lunes, 7 de enero de 2008

Sobre la Radioactividad ambiental y el cáncer.




Aquí publico de nuevo un artículo escrito por mi buen amigo Daniel Fornelli Albarracín, que me ha pedido que pusiese en el blog; me parece muy interesante la visión que hace sobre la radioactividad, desde su profesionalidad sobre el tema, y justifica movimientos como el que se ha creado contra la subestación de Patraix:






RADIACTIVIDAD AMBIENTAL Y CÁNCER

En multitud de ocasiones me pregunto si el ser humano ha evolucionado o lo que lo ha hecho ha sido la tecnología que lo rodea. Cada vez que oigo las noticias me queda más claro, el hombre sigue comportándose igual que hace 1000 ó 3000 años, hay guerras, la gente mata por placer ó por dinero y por supuesto también hay gente buena. Dicho lo cual, es evidente que la tecnología es lo único que ha evolucionado, pero esto no significa que favorezca al hombre ya que nos está perjudicando cada vez más.
Todos las personas del mundo estamos sometidos a una radiactividad cósmica y terrestre base, es decir, nos llegan átomos radiactivos al organismo, pero según donde vivas esta radiactividad es mayor o menor, por ejemplo un ucraniano o un japonés está sometido a un radiación base mayor que un conquense o un valenciano. El 81,7% de la radiación que nos llega es buena, mientras que el 18,3% restante es perjudicial, de la cual el 0,3% es de catástrofes nucleares y el 3% es de productos de consumo; (Microondas, teléfonos móviles, etc). La radiactividad está estrechamente relacionada con el cáncer, el cáncer es un conjunto de alteraciones en las ionizaciones de las moléculas de nuestro cuerpo, esto ocasiona anomalías en la estructura de las mismas y puede provocar lesiones en el individuo o sus descendientes en forma de cáncer. En nuestro cuerpo se suceden 50x1018 ionizaciones por segundo, esto implica que hay gente que ha sido sana durante toda su vida y sin embargo ha desarrollado un cáncer a lo largo de su vida, el llevar una vida sana no te exime de tener cáncer, pero si te reduce mucho las posibilidades, es tan importante ser sano como vivir en un lugar limpio. Muchos de nosotros nos hemos hecho una radiografía alguna vez en nuestra vida, consiste en un bombardeo de electrones de un elemento radiactivo, con lo que ello implica, por eso no se recomiendan más de 10 radiografías en un mismo año, ya que la radiación se queda en las células, y no desaparece nunca, la células tienen memoria. Un ejemplo claro y catastrófico de este hecho es Hiroshima, dos años después de lanzar la bomba los casos de leucemia en la población se multiplicaron por diez, pero fueron reduciéndose hasta niveles normales después de 26 años, sin embargo diez años después del lanzamiento empezaron a multiplicarse por 30 los diagnósticos por cáncer (linfático, de piel ...). Con este ejemplo queda bien claro que un exposición seguida a una radiación no tiene efectos inmediatos, pero si a largo o medio plazo y lo que es peor, en muchos casos altero nuestro genoma y es hereditario.

DANIEL FORNELLI ALBARRACÍN

1 comentario:

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Dani, tu artículo es muy interesante, y justifica el trabajo llevado a cabo por el movimiento vecinal en contra de la macro subestación que el Ayuntamiento de Valencia autorizó instalar en el corazón del barrio de patraix, y a sólo unos metros de las viviendas. En base al principio de precaución los vecinos pedimos que estas instalaciones estén fuera del casco urbano. La de patraix,es para 220.000 woltios.
Gracias por tus artículos.