sábado, 12 de junio de 2010

EL PELIGRO DE UNA SOCIEDAD SIN VALORES.




Estimados amigos/as lectores/as de este humilde y un tanto cajón desastre blog, en los últimos días casualidad o no, me he encontrado con muchas personas que se dedican al mundo de la educación, y todas ellas me han transmitido con profunda preocupación, la falta de valores, o las extremas ideologías que están vislumbrando en muchos alumnos de 3º y 4º de la ESO, o 1º y 2º de Bachiller.

Parece ser según cuentan todas estas personas, que los partidos de extrema derecha, están cogiendo auge, y cierta admiración entre muchos de nuestros jóvenes, siendo España 2000 uno de los que más adeptos está tomando.

Pero a su vez, parece vislumbrarse a la vista de estos docentes, que están apareciendo valores xenófobos, racistas y bastante intolerantes.

Desde mi optimismo natural, quiero creer que sean una minoría, pero que por estas peculiaridades hacen mucho ruido; pero no hay que girarse a la realidad, y ver como la sociedad nos hemos convertido en meras máquinas consumistas, donde la colectividad cada ver importa menos; el movimiento asociacionista está en grave crisis, desde los Sindicatos, a las Asociaciones de Vecinos, Padres de Alumnos, Grupos ecologistas, etc…; la sociedad cada vez es más individualista, hecho éste que favorece a los poderes fácticos y al poder político.

A mi entender estos hechos son peligrosos y nada beneficiosos para la ciudadanía que se encuentra sola e indefensa ante cualquier avatar que le surja como consecuencia del actuar de todos estos poderes.

Seguramente nos estamos convirtiendo en una sociedad a la americana, individualista, y totalmente consumidora; donde de forma escalonada van desapareciendo los valores mínimos para ser un contrapeso ante toda clase de poderes; tal vez cuando queramos reaccionar sea demasiado tarde…

Desde luego la televisión, tampoco ayuda mucho, a lo largo de la semana un programa al estilo Tribunal de la Inquisición, juzgando la vida de un torero y su familia, destapando datos privados, y que a nadie nos debería importar.

En la noche del viernes, en un programa, hablan de un domador recientemente fallecido, y de su familia, y en otra emisora, de los presuntos maltratos que una legionaria famosa y su ex novio parece ser se “regalaban”.

Hay que decir que estos programas además son líderes de audiencia, lo que aún redunda más en mi preocupación.

Por lo tanto, sirva este post, para pedir un tanto a la desesperada que la ciudadanía se implique en los movimientos ciudadanos, para crear una sociedad fuerte, formada, con conciencia, y a la que nada ni nadie podrá ningunear; de no ser así creo que todos/as perderemos.

11 comentarios:

El Sapo dijo...

Es curioso, Oscar:hace tiempo el tópico era que la derecha clamaba por "la pérdida de los valores tradicionales y la relajación de las costumbres" como reza el cliché, mientras la izquierda estaba más preocupada por el progreso y los derechos de los trabajadores.

Ahora, Cospedal dice que son el partido de los trabajadores, Zapatero recorta derechos sociales, y nosotros -no, en serio, yo también- parecemos aterrados ante la pérdida de valores, cosa evidente en la enseñanza, en la política, en lo mucho que se la bufa al electorado la demagogia prepotente o en el Sálvame.

Supongo que si nos llama tanto la atención a los de izquierdas es porque ahora caemos en la cuenta de que es la derecha la que está sacando mayor tajada de esa pérdida de valores.

¿Quién tiene la culpa? pues no sé, pero dudo que el fenómeno sea ajeno al heho de que no sólo es Tele5 quien ha renunciado a todo vestigio de periodismo y de ser un "medio de comunicación" en favor de ser sólo un producto.
No, no son los únicos.
Pista: echa una ojeada al diario local de hoy, al que hojearía con preferencia alguien supuestamente ansioso de que las cosas cambien en la CV.
¿ya la has echado?
Desolador, ¿verdad?
un saludo desde la charca

Anónimo dijo...

