martes, 3 de agosto de 2010

UN PASEO POR LOS ESTRECHOS DEL RÍO EBRÓN.

Detalle río Ebrón

Siempre es un placer poder vivir y compartir experiencias con las personas que quieres, y más cuando por las circunstancias de la vida las ves poco.

Así pues el pasado fin de semana, tuve el lujo de hacer una ruta natural, en compañía de mi padre.

Me estoy refiriendo a la ruta denominada de los Estrechos del río Ebron, en el término municipal de Tormón (Teruel) kilómetros más arriba de su desembocadura en el río Turia en el municipio de Torrebaja (Valencia).


La excursión comienza en el pueblo de Tormón (Teruel), un municipio de unos 40 habitantes situado en el desfiladero del río Ebrón entre las Sierras de Javalón y Peñarredonda a unos 1060 metros de altitud.

Es una ruta especial, puesto que más de la mitad de la misma se hace por dentro del río, por lo que es recomendable hacerla en verano, (en otras estaciones con ropa especial de neopreno), con un calzado fuerte, y un palo que servirá además de punto de apoyo, para comprobar la profundidad de los diversos rincones, etc…y si llevamos mochila con algo que no se deba de mojar, es recomendable portar alguna bolsa de plástico o impermeable, pues hay puntos de cierta hondonada.

Desfiladero río Ebrón

Una vez iniciado el paseo a la orillas del río Ebrón, y siempre río abajo, pasaremos junto a viejos muros y empedrados de lo que fueron huertas y bancales, llegando a un pequeño puente de madera que cruza el estrecho cauce, y tras pasar una gran curva del río, llegaremos a un punto donde el sendero asciende hacia la montaña, y otro menos claro va directamente a lecho fluvial…; tomando este camino nos metemos directos en el agua, obteniendo al primera impresión de buf…. Que fría está el agua, aunque en cuanto llevas unos instantes en la misma esa impresión y sensación desaparecen.

Desde ahí el río y uno mismo, puesto que vas andando por el medio de pequeño cauce, te introduces en unos espectaculares cañones totalmente salvajes, donde te encuentras ante una naturaleza abrupta, de belleza insólita.

Estrechos del Ebrón

Tras pasar meandros, puntos donde el cauce apenas tiene 180 cm. Y paredes de más de 20 metros de altura, cuevas, recovecos, nogueras e higueras silvestres nacidas en minúsculas porciones de tierra, etc… se llega al puente natural de la Fonseca. (Desde el inicio de la ruta a este punto se tarde entre una hora y media – dos horas.) Ya que el transcurrir por el río es lento y costoso.

El puente de la Fonseca es un gran puente natural cárstico, que se sitúa en lo alto del barranco que forma el cañón, y bajo el cual nace un caudaloso manantial, originando una poza, que es la más honda de todo el recorrido.

Puente de la Fonseca

Nada más pasar el puente natural, surge un sendero a mano derecha, que asciende al antiguo camino que comunicaba las localidades del Tormón y el Cuervo; una vez que llegamos al sendero principal puedes ir en dirección al Cuervo (hacia la izquierda), o retornar a Tormón (hacia la derecha), que es lo que mi padre y yo hicimos; este camino de retorno, entre pinares dura aproximadamente media hora.

Vistas de los estrechos desde el sendero de ascenso a Tormón

Es una ruta preciosa, una experiencia increíble, y si la puedes compartir con personas que quieres, familia, amigos, pareja, etc… algo inolvidable.

Mi padre estaba emocionado de la ruta que habíamos hecho, os tengo que decir que tiene más de 70 años, y yo también lo estaba por lo contento que lo veía, y por haber compartido con él esta experiencia.

Mi padre y yo

Espero estimad@s amig@s bloguer@s, que alguno de vosotr@ os animéis a hacer esta ruta, y ya me contaréis.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena, Óscar. Es difícil que se valore así la figura de un pasre mientras está vivo. Me has emocionado. Es de lo más bonito que has puesto en tu blog. Dale un beso grande a tu padre y dale de mi parte también la enhorabuena. Ojalá sepa yo transmitir esos valores a mi cachorra. Gracias
Ana I.

Antonio Rodriguez dijo...

Interesante y bella ruta.
Un saludo

buda dijo...

Yo,tan solo me conformo con ver tan espectaculares imágenes.
Un besico

Anónimo dijo...

Oscar es precioso, como tu sabes nos encantaria ir, pero no se como organizar un viaje
de todas maneras, veo lo feliz que estas con tus padres y nos encanta, muchos besos para ti
y para tus padres, y que pases unas felices vacaciones, Violeta y Emilio.

El Sapo dijo...

Precioso.
Y gracias por compartirlo con nosotros también.
Yo de más jovenzuelo hacía rutas por los caminos entre los arrozales del Perelló.
Paseos de patos y ranas -veíamos mucho de ambos- le llamábamos.
No recuerdo de qué hablábamos pero debía ser muy interesante.

Disfruta de esos momentos con la familia, Oscar: es impagable!!!
Y dale un abrazo a Pardo senior, ahí como un campeón!

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Gracias por vuestros comentarios; Ana, te he de asegurar que lo pasamos muy bien, y la verdad es que muchas veces no apreciamos el estar cerca de los seres queridos, y es de lo mejor que hay en esta vida.
Gracias Antonio y Buda,os aseguro que es una ruta muy chula.
Emilio y Violeta, la casa familiar está siempre abierta a todo el mundo, y por supueto a buenos amigos como vosotros.
Y amigo sapo,le daré el abrazo al Pardo senior cuando lo vuelva a ver que espero sea pronto.
Un abrazo a tod@s y gracias.

monica dijo...

que ruta mas chula!!! a ver si un dia hacemos algun paseo de esos,aunque ya sabes que soy un desastre para quedar!!! un besote

mari carmen torrebaja dijo...

Oscar acabo de ver la excursión que hiciste con tu padre por los estrechos de ebrón, seguro que lo disfrutasteis muchisimo, es precioso el sendero yo lo he hecho y una maravilla, besicos hasta pronto.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo Oscar,

Otro buen reportaje pero lo que más me ha gustado es el final. Como padre, te puedo asegurar, que nuestros hijos vuestras madres son el mayor tesoro que tenemos. Me emociona ver como lo disfrutas e incluyes en tu vida.
Manuel

¡Por cierto, no hacía falta que dijeses que es tu padre!