miércoles, 24 de octubre de 2012

Un paseo por Libros (Teruel)



 
 Panorámica de Libros
Se pueden contar por cientos las veces que he pasado por el pueblo de Libros desde Torrebaja (Valencia) hacia la ciudad de Teruel y viceversa;  y desde siempre tal vez porque soy un apasionado de la lectura y por ende de los libros, o porque el pueblo tiene una belleza pintoresca innata, siempre me ha gustado mucho cuando he podido parar a dar un paseo por este atractivo pueblo y contemplar con admiración el lugar donde sus antepasados decidieron edificarlo.
 
 
De Libros se puede decir que me gusta el nombre y el pueblo; y es que el municipio de Libros situado a unos 766 metros de altitud, se encuentra ubicado en un profundo cañón del río Turia entre grandes cordilleras montañosas; al oeste las últimas estribaciones de los Montes Universales, y al este la Sierra de Javalambre; esta circunstancia conlleva a que Libros, de unos 150 habitantes se aprecie angosto entre grandes farallones de roca que lo protegen de los vientos, y  lo hacen invisible hasta que la carretera no llega a sus primeras casas.
 
 
Según tengo entendido el nombre de Libros deviene del término “libre”, y es que parece ser que en los tiempos de la reconquista, el Reino de Aragón para repoblar las zonas fronterizas con el sarraceno dejó a este pueblo libre de impuestos y de esta manera afianzar el asentamiento de nuevos pobladores.
El pueblo tiene una conformación irregular como en forma de curva, la misma que hace el río Turia a su paso por el municipio y que en paralelo lleva a cabo la carretera nacional 330, esa que une Alicante con Francia, pasando por Zaragoza.
 
El Turia ha dado más de un susto al pueblo de Libros, sobre todo en el puente de hormigón, ya que en el machón del medio las riadas dejan grandes troncos, que en las crecidas ejercen de presa, provocando pequeños desbordamientos. Unos metros antes, y para cruzar desde el casco urbano a la zona deportiva, de ocio y esparcimiento hay un esbelto puente colgante de hierro, que pintado de verde hace un original contraste con el entorno que lo rodea.
 
Junto a la carretera, hay un olmo rodeado de un banco y una fuente que dan acceso a la plaza mayor del pueblo, presidida por la Iglesia abocada a San Juan Bautista; un templo de estilo neoclásico de principios del siglo XIX, con una esbelta torre a los pies de la nave principal. Las características más destacables de esta torre además de su altura, son el hecho de que tenga un reloj que marque el devenir del tiempo, una techumbre con tejas pintadas, y una bella veleta.
 
 
El día que visitamos Libros, el pueblo estaba lleno, pues era la festividad de la Virgen del Pilar, patrona del municipio, y a la cual le tienen dedicado un pequeño ermitorio al otro lado del río a los pies de la montaña; lugar donde se venera durante todo el año, excepto en los días grandes de las fiestas los cuales tienen a su patrona en la Iglesia.
 
 Ermitorio dedicado a la Virgen del Pilar
La orilla del río opuesta a la carretera, es decir su margen izquierdo, es todo un conglomerado de pequeños huertos, que por la fertilidad de las tierras de aluvión y la facilidad del riego, son verdaderas industrias de hortalizas, tubérculos, etc…
Las gentes de Libros tienen fama de ser buenos hortelanos y no es raro ver a algún agricultor vendiendo alguno de estos frutos a las orillas de la carretera que cruza el pueblo de un extremo a otro. También es famoso por la zona el buen pan y la repostería que se hacen en el horno de Libros, en una angosta calle a espaldas de la Iglesia.
El conjunto del caserío muestra a grandes rasgos las estructuras y edificaciones tradicionales de la zona, estando muy deteriorado en la zona trasera del pueblo, la que da a un pequeño valle encerrado también por grandes roquedales; en esta zona se contemplan viviendas abandonadas y muy dañadas por el paso del tiempo. Rincones que son testigos mudos de lo que fueron los pueblos, y que por ese mal endémico llamado despoblación han ido deviniendo en ruina y abandono.
 
