jueves, 3 de enero de 2013

OTRA VEZ DÍA 3, Y YA SON 74




Hoy de nuevo día 3, en este caso ya del año 2013; y quería dedicar el primer post bloguero del 2013, a unas personas a las cuales admiro desde el primer instante que las conocí.
Me estoy refiriendo a las personas que integran la Asociación de Víctimas del metro 3 de julio;  asociación integrada por heridos y familiares de fallecidos, que desde aquel fatídico  lunes del mes julio del 2006, luchan por saber la verdad de lo que allí ocurrió, luchan por esclarecer por qué en la línea 1 de metro Valencia faltaban mecanismos y medios que otorgasen mayor seguridad a los trabajadores y viajeros, luchan porque los responsables de engañar, de mentir, de manipular a la Comisión de Investigación tengan algún tipo de responsabilidad, luchan por la dignidad de los suyos, y sobre todo luchan porque un acontecimiento tan aciago nunca más se vuelva a dar .
Hoy de nuevo en la Plaza de la Virgen de Valencia, frente a la puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia, y al compás de las campanas del Miguelete, he vuelto a ver a padres, hijos, hermanos, nietos, amigos… de aquellos que en lo que debía ser un trayecto del suburbano entre Valencia y Torrent, dejaron sus vidas para siempre, entre otras cosas porque no había una baliza que pudiese frenar un convoy si éste se aceleraba más de lo normal, porque nadie había movido un dedo ni invertido un euro en resolver los problemas de seguridad que la curva de acceso a la Estación de Jesús denotaba a todas luces, y que tanto usuarios como sindicatos habían denunciado en multitud de ocasiones.
La Comunidad Valenciana en esos momentos era un parque temático de cartón piedra, nos hacían creer que atábamos los perros con longanizas…; al grito de “gastaremos en la visita del Papa lo que haga falta” esos días los gobernantes valencianos derrochaban a manos llenas en flores, pancartas y váteres químicos para recibir al Santo Padre, algunos de ellos incluso aprovecharon la efeméride para llenarse los bolsillos de forma fraudulenta…
 
Eran los tiempos de la Fórmula Uno, de la Copa América, de los Ferrari, la Ciudad de la Luz, los Aeropuertos del abuelito… pero fijaros que cosas, ya no había dinero para los dependientes, y desde luego tampoco lo había habido para medidas de seguridad en el metro.
 
 
De aquellos 43 fallecidos y 47 heridos, no hubo ni un solo responsable político, parece ser que todo se había hecho perfecto.
Luego tras la tragedia vino el desprecio hacia las víctimas intentando cambiar el nombre a la Estación de Jesús, para así de paso borrar la memoria, se hizo un monolito escondido a centenares de metros de donde ocurrió la tragedia, y se ponía impedimentos a las concentraciones en la Plaza de la Virgen, porque según Barberá y cía, molestaban a las homilías de la Catedral y la Basílica….
 

Gobernantes mezquinos, indignos y desde luego a todas bruces no aptos para ostentar los cargos de responsabilidad que ostentaban y ostentan… así está la Comunidad Valenciana, convertida en un erial y no sólo en lo forestal (que también); arruinada por mangantes, malos administradores, nefastos gestores, corruptos y corruptillos, curia que mira hacia otro lado, e incluso electores poco informados o que se dejaban engañar…
 
La cuestión es que hoy día 3, los miembros de la Asociación de Víctimas del metro 3 de julio, han vuelto a dar lecciones de vida, de dignidad y de bondad;  en frente en el Palacio de la Generalitat, las luces estaban apagadas…
        

3 comentarios:

Juanjo Rubio dijo...

Espero que a las próximas los valencianos sepan poner a los mezquinos e indignos en el lugar que les corresponde.

Saludos

Cesar Ortega dijo...

La culpa no la tienen los ineptos y derrochadores de los politicos , la culpa la tienen quien les dio otra vez la mayoria en las siguientes elecciones , pero en esta comunidad como en otras tenemos lo que emos votado

PACO CUADRADO dijo...

Oscar mi reconocimiento por tu blog.
Como tu dices la Asociación está dando muestras de una lucha por reivindicar el honor de todas las personas que de una forma u otra están relacionadas con tan espantoso accidente.
Lamentable es la actitud de una mayoría de la sociedad Valenciana, con relacción al accidente y el apoyo a esta Asociación.
Y los responsables de ello se han ido de "Rositas" en gran medida por el apoyo que han recibido los gobernantes en la investigación del tema.
Gracias por tu dedicación al esclarecimiento del Accidente.