jueves, 14 de enero de 2010

QUE NO NOS TOMEN POR IMBÉCILES.

Juan Cotino
(Responsable del boico a la aplicación de la Ley de Dependencia en la Comunidad Valenciana)

La verdad es que el panorama político en nuestra Comunidad Valenciana y en al ciudad de Valencia comienza a ser agotador, y es que si eres un ciudadano mínimamente informado, comprometido y con curiosidad sobre todo lo que ocurre en tu ciudad, al final te cansas, te agotas de que nuestros gobernantes nos tomen por tontos…

Cuando el Gobierno de España sacó adelante el denominado Cheque bebé de 2.500 euros por bebé nacido, el Presidente de la Generalitat Valenciana, prometió 3.000 euros más para estos menesteres…; la realidad es que el cheque bebé del Gobierno vino hace varios años, y el de la Generalitat todavía no ha llegado a ningún nuevo bebé valenciano.

Posteriormente para atajar los efectos de la crisis, e intentar frenar la destrucción de empleo, el Gobierno de España puso en marcha el Plan E, que ha supuesto mucho dinero para todos los municipios y ciudades de España; esta iniciativa fue muy criticada por el Partido Popular, aunque curiosamente, los Ayuntamientos en donde Gobierna, fueron raudos para acogerse a esta gran inversión estatal, para construir nuevas infraestructuras y mejorar las existentes.

La primera de ellas fue Rita Barberá (Alcaldesa de Valencia), la cual tras casi veinte años de gestión, tiene las arcas públicas en números rojos siendo, el segundo consistorio más endeudado de España tras el de Madrid.

Sólo la ciudad de Valencia ha recibido del Plan E a lo largo del año 2009 más de 141 millones de euros, y se prevén para el 2010 otros 88 más. Todo eso a parte de las obras para la llegada del AVE, o el tercer carril para la A 3 desde Buñol, A 21 desde Puzol, o a lo largo de toda la V 30 (ronda de circunvalación).

Esta lluvia de millones ha supuesto que toda la ciudad esté en obras, arreglando y reparando viejas estructuras, o llevando a cabo proyectos que llevaban años en los cajones del Ayuntamiento.

Nada más salir el Plan E, el Gobierno Valenciano, dijo que iba a hacer otra medida del mismo estilo que el Plan E, pese haberlo criticado hasta la saciedad, cuyo nombre sería Plan Confianza, dotado de mayor cuantía económica…

Pues bien la aplicación de este plan ha sido igual de ficticio que lo relativo al Cheque bebé valenciano, nada de nada, de las 76 obras previstas para la ciudad de Valencia para el año 2009, todavía no se ha iniciado ninguna.

Así pues me canso de que de nuevo Rita Barberá y Francisco Camps prometan obras e inversiones que ya deberían estar acabadas, haciendo ver que todo va de maravilla, cuando realmente las administraciones públicas por esta pésima gestión no puede hacer ya, casi ni frente a los pagos corrientes.

Y lo más indignante de todo esto, es que el anunciador de toda esta “nueva vieja” gran inversión, sea Juan Gabriel Cotino, el Conseller responsable del boicot a la aplicación de la Ley de Dependencia en nuestra Comunidad.

Estas grandes mentiras no se pueden ocultar más, porque los hechos, o mejor dicho las obras están ahí, así pues señor Camps, señor Cotino, señora Rita, no nos tomen a los valencianos por imbéciles. Gracias.

Francisco Camps

Rita Barberá (en estado...)

2 comentarios:

El Sapo dijo...

