lunes, 29 de junio de 2009

TRES AÑOS DEL ACCIDENTE DE METRO DE VALENCIA (43 muertos 0 responsables)

PINCHAR EN LA IMAGEN PARA AMPLIAR
El próximo viernes 3 de julio de 2009, se cumple el tercer aniversario del trágico accidente de metro en la ciudad de Valencia, en la que se dejaron la vida 43 personas, y hubo 47 heridos, con graves e importantes secuelas, tanto físicas como psíquicas de por vida.
Apenas hubo explicaciones por parte de la Generalitat Valenciana, en torno a las graves deficiencias que tenía la línea 1 del metro, de igual manera, no hubo ninguna responsabilidad política, y las autoridades políticas, echaron la culpa de todo lo acaecido al conductor del convoy, (también fallecido en el siniestro), meses después esas autoridades políticas pedían la dimisión de la Ministra de Fomento Magdalena Álvarez por la aparición de socavones en las obras del AVE a Barcelona...
El Presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, dice llevar a las víctimas en el corazón, pero aún no se ha dignado a recibir a la Asociación, en la que se encuentran muchas de estas víctimas así como sus familiares.
El próximo día 3, como todos los días 3 de cada mes, y como todos los días 3 de Julio, la Asociación de víctimas, llevará a cabo diversos actos como homenaje y conmemoración; y llevará a cabo esos actos pese a las dificultades creadas por el Ayuntamiento de Valencia dirigido por Rita Barberá, el cual no autorizaba usar megafonía, ni poner escenario, porque molestaba a los turistas y a las personas que acudían a los distintos oficios religiosos.
Así pues el próximo día 3 de julio, en la Plaza de la Virgen de Valencia a las 19:00 horas, de nuevo la Asociación de Víctimas del Metro 3J, se volverá a concentrar, para pedir justicia y homenajear a sus seres queridos desaparecidos y heridos. Y espero que los valencianos de bien que puedan, estén allí acompañando.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No entiendo como "los de la gaviota" (antes los del pollo o ese pajarraco que también pudiera ser un águila)menosprecian a las victimas del metro.
Todo cambiaría si entre ellas, por desgracia, hubiera algún allegado de ellos.
También todo cambiaría, si ellos usaran el transporte público en lugar de sus coches oficiales (por cierto costeados también por las victimas del metro).
Y lo que menos logro a entender es la censura que impone Rita Barberá para que se celebre libremente el acto de homenaje en la Plaza de la Virgen y en libertad de expresión.
¿Qué es lo que teme nuestra "malquerida" alcaldesa? Simplemente la VERDAD.
Finalmente me atrevó a pronosticar el escaso eco informativo o más bien nulo total, que aplicará el NO-DO (Canal9) y demás medios informativos afines al P.P.

Mi más profunda solidaridad con todas la victimas -fallecidos, familiaries, amigos-

-Maulet-.