viernes, 9 de noviembre de 2012

Amaros los unos a los otros como yo os he amado. "Jesús de Nazaret".





Os prometo que nada iba a escribir sobre el tema, porque creo que el Tribunal Constitucional lo que ha hecho con respecto al matrimonio homosexual, es normalizar en el ordenamiento jurídico lo que es totalmente normal en la calle y en la sociedad.
Y es que ¿qué problema hay en que dos personas se quieran, que más da si tienen el mismo sexo o no? Siempre he considerado que ser homosexual es una cualidad más de cada persona, como se es alto, bajo, rubio o moreno. 
 
Y de la misma manera que no se discrimina a nadie por tener los ojos claros, tampoco creo deba hacerse por amar a una persona de su misma condición sexual.
Se trata de conceptos tan claros como la libertad y el respeto.
Así mismo con respecto a la adopción de niños por matrimonios homosexuales; los expertos y psicólogos mostraron que ningún efecto anormal tendría sobre las criaturas, y a cambio éstas tendrían un hogar y una familia.
Hasta aquí todo perfecto, mi alegría y satisfacción porque en un momento dado España haya sido conocida por algo más que la paella y los toros; y que sea emblema de modernidad, tolerancia y respeto a que las personas que se amen se puedan casar.
De esta manera el Tribunal Constitucional ha venido a argumentar eso, que quererse es constitucional.
Pero como no podía ser de otra manera, y como las golondrinas en el poema de Becker, la cúpula eclesiástica española ha vuelto a anidar en nuestros balcones… dicen los Obispos que con “dolor”… “las leyes vigentes en España no reconocen ni protegen al matrimonio en su especificidad (…) que tampoco protegen el derecho de los niños a disfrutar de un padre y de una madre, a ser educados para el matrimonio tradicional o a ser acogidos en una familia estable…”
 

De esta manera los Obispos piden que: "de forma urgente se modifique la ley para evitar las consecuencias negativas alzando la voz en pro del verdadero matrimonio…"
Tal vez los Obispos desconocen que el matrimonio es una figura jurídica nacida del derecho romano y que luego esta gran “multinacional” que es la Iglesia la adaptó y transformó, como tantos ritos y celebraciones paganas.
Pero digo yo: si Jesús viera o viese lo que este elenco de grandes prohombres, que además ¿qué sabrán de lo que es criar una familia?, dicen y hablan en su nombre, estoy seguro que los echaría como en el pasaje de la Biblia por haber convertido su templo en una cueva de ...
No conozco ningún episodio de la Biblia y de la vida de Jesús, en el que éste rechace al oprimido, al considerado diferente, etc… es más son sus máximos protegidos. Y creo que son palabras suyas las de “amaros los unos a los otros como yo os he amado”.
Un niño en un orfanato no puede disfrutar ni de padres ni de madres, ¿qué problema hay en que dos mujeres o dos hombres adopten? ¿Un matrimonio de hombre y mujer es sinónimo de estabilidad? Digo yo que habrá de todo en unos y en otros ¿no?
 
Jesús nació en un estable y su vida fue más bien austera y humilde; que estos señores que viven en Palacios suntuosos sólo salgan a la palestra para temas así, hacen que Católicos como yo, que lo soy puesto que estoy bautizado, para nada nos sintamos representados ni demos pábulo a ninguna de sus palabras y expresiones.
 
                    Vaticano
  
Arzobispado de Valencia           
Qué con la que está cayendo estos señores… ostras porque son todo hombres ni una sola mujer… salgan a protestar porque las leyes permitan a los ciudadanos amarse, y no digan nada de los desahucios que todos los días dejan a más de quinientas familias en la calle, o no digan nada contra el terrorismo, o contra la destrucción al medio natural, o contra los miles de españoles que están bajo el umbral de la pobreza, etc… manda como mínimo una reprobación de la comunidad católica, hacia una curia alejada de la realidad, y preocupada solamente por sus luchas de poder, para ocupar un cardenalicio, un arzobispado, o besar más veces el anillo Papal…
 
 
Termina la misiva de los Obispos diciendo que: piden a "Maria Santísima que cuide de las familias e interceda por los gobernantes, sobre quienes pesa el deber y a quienes compete el servicio de ordenar con justicia la vida social". Pobre Virgen María que petición…
Acabo este post, diciendo que tengo el máximo respeto por los creyentes, por muchos sacerdotes, monjas y religiosos que hacen miles de cosas por ayudar a sus semejantes, y la mayor de las repulsas por esa jerarquía hipócrita y cínica, que con la fe de las personas juegan a injerencias políticas, morales, etc… Ojala se aplicasen esa otra frase de Jesús que dice: “A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César…”
Estoy seguro que Jesús de Nazaret estaría contento con esta ley.

2 comentarios:

Enrique Gil Bazán dijo...

Hola Óscar! No puedo reprimir ma tentación de comentar algo de esta entrada tan "religiosa" que, como ecimos en Aragón, "te has mercado". En primer lugar, decirte que con el fondo de tu escrito estoy totalmente de acuerdo. Pero si me permites recomendarte algo, yo que tú no usaría ningún paño caliente con esta gente y sus seguidores. Suelen ser casi iguales y tarde o temprano te defraudan o te venden. Si se es católico se es católico, con todos sus preceptos prehistóricos, sus incoherencias y prebendas, que son muchas. El título parece propio de alguien de la Teología de la Liberación, y encubre una trampa lingüística (que no te atribuyo...) que consiste en aceptar a pies juntillas lo que la propia iglesia te ha contado de alguien que no se sabe a ciencia cierta que existió. Y si existió, para decir que había que ser buena gente en la vida y con los demás, pues vaya viaje!! ¿Eso de ser "bueno" no se llevaba entonces? Por lo demás, por no extenderme más, ya sabes lo que diecen que piensa esa gente con sayas. Pero a mi juicio son más insolidarios e incívicos muchos de los que, sin sayas, piensan igual y viven cínica e hipócritamente. Un abrazo muy fuerte. Eres muy necesario.

Eastriver dijo...

Sobre todo pasa una cosa: que dentro mismo de la Iglesia hay sacerdotes, monjas y gente muy activa que no piensa como la jerarquía, y que no siguen las directrices en este tema. Hay monjas y sacerdotes que se colocan claramente del lado de los gays o de los divorciados, del uso del preservativo, de tantas cosas, incluso del aborto en casos de malformación o violación... lo que pasa es que siempre tienen la espada de Damocles encima, el obispo, las responsabilidades que se pueden derivar de su opinión. Hoy ocurre que la jerarquía católica está absolutamente alejada de la base, e incluso de muchos de sus ministros, que evidentemente no llegan a la cúspide, porque para llegar a los sitios altos hay que tragar mucha quina...

En todo caso una sociedad laica no debe regirse nunca por las leyes de la Iglesia, ni de la iglesia más conservadora ni de la más progresista. Debe regirse sólo por sus leyes. Y a mí esta ley, como a la mayoría, me gusta, porque da derechos, no los quita, y porque hace como tú dices, que la normalidad se extienda, y que se vea claro que querer no debe nunca ser un problema, bajo ningún concepto.