viernes, 23 de enero de 2015

LIBRE de Nino Bravo y el Muro de Berlín.



Corría el año 1972, los compositores  José Luis Armenteros y Pablo Herreros escribían una canción para el genial cantante Luis Manuel Ferri Llopis, conocido artísticamente como Nino Bravo; se trataba de una canción adaptada a las excepcionales capacidades del cantante valenciano y bajo el título de LIBRE,  dentro del disco Mi Tierra, supuso un éxito rotundo, convirtiéndose en todo un himno y un referente en la música en español; hasta el punto  que hoy cuarenta tres años después, sigue estando en plena actualidad, siendo conocida por el público en general.

Carátula disdo "MI TIERRA" de Nivo Bravo
Su música, y su letra confieren alegría, libertad e incluso exaltación por los numerosos clímax que se producen en la melodía, y que en la voz de Nino Bravo supone todo un revulsivo para los sentidos.


Pero lo más curioso de todo, es que su letra es un homenaje a un joven alemán que falleció intentando cruzar el denominado telón de acero o muro de Berlín y que fue un episodio más de aquella terrible etapa de la historia de la humanidad que empezó con la arribada al poder de Adolf Hitler, que continuó con  la segunda Guerra Mundial, y que acabó con el reparto de Alemania por parte de los vencedores, y la posterior Guerra Fría…


Muro de Berlín
Del 12 al 13 de agosto de 1961 el Gobierno de una las Alemanias, en concreto la soviética (República Democrática Alemana) construyó un gran muro que dividía la ciudad de Berlín en dos mitades, y que hacía imposible el tránsito de un lado a otro…; un año después, el 17 de agosto de 1962, dos jóvenes obreros de la construcción de tan solo 18 años, decidieron escapar de un Berlín a otro; se trataba de Peter Fechter y Helmut Kullbeik; el plan era el siguiente: esconderse en una carpintería muy próxima al muro, y en un despiste de los guardias correr hacia el muro y saltarlo hasta  el Berlín occidental.

Peter Fechter

Tiene casi veinte años y ya está
cansado de soñar,
pero tras la frontera  está su hogar,
su mundo, su ciudad.
Piensa que la alambrada sólo es
un trozo de metal,
algo que nunca puede detener
sus ansias de volar.


Parecía que la suerte estaba de su lado, los guardias de la Alemania soviética distraídos en su ronda del medio día, no se percataron de la llegada hasta el muro de los dos jóvenes; con ayuda de unas humildes escaleras cogidas de la carpintería se encaramaron al muro, y cuando estaban sobre éste los soldados de la RDA (República Democrática Alemana), percatados por los ladridos de un perro, les dieron el alto; Helmut no se lo pensó y saltó al lado occidental, pero Peter menos cauto se paró un instante…; tiempo que aprovecharon dos soldados soviéticos para disparar a bocajarro desde sus puestos de vigilancia.


Peter mal herido cayó junto al muro en la zona denominada “tierra de nadie”, moribundo y desangrándose gritaba pidiendo ayuda… la agonía duró más de una hora, pero nadie se acercó a socorrerle.

Con su amor por montera se marchó
cantando una canción,
marchaba tan feliz que escuchó
la voz que le llamó,
y tendido en el suelo se quedó
sonriendo y sin hablar,
sobre su pecho flores carmesí,
brotaban sin cesar...

Peter Fechter fue una víctima más de aquella ignominia que fue el Muro de Berlín, y  que desde su construcción hasta su derrumbe en el año 1989, supuso el segar de más de 260 vidas, de personas como Peter, que solamente perseguían ser libres como el sol cuando amanece, como el mar, o  como el viento...


Así pues la grandiosa canción de Libre sirva además de para deleitar a los sentidos, y alimentar el alma, como recuerdo y homenaje a Peter Fechter, y a todas aquellas personas que dieron su vida en busca de la libertad propia y con ella la de todos, y de igual manera como predicamento de esos graves errores, y tristes episodios de nuestra historia, para que nunca más volvamos a tropezar en la misma piedra. 


Mientras tanto y con la canción como himno recordemos que quedan muchos muros de la vergüenza por derrocar para la verdadera libertad de la humanidad. FINEM.