sábado, 26 de enero de 2013

LOS AMANTES DE TERUEL. Una bella y triste historia de amor.




El genial cantautor Ismael Serrano, en su canción “tierna y dulce historia de amor”, afirma eso de que “como todas las historias de amor, al menos las más bellas, la nuestra por supuesto  también acabó en tragedia”.

   

Y algo así pasó con la historia que hoy os voy  relatar, que a caballo entre la tradición oral y la leyenda, cuenta el pueblo que ocurrió allá por el siglo XIII, en la pequeña y tranquila ciudad de Teruel:
Parece ser que dos jóvenes de familias hidalgas turolenses desde niños compartían juegos, escapadas y largos paseos por las riberas del río Turia y Alfambra, hasta nacer entre ellos un amor incuestionable, que no les permitía estar el uno sin la otra y viceversa.
Esta coyuntura les llevó a su deseo de contraer nupcias para poder pasar juntos el resto de sus vidas.
Pero había un inconveniente, y es que la familia de Diego  Martínez de Marcilla que así se llamaba el chico, pese a la hidalguía y nobleza, estaban pasando por ciertas penurias económicas, hecho éste que disgustaba al padre de Isabel de Segura, nombre de la protagonista de esta historia.
Así pues Diego y el padre de Isabel acordaron que el primero saldría de Teruel a buscar fortuna para volver rico y con dote suficiente para poder contraer matrimonio con su amada Isabel; la cantidad acordada fue la de 30.000 sueldos; y todo ello en un plazo improrrogable de cinco años.

 Los Amantes Ciudad Encantada de Cuenca
Dicho y hecho, Diego emigró de Teruel camino de las contiendas que árabes y cristianos tenían por el sur peninsular por la conquista y tenencia del territorio bajo una religión u otra.
Los enfrentamientos eran duros, igual que las condiciones de vida, pero Diego tenía siempre presente el recuerdo de su amada que le animaba en continuar con su empresa de recoger el botín acordado.
Mientras Isabel esperaba a su amado rechazando los envites de hidalgos caballeros turolenses, y añorando el regreso de  Diego, para acudir junto a éste al tálamo nupcial.
Pero el padre de Isabel, creyendo que Diego nunca más volvería y para asegurar bienestar y riqueza a su hija y futuros nietos, antes de acabar el plazo acordado con Diego, ordena la boda de su hija Isabel con Azagra, noble importante en la Corte Aragonesa y hermano del Señor de Albarracín.
 Isabel triste y abatida acepta los deseos de su padre y se celebra una boda con grandes magnificencias, siendo conocida tal efeméride en todo el reino.
 Es precisamente el día señalado para la boda, cuando Diego ya de regreso cabalga presuroso y jadeante hacia su añorada ciudad de Teruel, animando a su pollino con aquel ya famoso “anda quilla”, como si quisiera hacer más breves los momentos que le faltan para llegar hasta su amada; creyendo que ya nada podría frenar aquel entrañable y conmovedor querer.
Pero para su desgracia nada más atravesar las murallas de Teruel por la Puerta de Daroca, alguien le informa de los acontecimientos que se están dando; a través de unos vecinos amaña una entrevista con Isabel  en el zaguán de  la casa de ésta. 

 Puerta de Daroca
Diego incrédulo de lo que le cuentan y bastante emocionado al reencontrarse con Isabel le pide un beso, que ésta le rechaza aludiendo a que no puede, pues ahora se debe a otro hombre…; el infortunado Diego lleno de dolor y desdicha, palidece, se desploma y cae muerto al suelo…
Al otro día se celebran las exequias fúnebres con los restos de Diego; cientos de personas acompañan al desventurado amante hacia su última morada…, al tétrico paso, se suman el sonido del tañer de las campanas, y el griterío de las plañideras…
Isabel tras las celosías observa el triste acontecimiento compungida y llena de dolor; exhausta  se cubre con un oscuro manto y sale a la calle, abrumada se abre paso entre la multitud y al llegar ante los restos de Diego, se abraza al mismo y le da el beso que en vida le había negado.
http://www.grancafedeteruel.com
Cuando pretenden separarla del mismo, atónitos todos perciben que está exánime, es decir sin vida.
Ante aquella indescriptible escena de amor, hubo un unánime sentir de que ambos amantes estuviesen  juntos en la muerte, ya que en la vida se lo habían impedido, y que lo estuviesen por siempre jamás para toda la eternidad…
 
 
Cuentan que en las noches de luna llena, no es difícil verlos caminar tranquila y sosegadamente por las estrechas calles de Teruel… 
 

2 comentarios:

Eastriver dijo...

Conozco básicamente la versión romántica de Hartzenbusch... Prefiero la tuya, porque invita a conocer Teruel.

Comparador seguros salud dijo...

para que vean que teruel existe y es muy bonito lo recomiendo.