miércoles, 5 de septiembre de 2012

ACCIDENTE DE METRO DE VALENCIA Y LOS INFORMES PERDIDOS





De nuevo pasa otro día 3 por el calendario mensual y de nuevo los integrantes de la Asociación de las Víctimas del metro se concentran frente a la Puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia, para recordar a la ciudadanía la desvergüenza de un Gobierno Autonómico que ha dado la espalda a los miembros de esta entidad, porque les incomoda el hecho de reconocer que la falta de medios de seguridad en la línea uno de metro Valencia, fue la causa real de aquel fatídico accidente que se llevó por delante la vida de cuarenta y tres personas y dejó mal heridas a otras cuarenta y siete.
 
En esta ocasión en la lectura del manifiesto que desde la Asociación de Víctimas del metro se hace de forma regular, se preguntaban por qué los Gobiernos Valencianos de Camps y de Fabra habían hecho caso omiso al estudio pericial elaborado ese mismo día (3 de julio de 2006) por el ingeniero industrial y experto en ferrocarriles Juan Broseta, venido expresamente desde Madrid con máxima urgencia.
A eso de las 23 horas de aquel aciago día, y requerido a instancias del Gobierno Valenciano, Juan Broseta en compañía del Secretario Autonómico de Infraestructuras Pedro Marco, y con la autorización de la Jueza Nieves Molina, entró en el túnel para realizar el recorrido desde la estación de Plaza de España hasta la de Jesús (lugar donde ocurrió el descarrilamiento). Tras realizar este recorrido y un análisis exhaustivo del túnel elaboró un informe tal y como se le había pedido desde la Generalitat, pidiéndole a Broseta discreción absoluta…

 
Este informe nunca se hizo público, no fue utilizado ni en la causa judicial, ni en la comisión de investigación abierta en las Cortes Valencianas.
Y es que este informe estaba condenado al olvido incluso a la destrucción, ¿por qué?, porque el mismo desmontaba el argumento del exceso de velocidad y hacía un taxativo análisis sobre la falta de medidas de seguridad de la línea uno de metro Valencia; dejando en evidencia lo dicho desde entonces por las autoridades valencianas y por la gerente de Ferrocarriles de la Generalitat Marisa Gracia.
Lo que ocurre que el tiempo (ese gran ayudante de la verdad) y el tesón de las víctimas del metro, van demostrando día a día que aquel accidente se podía haber evitado y que como mínimo hay responsables políticos, ya que fueron ellos los que decidieron no invertir en seguridad en la línea uno de metro Valencia, pese a los avisos de Sindicatos, Usuarios y propios trabajadores de FGV; porque además en aquellos días, las autoridades valencianas disparaban con pólvora de Rey por la inminente visita de Benedicto XVI, donde se gastaron: “lo que hiciese falta” como decía el actual Presidente de las Cortes Juan Gabriel Cotino y entonces Conseller del Gobierno Camps…

 
Cada vez el cerco es más pequeño, y esas personas indignas del cargo que ostentan tienen menos margen de maniobra, la justicia social al igual que la legal es lenta pero casi siempre llega.
 
 Camps y Fabra
Desde estas letras mostrar todo mi apoyo, admiración y cariño a los integrantes de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de julio, agradeciendo su ejemplo de ser y de vivir. Cuanto nos estáis enseñando día a día.
 

3 comentarios:

Juanjo Rubio dijo...

Este tema debería estar resuelto hace tanto tiempo... En fin.
Saludos

Alfonso Saborido dijo...

Y por aquí por Andalucía ni se escucha hablar de esto. Más para el grupo de los olvidados.

Eastriver dijo...

Yo creo que hace más el tesón de las víctimas que el tiempo... Cuantas injusticias han quedado en el olvido porque se llevaron por delante a todas las víctimas... Conclusión: no hay que rendirse nunca.