viernes, 23 de enero de 2015

LIBRE de Nino Bravo y el Muro de Berlín.



Corría el año 1972, los compositores  José Luis Armenteros y Pablo Herreros escribían una canción para el genial cantante Luis Manuel Ferri Llopis, conocido artísticamente como Nino Bravo; se trataba de una canción adaptada a las excepcionales capacidades del cantante valenciano y bajo el título de LIBRE,  dentro del disco Mi Tierra, supuso un éxito rotundo, convirtiéndose en todo un himno y un referente en la música en español; hasta el punto  que hoy cuarenta tres años después, sigue estando en plena actualidad, siendo conocida por el público en general.

Carátula disdo "MI TIERRA" de Nivo Bravo
Su música, y su letra confieren alegría, libertad e incluso exaltación por los numerosos clímax que se producen en la melodía, y que en la voz de Nino Bravo supone todo un revulsivo para los sentidos.


Pero lo más curioso de todo, es que su letra es un homenaje a un joven alemán que falleció intentando cruzar el denominado telón de acero o muro de Berlín y que fue un episodio más de aquella terrible etapa de la historia de la humanidad que empezó con la arribada al poder de Adolf Hitler, que continuó con  la segunda Guerra Mundial, y que acabó con el reparto de Alemania por parte de los vencedores, y la posterior Guerra Fría…


Muro de Berlín
Del 12 al 13 de agosto de 1961 el Gobierno de una las Alemanias, en concreto la soviética (República Democrática Alemana) construyó un gran muro que dividía la ciudad de Berlín en dos mitades, y que hacía imposible el tránsito de un lado a otro…; un año después, el 17 de agosto de 1962, dos jóvenes obreros de la construcción de tan solo 18 años, decidieron escapar de un Berlín a otro; se trataba de Peter Fechter y Helmut Kullbeik; el plan era el siguiente: esconderse en una carpintería muy próxima al muro, y en un despiste de los guardias correr hacia el muro y saltarlo hasta  el Berlín occidental.

Peter Fechter

Tiene casi veinte años y ya está
cansado de soñar,
pero tras la frontera  está su hogar,
su mundo, su ciudad.
Piensa que la alambrada sólo es
un trozo de metal,
algo que nunca puede detener
sus ansias de volar.


Parecía que la suerte estaba de su lado, los guardias de la Alemania soviética distraídos en su ronda del medio día, no se percataron de la llegada hasta el muro de los dos jóvenes; con ayuda de unas humildes escaleras cogidas de la carpintería se encaramaron al muro, y cuando estaban sobre éste los soldados de la RDA (República Democrática Alemana), percatados por los ladridos de un perro, les dieron el alto; Helmut no se lo pensó y saltó al lado occidental, pero Peter menos cauto se paró un instante…; tiempo que aprovecharon dos soldados soviéticos para disparar a bocajarro desde sus puestos de vigilancia.


Peter mal herido cayó junto al muro en la zona denominada “tierra de nadie”, moribundo y desangrándose gritaba pidiendo ayuda… la agonía duró más de una hora, pero nadie se acercó a socorrerle.

Con su amor por montera se marchó
cantando una canción,
marchaba tan feliz que escuchó
la voz que le llamó,
y tendido en el suelo se quedó
sonriendo y sin hablar,
sobre su pecho flores carmesí,
brotaban sin cesar...

Peter Fechter fue una víctima más de aquella ignominia que fue el Muro de Berlín, y  que desde su construcción hasta su derrumbe en el año 1989, supuso el segar de más de 260 vidas, de personas como Peter, que solamente perseguían ser libres como el sol cuando amanece, como el mar, o  como el viento...


Así pues la grandiosa canción de Libre sirva además de para deleitar a los sentidos, y alimentar el alma, como recuerdo y homenaje a Peter Fechter, y a todas aquellas personas que dieron su vida en busca de la libertad propia y con ella la de todos, y de igual manera como predicamento de esos graves errores, y tristes episodios de nuestra historia, para que nunca más volvamos a tropezar en la misma piedra. 


Mientras tanto y con la canción como himno recordemos que quedan muchos muros de la vergüenza por derrocar para la verdadera libertad de la humanidad. FINEM.


lunes, 19 de enero de 2015

AMOR Y TRAGEDIA EN UN PASADIZO DE CUENCA. "El Cristo del Pasadizo".



