domingo, 13 de enero de 2008

En España votar, es una OBLIGACIÓN MORAL.

Desde que comencé mis estudios universitarios, y me rodeé de compañeros, que en su casa habían vivido mucho la política y los movimientos contra el franquismo. Comenzó a interesarme la política, empecé a comprarme periódicos y a leer los temas relativos a esta disciplina, libros, oía tertulias radiadas, etc. A día de hoy, he de reconocer que soy un apasionado de la política, me gusta mucho el ver como a través de este oficio, se puede ayudar tanto a los ciudadanos, y como repercute en nuestras vidas las acciones que llevan a cabo los trabajadores de la política, es decir los políticos.
Desde hace un tiempo, por sectores de la derecha se intenta denostar este oficio, aludiendo a que todos son iguales, yo discrepo totalmente de esa afirmación, y digo que como en todos los oficios habrá de todo, buenos y menos buenos. Pero también hay que observar que muchos de ellos, dedican su vida y su tiempo en cuerpo y alma al servicio de los ciudadanos.
Así pues como aficionado a la política que soy, he acudido hoy al mitin que el Partido Socialista, ha organizado en la ciudad de Valencia, y quiero transmitiros algunas sensaciones que he tenido; y no me voy a referir al mensaje que han dado los ponentes, que de eso ya darán cuenta los medios de comunicación, sino de la emoción que he visto en muchas personas; el mitin ha comenzado a eso de las 12:00 del medio día, pero a las 11:30 el pabellón de la Fonteta, ya se había quedado pequeño, el clamor, humor y buen ambiente lo envolvían todo, y me ha impresionado ver a personas, que cuando les he preguntado me han contestado que tenían 92, 90 y 88 años, con que emoción enarbolaban la bandera con el puño y la rosa, me han comentado lo que sufrieron en el régimen de Franco y por ello la fidelidad con las siglas que representa al PSOE. Cuando los he oído hablar, aguantar las dos horas de pie, cantando, bailando, y echando piropos a la vicepresidenta, he pensado lo bonito y apasionante que es luchar por un ideal, e intentar que el mundo sea un poco mejor. Esas personas eran un ejemplo para nosotros los jóvenes, que a veces decimos, “que la política es un rollo, o que no voy a votar”, ellos me han demostrado que en España votar es una obligación al menos moral, pues mucha gente se ha quedado en el camino por intentar que ese derecho y eso que llamamos democracia llegase a existir.
Así pues yo os aseguro que el próximo día 9 de marzo, que por cierto es mi cumpleaños, yo iré a votar.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Te aseguro que yo también ire a votar, pero no a "zp"....Contigo como ejemplo, veo que su "escuela" no convence... ¿te crees un legado de virtudes democraticas sólo por ser de izquierdas? Siempre ha habido una izquierda mejor, es a la que yo voto. Te faltan tablas para hacer de este blog un exposición de ideas..... lo siento, no me convences aun vendiéndote como te vendes.
Un saludo, seguire leyendo solo por el placer de contestarte.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Hola Anónimo, en primer lugar darte las gracias por leer e intervenir en mi blog; te comento: ni mucho menos me considero un legado de virtudes, y tampoco pretendo hacer una tabla de exposición de ideas, simplemente escribo lo que me apetece, o lo que me llama la atención en cualquier situación.
Y me parece estupendo que votes a quien quieras, pues lo que digo en este artículo es que es una obligación moral votar en España, se vote a quien se vote.
Bueno de nuevo gracias. Cuídate, un saludo.
óscar.

Marisa Sanmartín dijo...

Hola anónimo la izquierda mejor a la que tu te refieres ¿es la que representa Gloria Marcos? está haciendo mucho daño a la izquierda del país valenciano esa señora.
Me gustaría que me contestases, y si eres tan valiente, pon tu nombre.

toni dijo...

No hablemos de lecciones politicas, la unica lección que se puede dar es ir a votar y cambiar la prepotencia de esta derechona caduca y reaccionaria. Para ello hay que tener la suficiente cultura politica de abandonar las luchas entre las gentes progresistas que votan a la izquierda como un ejemplo, la intervención del anonimo este que seguro que si gobernara haria alianzas antes con el PP que con el Psoe, jeje, de esos hay muchos por estos andurriales.