Me quedo absolutamente con tu primer párrafo: es exactamente la sensación que me invade a menudo.Los que tenéis una destacada actuación en el ámbito vecinal, o incluso en un partido -yo me limito a despotricar en un blog y hace tiempo que abandoné casi toda clase de apostolado verbal-
tenéis toda mi admiración por no caer en el desánimo más absoluto.
¿El secreto? que el Plan Confianza no sólo son "inútiles obras" sino cualquier cosa. Hasta el brillo de la naranja que te comes. Un ambulatorio sin hacer hace tres años y vuelo a anunciar? ¡Plan Confianza! ¿Camps visitando una fñabrica de dados hechos con moco? Las cuñas de rdaio en que te dicen que hagas turismo quedándote en la CV? Lo adivinas...? ¡Plan Confianza!
Naturalmente, para esto hacen falta tertulianos que llamen "pan para hoy y hambre para mañana" al Plan E, pero que alaben el Plan Confianza, o que a R.Valencia, desmarcándose vergonzosamente de su casa matriz, le parezcan los exabruptos de ayer de Rita Barberà "soy periodista, como vosotros", una "condena" a la sentencia contra dos periodistas de la SER.
Aunque probablemente lo único que hace falta es esto. Lo leí hace casi un año en la Turia.
El perfecte idiota valencià (PIV)
06-03-2009
Una de les característiques més excel.lents del perfecte idiota valencià és la seua impermeabilitat intel.lectual a tota evidència. Teòricament el PIV és un demòcrata però ni s’indigna amb el que la premsa anomena caritativament «el cas Fabra» ni protesta perquè milers de nens es vegen obligats a estudiar en barracots, per posar dos exemples infamants amb els quals convivim diàriament. El PIV ha interioritzat el meninfotisme no com un dret o una desequilibrada manera d’ésser sinó com una envejable virtut individualista. Càndid, egoista i acomplexadament provincià, el PIV es commou amb la visita d’un Papa a València —sobre la qual no demana comptes als seus governants— però, al mateix temps, ni se li passa pel cap manifestar-se en el carrer per a exigir l’esclariment d’un dels accidents de metro més luctuosos de la història, que es va cobrar la vida de 43 éssers humans. El PIV mai demana responsabilitats.
El PIV no participa en organitzacions veïnals. El seu activisme ciutadà es concentra en el seguiment de l’evolució del València CF, en les falles i altres saraus populars. Si el PIV ja embogia amb les paelles gegants, muntatges com ara la Copa de l’Amèrica o la Construcció d’un circuit urbá de F1 li satisfan d’un legítim orgull que vagament identifica amb «el progrés» de la retòrica governativa autonòmica i local. El PIV mai no xafa un museu, no llegeix llibres, ni perd un segon a comparar les promeses electorals amb els fets objectius. Al PIV no li preocupa el funcionament de les institucions, ni la seua escasa transparència, ni l’autoritarisme i la xerrameca dels seus governants, ni la doble moral d’aquests encara que, a causa del seu virginal complex provincià, el PIV estiga disposat a creure en consignes irracionals com que «el govern central odia els valencians». Al PIV tampoc no li interessa l’estat actual de la sanitat, ni el de les Universitats, ni si funcionen o no les polítiques de protecció social. El PIV és un element extremadament mal.leable. Si li humilien políticament, és obseqüent; si li utilitzen, conseqüent, encara que ignore ambdues coses. Conscients del transcendental valor del seu vot, cada dos i cada quatre anys els nostres actuals governants solen referir-se al PIV com «el poble valencià» o «els nostres ciutadans», encara que segons veiem, excepcionalment i amb el propòsit d’obtenir el major rendiment d’una nauseabunda campanya d’agitació, ara tutegen el perfecte idiota valencià.
El Palleter (València)

Es muy bruto. Pero me da a mi que tiene más razón...
Saludos desde la charca
PS: he cumplido mi promesa de comentar el sucesor del "Parlem Clar" de C9. pásense que hasta hay sorpresa. También me gustará que veas mis opiniones sobre lo del Cabanyal...

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

No existen calificativos para poder definir con palabras el desastre natural de Haití. Una sola imagen por los medios de comunicación vale más que mil palabras. Realmente uno se siente muy pequeño frente a estos acontecimientos extremos y comprueba lo que es importante en esta vida.
Creo que no es el momento de hablar sino de actuar y lo podemos hacer de mil forma distintas, fundamentalmente aportando economicamente nuestro pequeño grano de arena en la medida de nuestras posibilidades. Existen ONG dedicadas a ello como médicos del mundo u otras tantas igual de válidas.
Es hora de actuar y de ello depende la vida de miles de seres humanos.
Por favor pasadlo a vuestros blogs y que este mundo de la blogsfera se solidarice con Haití