martes, 25 de noviembre de 2014

EL ÚLTIMO VIAJE DE ISABEL LA CATÓLICA. De Medina del Campo a Granada

Atardece en la Alhambra
Corría el mes de noviembre de 1504, cuando la Reina castellana Isabel de Trastámara, enferma y en el lecho, dejaba escrito en testamento ante Gaspar de Grizio (Secretario Personal de la Reina), que quería ser enterrada en la bella Granada; “quiero e mando que mi cuerpo sea sepultado en el Monasterio de San Francisco, que es en la Alhambra de la Cibdad de Granada, siendo Religiosos o Religiosas de la dicha Orden, vestida en el hábito Pobre de San Francisco, en una sepultura baxa que no tenga bulto aguno, salvo una losa baxa en el suelo, llana, con sus letras esculpidas en ella”.
Testamento de Isabel I de Castilla
Oleo de Eduardo Rosales



Esto se escribía el 12 de octubre y el 23 de noviembre dictaba sus últimas voluntades; sólo tres días después,  el sábado 26 de noviembre de 1504, a eso de las 12 horas del mediodía expiraba la Reina castellana.


Así pues tal y como había dispuesto la Reina, se puso en marcha un cortejo fúnebre que trasladó los restos de la Monarca desde la sobria Medina del Campo, hasta la capital del último bastión nazarí.


Medina del Campo
http://www.revistaiberica.com
Palacio de la Alhambra
 El viaje se prometía largo, pues había que ir por caminos carreteros, ya que se trasportaba el ataúd sobre dos ejes con ruedas; de hecho se había encargado al carpintero de Palacio, la elaboración de este artilugio; fabricándose una especie de camastro donde asentar el ataúd, y que además fuese compatible para la instalación de andas. Por este artilugio se pagaron novecientos setenta maravedíes.

Pintura de Francisco Pradilla. "Descanso del Cortejo"
El inicio de la partida del cortejo desde Medina del Campo, fue de gran impresión, toda la ciudad acudió a despedir a su reina, en un día donde el cielo arreciaba con una intensa lluvia que pronto se tornó en aguacero, era un domingo 27 de noviembre.
El cuerpo de Isabel había sido ataviado con un austero hábito franciscano como ella había dispuesto en testamento, y su  robusto ataúd era trasladado en andas por su séquito más fiel, Consejo Real y criados; el tañer de las campas de Medina del Campo despedía al lúgubre y numeroso cortejo que acompañaría a la Soberana hasta la Alhambra.
http://4.bp.blogspot.com/
El temporal de viento, lluvia e incluso nieve en las zonas altas de la estepa castellana, conllevaron a que el ataúd tuviese que ser protegido de los elementos; envolviéndolo en cueros de becerro encerados.
Esto contaba  Pedro Mártir de Anglería Cronista Oficial y  acompañante en el cortejo en relación a la meteorología: “ni el sol ni la luna fueron vistos en todo este tormentoso y póstumo entierro… y sin embargo ninguno quiso abandonar”.


De esta forma,  con los ríos desbordados, y los puentes de los caminos destrozados, lentamente el cortejo fúnebre fue atravesando las anchas castillas, pasando por las ciudades de Arévalo, Carceñosa, Ávila, Cebreros, Toledo, Orgaz, Los Yébenes, Manzanares, Viso del Marqués, Linares, Espeluy, Mengíbar, Jaén, Torredelcampo, Alcalá la Real y Pinos Puente entre otras, hasta arribar a Granada.


El paso del río Alberche en la localidad de Cebreros (Ávila), ya fue toda una odisea, haciendo temer a los organizadores del viaje, como estaría el gran Guadalquivir.
En Toledo sus ciudadanos pidieron que se detuviera el cortejo varios días para poder velar y rendir homenaje a su Reina, pero la intensidad del temporal y el miedo al estado de los caminos  desestimó esta idea, parando solamente por la noche para descansar de la jornada, hasta el día siguiente; tal y como se hacía en todos los pueblos y villas por los que pasaba el cortejo.

