentarios:

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Los ministerios de Medio Ambiente y de Fomento han informado de que explorarán alternativas viables ambientalmente para mejorar la conexión por carretera entre Cuenca y Teruel, una vez que la declaración de impacto ambiental del proyecto de autovía haya sido desfavorable.

El Boletín Oficial del Estado publica hoy la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) formulada por el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) sobre el proyecto de autovía de Cuenca a Teruel, que considera que la ejecución de la autovía es susceptible de generar impactos severos de difícil corrección, a pesar de las medidas y controles propuestos por el promotor.

Por ello, según ha informado en un comunicado el MARM, la obra es "incompatible" con el medio ambiente, ya que causaría efectos significativos negativos de importante gravedad.

De la evaluación practicada se deduce que "todas las alternativas del proyecto causarían impactos negativos de importante gravedad sobre la geología, la conectividad ecológica, la vegetación, la Red Natura 2000, la flora y la fauna".

Así, Fomento, en colaboración con Medio Ambiente, planteará nuevas alternativas viables para mejorar la conexión Cuenca-Teruel que "den respuesta a las necesidades de transporte y accesibilidad de las áreas afectadas, teniendo en cuenta los principios de cohesión territorial y social, la compatibilidad ambiental, la calidad, la seguridad y la eficiencia económica".

Estas alternativas nuevas, una vez que se hayan identificado, se someterán a evaluación de impacto ambiental.

El proyecto desestimado consistía en la construcción de una autovía (de 150 kilómetros aproximadamente) entre Cuenca y Teruel, dentro del eje de la N-420, de Córdoba a Tarragona.

Según el MARM, de acuerdo con los informes de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Valencia se deducen impactos significativos de "importante gravedad" sobre algunos hábitats, algunos de carácter prioritario, y especies que constituyen los objetivos de protección de lugares de la Red Natura 2000.

El proyecto afectaría al Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección de Aves LIC/ZEPA "Hoces de Gabriel, Guadazaón y Ojos de Moya", "Arroyo Cerezo" y "Ríos del Rincón de Ademuz".

La Directiva Hábitats y la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad determinan los grados de protección de estas zonas, y establecen estrictas limitaciones para el desarrollo de las actuaciones que puedan afectar a las mismas, lo que hace que los impactos previsibles en la autovía Cuenca-Teruel hagan no viable ambientalmente la actuación.

La ejecución de la autovía ocasionaría la destrucción de parte de la vegetación, afectaría a la fauna y los distintos ecosistemas y a la red hidrográfica, y fracturaría de una forma severa una de las zonas forestales con mayor extensión existentes en el centro de la península.

Debido a la abrupta orografía, la autovía ocasionaría además importantes desmontes y taludes y la restauración ambiental se vería muy limitada por las características del terreno y la torrencialidad del clima de la zona, incrementándose asimismo la erosionabilidad del suelo, y la contaminación de los ríos.

El MARM subraya que el problema originado por la ingente cantidad de material sobrante para el que no ha sido posible encontrar un emplazamiento adecuado, además de que se destruirían y degradarían importantes zonas forestales de gran naturalidad y continuidad que albergan hábitat de interés comunitario y protegidos por la legislación europea y autonómica.

También destaca la destrucción estimada por el promotor de 291.884 metros cuadrados de pinares mediterráneos de pino negro endémicos y de 794.824 metros cuadrados sabinares albares, ambos considerados hábitats prioritarios.

El Ministerio de Fomento plantea la construcción de un tercer carril de aceleración entre Teruel y Cuenca como alternativa a la ejecución de la autovía A-40, un proyecto que se ha descartado porque la declaración de impacto ambiental hace "inviable" su construcción. Así lo confirmó ayer el secretario de Estado de Planificación del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, en Teruel, quien afirmó que para la construcción del tercer carril se recuperaría parte del trazado proyectado entre Libros (Teruel) y la conexión por el norte con la A-23. Desde Libros, habría un nuevo trazado hacia la provincia de Cuenca por Cañete-Carboneras. Morlán se comprometió también a mejorar la Nacional 330 para compensar el descarte de la A-40.

"Un secretario de Estado nunca puede saltarse las normas medioambientales de la Unión Europea", se justificó el número 3 de Medio Ambiente. Víctor Morlán reiteró que, pese a la voluntad política de Fomento, los problemas planteados por la Comunidad Valenciana en el trazado por el Rincón de Ademuz hacen inviable el proyecto reclamado desde Teruel. El responsable de Fomento recordó también la fuerte oposición de Ecologistas en Acción.