 
Viniendo desde Teruel y antes de llegar a Libros, en la margen izquierda del río y de la carretera nacional 330, se encuentra la denominada Peña del Cid, llamada así por la documentación que asegura la presencia de un importante campamento del guerrero castellano en la zona; no es raro ver a grupos de expertos escaladores trepando por dicho y legendario risco.
 
 Peña del Cid
Así mismo también en el término municipal de Libros, y camino del pueblo de Riodeva, se encuentran los restos de las antiguas minas de azufre, que funcionaron desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX.  Allí se pueden observar las formas de vida por los restos de casas que quedan, hornos, edificios comunales, cuevas habilitadas como casas y una gran ermita en forma de cripta.
El poblado de las minas lo enseñan pidiéndolo en el Ayuntamiento de Libros
Dirección del Ayuntamiento: Paseo del Turia, 58
44132 Libros
Teléfono del Ayuntamiento: 978784001
Fax del Ayuntamiento: 978784001
E-mail del Ayuntamiento: ayuntamientolibros@hotmail.com

 
De igual manera con respecto a este tema, querría nombrar a mi buen amigo Julián Martínez Vilanait, vecino de Torrebaja y conocido popularmente como el francés, que con su gran habilidad y maestría ha restaurado varias de estas cuevas,  y las muestra con gran orgullo y satisfacción.
 
 Julián Martínez (fotografía obtenida del Blog de Alfredo Sánchez Garzón)
Quiero terminar este post bloguero a parte de recomendando la visita a este bello pueblo turolense, dedicándoselo a una libreña de excepción, a la que además quiero mucho; mi buena amiga Elisabeth Millán Gómez.

Elis Millán


10 comentarios:

Eastriver dijo...

Estaría bien abrir un espacio colectivo donde recoger estos pequeños enclaves afortunados...

Anónimo dijo...

No he tenido el placer de ver dicho municipio pero debe ser muy bonito por sus caracteristicas paisajisticas y orograficas, espero alguna vez conocerlo aunque por boca de Oscar ya se que es un enclave que le trae muchos recuerdos agradables. Eso es bonito recordar el pasado y lugares donde paso algo importante de tu vida. Gracias por describirlo y supongo que para ti por revivir esos buenos momentos pasados que tanto te gustan recordar.

Anónimo dijo...

Hola Oscar, estoy en clase de Internet, estas muy guapo. Tu tía (prima C)

Anónimo dijo...

saludos

Anónimo dijo...

saludos

Corpi dijo...

De Libros, desde pequeño, conozco los fósiles que se han encontrado allí. El más característico es una rana fosilizada sobre una roca de arcilla.
Saludos

Consol dijo...

Hola Oscarini: que chulo es este pueblo. No lo había oido nunca, pero si tenemos ocasión iremos a verlo. Además, con tu relato y tus fotos aún da más ganas de ir.
Besos.
Consol.

Raquel P.S. dijo...

Muchas gracias de corazón por la hermosa descripción que haces de este precioso pueblo, que vio nacer a mi madre y a sus antepasados, y donde he pasado muchos de los momentos más felices de mi vida en compañía de nuestra amiga común Elisa.

Anónimo dijo...

He pasado mi adolescencia en este maravilloso pueblo. Hoy tengo cincuenta y unos cuantos años y lo recuero igual que cuando tenía quince o dieciséis. Fue una de las mejores épocas de mi vida y guardo con orgullo el recuero de sus gentes ( hoy seguramente algunas ya no están) y el de sus calles y parajes. Gracias por colgar estas fotos. Me
has trasladado en el tiempo y esto... no tiene precio.

Ricardo dijo...

Hola a todos. Gracias Oscar por tu publicación y acercarnos virtualmente el pueblo de Libros. Yo nunca he estado, pero quiero estar. Mi abuelo, al que no conocí nunca, era de este pueblo y me haría ilusión conocerlo. Se llamaba Modesto Gómez y era maestro. Actualmente voy mucho a la zona de Castielfabib y Torrebaja, por lo que en cuanto pueda me acercaré para verlo. Saludos y gracias.