Catedral de Toledo
Si tortuoso y complicado fue todo el viaje, la cosa tornó en aventura peligrosa, cuando en Mengíbar (Jaén), el cortejo tuvo que cruzar un  río Guadalquivir crecido como pocas veces se había visto; y según cuentas las crónicas, aunque no hubo que lamentar pérdidas humanas, varios caballos, mulos y carretas fueron arrastradas por las embravecidas aguas del noble río andaluz.



Los carros y enseres debían ser reparados sobre la marcha, y no fueron pocas las mulas que se despeñaron por los complicados pasos de la ruta y lo accidentado del camino en mitad de una gran y duradero temporal.

 

Por fin el 17 de diciembre y tras veintiún días de marcha, el Real cortejo alcanzó la fértil vega de Granada, y a lo lejos las Torres Bermejas, la Alcazaba sobre el fondo de Sierra Nevada, anunciaban que habían llegado a su destino.


 
El Concejo de Granada ya lo había preparado todo, y la ciudad recibía los restos de Isabel engalanada con trazos de luto, velas y tañer de campanas.
Desde la Puerta de Elvira, lugar cercano a la famosa escena en la que Boabdil entregó las llaves de Granada a los Reyes Católicos en 1492, hasta el Palacio de la Alhambra, el cortejo fúnebre fue transcurriendo en silencio por las calles de la “reconquistada” Granada, con un desfile interminable de caballeros y cortesanos, velas y tambores, precedidos todos ellos de un enorme pendón de Castilla engalanado para la ocasión. 

Puerta de Elvira
Entrega de Granada. Serie Isabel de TVE


 

Finalmente el domingo 18 de diciembre de 1504,  los restos de la Soberana de Castilla fueron depositados en la oquedad que los Franciscanos de la Alhambra habían preparado frente al altar, en la antigua Capilla Real Mora de la Alhambra.

Convento San Francisco de la Alhambra
Sobre la tumba de Isabel, sólo una sencilla lápida de mármol blanco indicaba que allí se encontraban sus restos.

Capilla donde se enterró a Isabel y a Fernando

 

Años después en 1516, pese a que por cuestiones de Estado había contraído nuevas nupcias con Germana de Foix, el Rey Fernando de Aragón, también fue inhumado en el mismo lugar junto a su esposa; tal y como ambos habían determinado en sus respectivos testamentos.
El 10 de noviembre de 1521, y tras haberse concluido la Capilla Real junto a la Catedral de Granada; por orden del nieto de los Reyes Católicos, el Emperador Carlos I de España y V de Alemania, se trasladan los restos de Fernando e Isabel donde yacen juntos hasta hoy. FINEM

Capilla Real Catedral de Granada

6 comentarios:

Bea dijo...

Hola! Magnifica entrada, sabes si la corona que se ve en la última imagen pertenece a alguien o solo es simbólica como Corona de Castilla y Aragón? Gracias.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Hola Bea muchas gracias, no se la pertenencia de la corona y el cetro. Lo investigaré.
En la misma Capilla Real hay un pequeño museo donde si que están la Corona de la Reina Isabel, o la espada del Rey Fernando. Un saludo ;)

Elizabeth P. dijo...

Muy interesante.
Gracias y saludos

Elizabeth P. dijo...

Muy interesante.
Gracias y saludos

Luis Miguel dijo...

Muchas gracias, jamás se me hubiera ocurrido investigar esta historia, gracias por compartirla, sólo un pequeño inciso, el cuadro "Pintura de Francisco Pradilla. "Descanso del Cortejo"", realmente se titula Doña Juana la Loca y el ataúd corresponde a su marido. Te animo a seguir contando historias. Un saludo

Anónimo dijo...

No pasó por Manzanares, sin o por Membrilla