Con respecto al Plan de Actuación Específico de Teruel (PAET), Morlán explicó a los agentes económicos y sociales de la provincia turolense que en el 2009 se invertirán 102,4 millones de euros. Además, recordó que entre el 2005 y el 2008 se han destinado 161 millones de euros.

El secretario de Estado de Planificación se refirió también al estudio informativo del enlace férreo entre Teruel y Sagunto y anunció que "ya está preparado para llevar a cabo las consultas medioambientales". Morlán comentó que los proyectos de electrificación de la línea Teruel-Zaragoza están en fase de redacción y "esta semana se van a mandar al Ministerio de Medio Ambiente" para que decida si deben someterse o no a impacto ambiental.

Víctor Morlán se refirió también a otros proyectos como las obras de conexión entre Ráfales y el límite con la provincia de Castellón y "estamos con el estudio de alternativas entre Valdealgorfa y el Mediterráneo para que la decisión que se tome sea la que medioambientalmente sea posible". Para concluir, el secretario de Estado de Planificación destacó que se había comprometido con los agentes económicos y sociales a que este tipo de reuniones se produzcan con más periodicidad, una cada seis u ocho meses, de forma que la siguiente tendrá lugar la próxima primavera.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

El veto medioambiental del Ministerio de Medio Ambiente a la autovía Cuenca-Teruel ha caído como un jarro de agua fría en el Rincón de Ademuz, Cuenca y Teruel. Casi se ha percibido como una traición. La nueva autovía de 150 kilómetros, cuatro carriles y una velocidad de viaje para 120 kilómetros por hora fue una promesa electoral de José Luis Rodríguez Zapatero. Por eso las asociaciones vecinales de Teruel, agrupadas en la Federación San Fernando, mostraban su indignación. Teruel Existe considera de "suma gravedad" el retraso de la autovía porque afecta al corredor de alta capacidad Algeciras-Toulouse. En dos días se han sucedido iniciativas parlamentarias y municipales para exigir a los gobiernos central y autonómicos (aragonés, manchego y valenciano) para que consensúen una propuesta de trazado. Para aguantar este chaparrón de críticas los representantes de los ministerios de Medio Ambiente y Fomento no han sabido elegir mejor han elegido el paraguas de los informes valencianos contrarios a la autovía.
De hecho, la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, aseguró ayer en Madrid que el impacto ambiental de la obra era "enorme" y que, además, "ya existía un informe de la Generalitat Valenciana de 2003 que afirmaba rotundamente que esta comunidad se opondría a la construcción de la autovía, y reiterado este mismo año", según informaba la agencia Europa Press.
En similares términos se escudo el lunes ante los periodistas turolenses el secretario de Estado del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, quien centrifugó hacia la Generalitat Valenciana la responsabilidad del veto a la autovía que esperan como agua de mayo en estas comarcas de interior.
Desde la Conselleria de Medio Ambiente recuerdan que la competencia sobre la declaración de impacto ambiental de la carretera es estatal y que los informes autonómicos son "a título informativo pero no vinculantes". Y, en cualquier caso, la opinión valenciana contraria a la autovía sólo es una las tres comunidades autónomas implicadas. Aunque lo más sorprendente es que la conselleria se opusiera en 2003 con tanta rotundidad a un proyecto auspiciado por el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

La Conselleria de Medio Ambiente recomendó en 2003 "descartar la obra planteada, teniendo en cuenta el grave impacto ambiental que ocasionaría [la autovía], que las medidas correctoras que se podrían aplicar no serían suficientemente eficaces y que el uso actual de la vía y el previsible, de acuerdo con los argumentos utilizados para apoyar su ejecución, no justificaban la realización del proyecto".
Desde el departamento responsable de las evaluaciones ambientales se insiste, además, en que "las continuas mejoras de carreteras en el Rincón de Ademuz que se han producido los últimos años han causado el mantenimiento de numerosos tramos asfaltados sin ninguna utilización en la actualidad". De hecho, la conselleria proponía al ministerio que, en el caso de ejecutarse la autovía, se "restauraran estos tramos cuando resulten innecesarios, como medida compensatoria, a fin de evitar la permanencia de zonas irrecuperables para la vida silvestre, además del impacto paisajístico que causan".
En el informe, la conselleria recuerda, además, las inversiones realizadas en la zona para reforestar y recuperar especies vulnerables o en peligro de extinción.

Anónimo dijo...

Esto de la autovia es una ¨merienda de negros¨ aqui todos se pasan el balon de unos a otros sin ningun resultado. Aqui los de medio ambiente y algunos politicos creo que no estan haciendo bien su faena por que para mi la autovia es un bien publico para todos y necesaria tanto para la descongestion de otras autovias como para la ¨reavivacion¨ del Rincon de Ademuz.