martes, 18 de diciembre de 2007

Sobre la Lotería de Navidad.


Aquí os adjunto, una reflexión sobre la Lotería, que ha realizado mi amigo Dani Forenlli, y que me ha pedido que publicase en el blog.


A VER SI…..¿TOCA?
Ahora que se acerca el gran día 22 de Diciembre, nos inundan por televisión y por radio con publicidad (que no es engañosa) sobre el sorteo del gordo. Lo que ninguno de nosotros vamos a escuchar es que la probabilidad de que le toque el gordo (u otro premio secundario) a un individuo que ha comprado una participación es de 0.00117%, y dicha probabilidad es proporcional con el número de participaciones, es decir, si compro 100 participaciones las probabilidades aumentan hasta 0.117%. Pero no nos asustemos, esta probabilidad por ínfima que parezca es la más alta de todas las referidas a loterías y apuestas del Estado, debido a que son pocos números los que se venden y muchos compradores. Si no nos toca el gordo, siempre nos quedará la primitiva, ese gran tongo, ya que la probabilidad de acertarla es de 6.9x10-9 % ( es decir, 0.0000000069%) lo que en estadística se puede denominar como improbable. Un ejemplo muy claro de lo complicado que es este último juego es este, supongamos que un individuo juega siempre a la primitiva a los números 6, 4, 25, 23, 21, 22, tendrían que pasar un millón de años para que la probabilidad se asemejara a la de una participación de lotería de Navidad, eso sí, la probabilidad y el premio son proporcionales.
A quién seguro le va a tocar el gordo es al Estado, ya que cómo mínimo triplicará las ganancias a las pérdidas por premios, tal y como ocurre en la quiniela cada semana, por no hablar de que le tocara a él el gordo, ya que hay un 15% de probabilidades de que eso ocurra. Si el sábado alguno de vosotros sois los afortunados, pensareis que no es cierto lo que escribo, pero lo es.
Lo dicho, a ver si toca.

DANIEL FORNELLI ALBARRACÍN

3 comentarios:

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Yo no sabía que las posibilidades de que tocase la lotería en este sorteo o en la primitiva fuesen tan ínfimas, aunque sí que lo intuía.
Pero el sorteo de Navidad, es parte integrante de la fiesta, la costumbre, la tradición, etc. El pasarse papeletas entre amigos y familiares, y el tener un mínimo de esperanza, para que te toque un pellizco que te ayude a abordar pequeñas o grandes deudas.
A mí la verdad es que me gusta el sorteo de navidad, siempre que puedo, pongo la radio en volumen bajo, y voy escuchando el rutinario soniquete de los niños de San Ildefonso. Creo que los euros se ha perdido un poco el ritmo, me parecía más pegadizo con las pesetas, y de hecho cuando se cambió al euro, yo pensaba que tal vez dejarían el estribillo en pesetas por su mayor sonoridad.
También me gusta este sorteo porque siempre he vendido lotería para el mismo, bien del colegio, del instituto, de la Asociación de Vecinos, de una falla, de las fiestas del pueblos, etc. Y siempre tienes la ilusión de que toque, porque tú has repartido esas participaciones y por tanto a toda la gente cercana a ti, la tocaría.
Sin lugar a dudas yo creo que el sorteo del 22 de diciembre es la puerta, la entrada a las fiestas navideñas; y en este caso la esperanza y el color de estas fiestas disimulan el verdadero negocio y la función lucrativa que todo ello acarrea.
Suerte en el sorteo, y si no salud para todos.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Quería comentar otra cosa respecto a este sorteo, y las pasiones que levanta. Parece ser que un vidente, santero, o algo de esto, ha dicho que el gordo va a caer en Patraix, y que acabará en 1, pues bien, esta efeméride ha conllevado que en la Asociación de Vecinos Patraix,se nos ha agotado la lotería en 3 ocasiones, y se ha vendido más que nunca.
Es un ejemplo más de lo que lleva este sorteo.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Hola de nuevo, escribo sólo para comentaros que la lotería que yo he vendido, de la Asociación de Vecinos Patraix, ha tocado devolución del dinero; 4 euros por papeleta.
Os la puedo cambiar por participaciones para el sorteo del Niño, o por el dinero, como vosotros queráis, un abrazo.