Ahora va resultar que hechamos de menos la familia, el respeto a nuestros mayores, el respeto a la vida, el trabajo, el esfuerzo, el estudio, el no todo vale....

Estos valores han dicho siempre la progresía que son rancios y caducos, que los de derechas siempre mirando al pasado, y si respondes pues ya sabes bien alguno y te llama franquista y tan agusto....

La sociedad cambia pero hay partidos, tendencia que aceleran ciertos procesos....

Este gobierno en particular, ha cuestionado España, ha cuestionado la familia, la autoridad de los padres, ha menosprecidado el esfuerzo, el estudio, el sacrificio, la autoridad de los profesores, y asi nos luce el pelo...a quien le luzca

jack

Jóvenes en Libertad dijo...

Estoy de acuero, lo veo todos los días en mi instituto, solo que en el mío no son de extrema derecha, sino de extrema izquierda (que para el caso son también intolerantes, y no representan a la izquierda, ni a sus valores, en ningún caso).
Los valores hace tiempo que se perdieron, y probablemente ya sea tarde para remediarlo, pues actualmente los jóvenes estamos demasiado protegidos por la ley del menor, además a muchos sus familiares más cercanos no les ponen ningún límite, algo hay que hacer.... ¿pero qué?

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Hola Sapo, no creo que nos refiramos a los valores tradicionales, sino a los valores de sociedad como tal, como algo colectivo, donde hay que implicarse y participar.
Con respecto a lo que arguyes sobre los medios de comunicación, estoy muy de acuerdo contigo.

Amigo Jack, no estoy de acuerdo contigo, la educación de nuestros jóvenes comienza en casa, y son los padres los que deben impartir estas primeras nociones de educación y de valores, no todo dejarlo en manos de los maestros, o como tu dices del Gobierno. Yo no he visto para nada que este Gobierno cuestione España ni a la familia, el que habla mal de España en el extranjero es un hombre bajito con bigote de apellido Aznar...
Y por legalizar el matrimonio homosexual no creo para nada que se haya cuestionado la familia, tal vez se ha complementado el cocepto familia, porque a mi entender también lo son.
Creo que no es cuestión de ideologías, pasa en todos los lugares, donde su mayor exponente a mi juicio es la sociedad norteamericana. Sólo se piensa en el consumo, y no en el resto de cosas y situaciones.

Estimados jóvenes en libertad, muy de acuerdo en tu postulado, y también en que los extremos se tocan y al final son lo mismo.
No tengo claro lo que hay que hacer, tal vez mucha pedagogía, a veces pienso que la crisis pueda que mueva los cimientos de esta nueva sociedad y de nuevo surjan las ganas de colaborar, trabajar y participar.
Un saludo a los tres.

Patraixense dijo...

*** PRIMERA PARTE ***
El primer problema es intentar dar un valor a algo incalculable y primordial.

No debemos caer en el error de valorar cosas que son intrínsecas a nuestra vida y existencia. La familia siempre va a existir, y más nos vale. Pero el mundo le ha robado su protagonismo, siendo ahora el concepto individual el que domina.

Lo primero es no entender la palabra valor como un beneficio que obtenemos, en este caso significa "Fuerza, actividad, eficacia o virtud de las cosas para producir sus efectos." y en eso reside la familia y su conjunto.

Prefiero la palabra que ha utilizado Óscar en su post: "Colectividad".

Aunque no queramos, todos pertenecemos a un grupo y formamos una "Colectividad", estamos obligados a entendernos entre nosotros y a ponernos unas reglas básicas de entendimiento entre nosotros. Esas reglas han de ser enseñadas a los elementos más jóvenes a través de aquellos elementos más cercanos, que normalmente suele (solían) ser la familia y los amigos. No caigamos en el error de que la escuela ha de cumplir con esa parte, de nada sirve que los jóvenes acudan a la escuela la mitad del día si la otra mitad están solos en casa aún estando con sus mayores, sin ningún tipo de educación o estimulo.

