martes, 6 de enero de 2009

DÍA DE LOS REYES MAGOS.


Hoy es uno de los días más especiales del año, el día de Reyes, un día en el que los regalos entre la familia y los amigos son el centro de atención de todos.

Pero si hoy es especial no lo es mucho menos la tarde y noche del día 5 de enero; recuerdo cuando era pequeño los intensos nervios que pasaba esa noche y las múltiples trampas que ponía a lo largo de la casa, para despertarme cuando llegaran los Reyes, en alguna ocasión era mi madre la que caía… casualidad o no, yo le decía anda con cuidado que me vas a estropear las alarmas para cuando lleguen los Reyes.

Y es que como le decía hace unos días en tono jocoso a unos amigos, los Reyes Magos son la única monarquía que reconozco, ya que prefiero a la República como forma de Estado que a la Monarquía.

Ayer como todos los años acudí con un grupo de amigos a ver la Cabalgata de Valencia, llegamos un poco tarde ya estaban los Reyes en el Consistorio, pero en seguida vimos como otra persona quería captar todo el protagonismo, no nos quedó claro si era Herodes o la Alcaldesa, (pues el tono de voz es parecido); así que decidimos ir de compras. Por mi tranquilidad extrema en algunos casos, todavía me faltaban unas cuantas compras, así que acudí al Corte Inglés, a la zona de librería, estuve media hora buscando y otra media hora para pagar… mientras pensaba para mi interior “si no te mola venir a comprar cuando hay gente, ¿no has tenido tiempo de venir antes que el día 5 de enero a las 21:00 horas? desgraciao…” Había tanta gente que parecía que lo regalaban, siempre me quejo pero todos los años me pasa igual…

Después tras cenar en un establecimiento de comida rápida en la plaza de la Reina, Mac donal, acudimos al mercado extraordinario que se realiza esta noche en el barrio del Cabañal; nunca había estado; me gustó mucho el ambiente, la cantidad de gente que había y lo singular de dicha barriada, también vimos el primer premio de Belenes que otorga la Junta Central Fallera, en un casal junto al Mercado de dicho barrio, toda una obra de arte realizada con más de 20.000 corchos de botellas y casi un año de trabajo, según nos contó un fallero. Allí compramos alguna cosilla medio de broma medio en serio y las monedas de chocolate típicas de todos los años.

El último año que viví en Molina hice de Rey, fui Gaspar, lo pasé genial, ya os contaré esa experiencia en otra ocasión; hoy sólo desearos que lo paséis muy bien, y que los Reyes Magos os hayan dejado cantidad de bonitos regalos; aunque no os olvidéis que los mejores regalos son inmateriales, y que tan bonito es tener regalos como regalar.



No hay comentarios: