martes, 25 de diciembre de 2007

Una humilde reflexión sobre la Navidad.







La Navidad, es una fiesta inminentemente para vivirla en familia; donde se juntan muchos factores como las copiosas comidas, los adornos, los regalos, las buenas intenciones y los principios de solidaridad, el consumismo desaforado, e incluso en algunos casos la espiritualidad, pues no debemos olvidar que la base y el sustento de estas fiestas es el nacimiento de Jesucristo, (según la tradición Cristiana).
Desde tiempos inmemoriales, cuando se llegaba al solsticio (Época en que el Sol se halla en uno de los dos trópicos, lo cual sucede del 21 al 22 de junio para el de Cáncer, y del 21 al 22 de diciembre para el de Capricornio.) se celebraban fiestas paganas. Posteriormente la tradición Cristiana, las adaptó a fiestas propias, en el solsticio de Verano se celebra el nacimiento de San Juan, mientras que en el de Invierno, el nacimiento de Jesucristo.
En mi opinión, las fiestas de navidad, a día de hoy se han convertido en un exceso de consumismo, donde nos gastamos cantidades ingentes de dinero, en comida, regalos, fiestas, lotería, etc. Pero aún así y con todo yo he de reconocer, que me gustan mucho, me gusta regalar y que me regalen, me gusta juntarme con los amig@s, compañer@s del trabajo, y la familia, alrededor de una suculenta cena o comida.
Aunque también estoy convencido que la navidad me dejaría de gustar en el caso de que me faltase una persona muy próxima, familia, etc… el pasado 28 de marzo de 2007, se fue una persona, a la cual yo denominaba mi segunda madre, (Carmen); ayer antes de cenar, mis ojos hablaron en consonancia con mi corazón, e hizo que la Navidad ya me guste un poco menos.
Pero bueno… aquí estamos cuatro días, y debemos de disfrutar al máximo de todo, pues lo malo bien solo; y siempre debemos sentirnos orgullosos de haber conocido a estas personas que nos han dejado marcados a fuego en nuestro corazón, valga estas palabras en homenaje a todos aquellos que nos faltan, y disfrutemos de la Navidad.
Y como no podía ser de otro modo. FELIZ NAVIDAD.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Si, la verdad es que la Navidad es un momento para reflexionar, para hacer aflorar los sentimientos que durante todo el año andan guardados en algún sitio de nuestro ser que muchas veces no se donde esta localizado si en el corazón o en cerebro.
Lo que deberiamos de hacer , es llevar ese espiritu ,esos sentimientos que afloran en estos dias todo el año, despojandonos de ese consumismo descontrolado que nos dirigen desde fuera. Hagamos esa reflexión y seamos más personas, más humanos dia a día queriendo a quien nos quieren de forma sincera, sin acordarnos de ellos sólo cuando suena la musica del Almendro sin hacerles padecer y primar la indiferencia de lo urgente frente a lo prioritario que es si cariño, ayudando al que menos tiene, luchando por una sociedad más plural , igualitaria y más solidaria.Dejemos a los grandes almacenes hacer el Agosto en diciembre pero no a costa de nuestros sentimientos.
Bon Nadal y que cada día sea navidad en vuestros corazones o cerebros.
Toni Pla