Cuando uno de estos elementos deja de existir o no cumple con el cometido de enseñar dichas reglas, padecemos "la pérdida de valores".

Vuelvo a recordar que valores aquí no significa dinero. Pero tampoco significa ser homosexual, de derechas, de izquierdas, zapatista, etc...

Debemos tener principios claros, solidaridad, constancia, tolerancia y entendimiento. Y debemos impartirlos empezando por nosotros y pasando por todos aquellos que tienen falta de principios, ya sean jóvenes o viejos. Se necesita mucha fuerza de voluntad, tanto por el que enseña y enseñar, como el que aprende. Y esa fuerza se debe motivar de la forma más natural posible.

Desde mi punto de vista, domina el principio consumista, el de conseguir cualquier cosa de cualquier forma. Nos bombardean cada día con cosas que nos obligan a necesitar. Te dan a entender que todo lo demás ya existe o bien no importa, lo que tienes que hacer es conseguir tus vacaciones, tu pareja ideal, tu coche, ...

Te lo adornan de forma educativa, "con la Wii conseguirás que tus hijos aprendan Inglés", "con esta pulsera el equilibrio volverá a tu vida", "con esta plataforma vibratoria te ahorras una hora de paseo con tus amigos o amigas", "ahorra tiempo y dinero con... ¿x?"...
¡basta ya!

Se nos trata como ganado, producimos cinco o seis días a la semana sin más tiempo que para ver una caja tonta y olvidarnos de nuestra pareja, descendientes, ascendientes y amistades.
Nos venden planes de conciliación familiar como algo novedoso. Se veía venir cuando tanto la madre como el padre se tenían que poner a trabajar. Y los bancos se dieron cuenta que era mejor contar con dos sueldos para hipotecas que con uno y apoyaron la igualdad de sexos para el trabajo. Olvidamos lo importante que es para un niño el disponer de alguien que le marque principios y los dejamos a la escuela.
*** FIN PRIMERA PARTE CONTINUA EN EL SIGUIENTE COMMENT ***

Patraixense dijo...

*** SEGUNDA PARTE Y ÚLTIMA ***
No quiero alargarme más, os dejo con una reflexión irónica:


1.- Los niños son igual de asilvestrados que siempre.
2.- Los padres son más asilvestrados que nunca.
3.- Es un problema de padres, no de hijos.
4.- En el colegio te deben enseñan la valencia del Cadmio.
5.- En casa si te puedes tirar un pedo en el salón.
6.-Ocurre que en casa no hay nadie normalmente, por lo que los niños no tienen un modelo a seguir.
7.- Los niños tienen dinero, cosa que no ocurría antiguamente, por lo que hacen cosas a su edad que no le corresponden.
8.- El dinero compensa la culpabilidad de los padres.
9.- Los padres de lo niños hasta 15 años han sido padres tardíos (treinta y tantos) con lo que hace que sean muy protectores, casi más abuelos que padres, y esto hace mimar a los niños.
10.- Hemos pasado de ser 9,7,5 o 4 hermanos a ser hijo único.
11.- Ha habido un cambio social muy grande y los padres actuales se diferencia más de sus padres que sus padres de sus tatarabuelos.
12.- Para no copiar lo que se hacía en la época de Franco nos hemos pasado al otro extremo del péndulo.
13.- Se ha ido tan en contra de los padres antiguos y de los profesores que pegaban que ahora son los niños los que pegan.
14.- La educación no es un problema de España, es un problema de la humanidad que no sabe hacia donde avanzar.
15.- Hace tiempo la vida era como era y nadie se cuestionaba nada. Hoy se cuestiona todo, que está muy bien, pero no tenemos respuesta hacia donde ir.
(Extraído de: http://www.cienciaonline.com/?p=3715)


PD. Aceptaré "pérdida de valores" si es equivalente a "pérdida de principios".