Luis dijo...

Cualquier demócrata desea que exista la mayor participación en unas elecciones.
Por otra parte, el usuario anónimo habla de una izquierda mejor a la que nos gobierna en estos momentos. ¿Qué izquierda? ¿La izquierda de Julio Anguita haciendo pinza con el PP en los primerizos tiempos de Aznar? ¿La izquierda de Gloria Marcos rompiendo EUPV y enfrentando sus diferentes sectores políticos?
Estos han sido cuatro años de grandes avances sociales. Es preciso que los ciudadanos acudan a las urnas para que Zapatero pueda renovar el mandato y complete la aplicación de esas políticas que ya ha iniciado.

Pablo dijo...

Los datos de gobierno de Zapatero hablan por sí mismos. Está clarísimo el gran avance que ha tenido este país en los últimos 4 años. No teneis más que leer la prensa extranjera para ver como nos ponen como ejemplo de país líder en economía, aspectos sociales, solidaridad, cultura....Aunque, por supuesto, todavía queda muchísimo por hacer. Por eso yo quiero que gane el PSOE.

Piluca dijo...

Joder, lo que me ha costado registrarme. Besos Oscar y espero escribir bastante.

Salva dijo...

Votar es mas que una obligación, como muchos lo ven, un derecho y un deber. Tenemos la responsabilidad de elegir a nuestros gobernantes. Esta tarea no es algo que debamos dejar en manos de otros, es algo que debemos hacer por nosostros mismos. ¿Dejarías que otro eligiese a la mujer u hombre que debes amar? ¿Dejarías que otro te dijese como debes vestir o que debes leer, dónde debes cenar o en que debes trabajar? ¿Está claro, no?
Cuando escucho a gente que dice: "No, a mi no me interesa la política", o "Me da igual a quien votar, total, todos los partidos son iguales", siempre les pido lo mismo. Les pido que hagan un ejercicio de autocrítica, que miren hacia adentro y se pregunten: ¿Te interesa lo que pasa en tu barrio? ¿Te molesta cuándo sube el precio del autobús, cuándo se retrasa el metro, cuando la carretera que lelva a tu pueblo está mal asfaltada? ¿Te molesta hacer colas interminables cada vez que vas al médico? ¿Te molesta que tu hijo no tenga parques o zonas verdes dónde jugar? ¿Te duele cada vez mas ver como este planeta se nos está muriendo? Entonces, si que te interesa la política, porque todo eso es política. Y no debería darte igual a quien entregas tu voto, porque le estás entregando tu voz durante cuatro años. Pero no se la estás dando para siempre, porque dentro de otros cuatro años podrás volver a dársela o quitársela según juzgues su trabajo. Eso es lo hermoso de la democracia. Los políticos, quizás gracias a nosotros muchas veces, olvidan que el voto no es una carta en blanco de caracter vitalicio. Y digo que gracias a nosotros porque muchas veces, las mas, dejamos de ejercer nuestro derecho, unas por dejadez, otras por abulia, otras por ese tremendo complejo de insignificancia que tantas veces nos echamos a la espalda. Todo voto importa, nuestra opinión importa. Pensemos que los políticos nos preguntan poco, pero cuando lo hacen, como en unas elecciones, tenemos el deber de contestar, lo que nos de la gana, pero contestar. Debemos contestar para luego poder juzgar, para poder protestar, que eso se nos da muy bien a los españoles, protestamos sobre el resultado final de las cosas pero lo hacemos la mayoría de las veces sin antes haber dado nuestra opinión cuando nos preguntaron como queríamos que se hiciera.
Y bueno, respecto al voto de la izquierda, siempre tan inconstante, fraccionada y vaga, tan difícil de movilizar, frente al leal frente unificado de votantes de la derecha, simplemente diría que, si todos aquellos que simpatizan con la izquierda, pero que piensan que su voto no va a cambiar el resultado, que se lamentan de que este país, o esta ciudad, está en manos de la derecha y que su voto no va a modificar nada, si todos ellos acudiesen a las urnas y votasen arreglo asu ideología, eso que piensan no sería así, y entonces podrían, siempre que hubiese eleciones, acudir a las urnas con el orgullo de que su voto sirve para algo.
Vota. Y no votes en blanco, vota en rojo.