PPD. La solución a todo podría ser una "megacrisis" que revolucionararía todo, donde las empresas no saben que vender u a quien esclavizar, los bancos no pueden ganar más aunque engañen, donde el sistema financiero deje de retroalimentar a los que más pueden invertir.
Donde se vea claro que el acceso a la sanidad y educación universal es un beneficio de todos. Y que se vea más claro aún que la salud y la educación no esta en los hospitales y las escuelas, sino que empieza en nuestras casas y con nuestro principios.

*** FIN ***

El dinosaurio dijo...

Estoy contigo, la sociedad, la televisión, el cine, los padres, los maestros, etc. debemos remar juntos para que las nuevas hornadas aprendan valores esenciales.

Feliz semana Óscar.

severino el sordo dijo...

Quizas dramatizamos demasiado,no son nuestros jovenes los culpables de la falta de valores,somos nosotros los adultos las bases las debemos de poner en casa,si estos nos oyen apelativos como "moro mierda" y otros les sentamos bases de racismo y asi con todo,si en nuestra caja boba ven basura a todas horas lo mismo,jovenes y valores los ha habido siempre al igual que el poder de elegir entre ellos,o es que años atras no habia fascismo,racismo etc.. a lo mejor es que se daban menos a conocer o estaban mas tolerados,de todas formas con todo lo que cae deberiamos asombrarnos que todavia haya jovenes que espontaneamente asuman los valores,saludos.

El Sapo dijo...

No, ya, Oscar: ya sé que son valores distintos. Por eso jugaba con la paradoja.
En cambio, sí es cierto que una primera elección es intentar cuidar valores y principios o no hacerlo. La concreión de estos ya es luego personal.
Estoy con Severino: los de una generación por encima debemos ser responsables de lo que "engullen" los de una generación después.
El ser humano es tontorrón de nacimiento. Lo que nos hace -supónese- más listos es el tener un lenguaje que nos permite almacenar lo aprendido y transmitirlo para que los lechones no tengan que partir de cero.

Eso vale también como analogía para los medios -a riesgo de atribuirles un papel paternalista- para establecer similar razonamiento.

Ocurren las cosas que ocurren pero los medios se reparten entre aplaudir las majaderías y encogerse de hombros. O en vomitar espectáulos como los aludidos o en inconmensurable "De buena Ley". Donde no sólo se profiere todo tipo de consignas sexistas y violentas, sino encima resulta que ni se trata de casos reales sino de guión.
Y siguiendo con T5 el otro día, mientras daban cuenta de un nuevo crimen de pareja, on los planos de rigor del charco de sangre, yo me preguntaba cuándo van a preguntarse si la excesiva truulenia en la cobertura de esos crímenes no será un factor que contribuya a que estos aumenten. Pues bien, acto seguido, ellos mismos dieron una noticia sobre un estudio que apuntaba, de forma fundamentada, a esa teoría. De locos
Un saludo desde la charca, aunque ahora la charca ya está en Primera! ;o) Croaaaaak!!!!

MIGUEL ANGEL dijo...

La verdad que cada día me sorprende más este tema. Estamos creando una sociedad totalmente no identificada con los valores que nos han incurcados en la escuela. No se qué penar ni que decir. Solamente comentar que se debería mediar los pogramas de TV donde se evaluen de manera negativa los valores humanos. Un abrazo amigo.

Rafa, dijo...

Hola Oscar, siento decirte, que en parte llevas razon, si, la educacion empieza en casa, yo tengo 3 hijos, y te dire que a los tres los he educado de la misma manera, y cada uno tiene su forma de pensar, de ser y de comportarse. ahora pasan la mayor parte del tiempo en la calle, y creo que alli terminan de educarse, y hoy en dia pocos valores se pueden aprender en ella. Luego el gobierno tambien los tiene en palmitas, no se les puede ni decir ni pio, pues ellos llevaran siempre la razon, y sino te contestan con el "a que te denuncio", te lo digo porque trabajo en un colegio, y alli se ve de todo, y son niños hasta los 12 años.
NOS HAN QUITADO TODA LA AUTORIDAD SOBRE NUESTROS PROPIOS HIJOS, UNA PENA.