 
Se pueden contar por decenas las leyendas y pequeñas intrahistorias que a lo largo de los siglos se han producido en las plazas y callejuelas de la mágica ciudad de Cuenca.

 
Entre dos hoces la ciudad antigua de Cuenca simula un buque rompehielos que proveniente de la Serranía, "navega" orientada en dirección a la alcarria conquense, y hacia las grandes llanuras manchegas, tal vez para encontrase con don Quijote…


Fuera como fuese la antigüedad de esta bella ciudad castellana ha dado para muchos acontecimientos siendo uno de los más sonados el que a continuación os relato, donde el amor, el desamor y el infortunio van cogidos de la mano.
En una de las callejas que baja desde la zona del castillo hacia la catedral, justo asomada a la hoz del río Huécar, se suceden los recovecos y pasadizos donde las viejas casonas se apelotonan y adaptan unas con otras…; en uno de estos pasadizos se colocó la talla de un Cristo crucificado al que la ciudadanía denominó el Cristo del Pasadizo; y al que la población bien por la ubicación, o por lo enigmático de lugar fue cogiendo gran apego y fe, siendo habitual ver personas orando bajo la talla.

 
 
En ese mismo pasadizo, vivía una bellísima chica, de nombre Angustias, desde la ventana de su alcoba se asomaba para contemplar el pasaje y a las personas que se acercaban hasta el Cristo.

http://intothetravel.files.wordpress.com

Todas las noches Julián, un joven apuesto se acercaba dando un paseo hasta  la talla del Cristo para pedir por su familia, pues los problemas económicos acuciaban en su hogar…; Angustias disimuladamente lo observaba, y así mismo Julián la miraba a ella de reojo, todo ello sin decirse nada. Y así una noche tras otra.
 
https://sandratorralba.files.wordpress.com
Llegó un momento que Julián ya no iba hasta el pasadizo para rezar a su Cristo, sino que lo hacía con la ilusión y el corazón encendido de poder ver a la bella Angustias.
Finalmente un día se atrevió a hablarle, y así comenzaron a conocerse, horas y horas de conversación a través de la ventana y con una reja de por medio, que abonaba un amor que incipiente pronto desbordó en pura pasión y enamoramiento.

 
Los dos enamorados y tras la visita de todos los días, ya comenzaban a realizar planes de boda y de futuro en común.
Pero había un problema con el que no habían contado, el padre de Angustias que ya los había sorprendido varias veces, pensaba que la familia de Julián era demasiado humilde, y que por tanto el joven conquense no podría garantizar un buen futuro para su hija Angustias. Aunque pese a ello, le permitía que todas las noches conversase con Julián a través de la reja.

 
 
A ambos les preocupaba esta situación, por lo que la arribada a Cuenca de un emisario de la corona, reclutando soldados para guerrear por tierras italianas, les hizo pensar que si Julián se alistaba, podría suponer la vuelta a la ciudad del Júcar, con riquezas obtenidas en las guerras… Así pues dicho y hecho Julián se alistó al reclutamiento y se fue con el ejército camino de Italia.


Antes de partir y con el corazón henchido de dolor los dos enamorados llevaron a cabo un juramento, y era que ninguno tenía que enamorarse ni casarse mientras no se supiera que el otro hubiera muerto.
Este juramento lo hicieron bajo el Cristo del Pasadizo, sellándolo con un gran beso.

Los días pasaban y a Angustias las semanas se le convertían en meses, aburrida y desesperada, pedía ante el Cristo el pronto retorno de Julián a Cuenca, muy de vez en cuando recibía cartas de éste contando todo lo que sucedía en tierras italianas; pero los meses transcurrían y Angustias se aburría como una ostra encerrada tras la reja.
Su belleza y encanto tenían embelesados a todos los jóvenes conquenses, no siendo extraño que fueran varios a cortejarla a su ventana del pasadizo; así pues Angustias comenzó a interesarse por el más galán de todos, un tal Lesmes, que poco a poco fue ganándose la confianza primero, y el corazón después de la bella Angustias.

 
 
Y así día tras día, los cortejos del joven Lesmes fueron recreando aquellos que anteriormente había llevado a cabo con Julián.
La madre de Angustias se dio cuenta de todo ello, y conocedora de la promesa hecha ante el Cristo, le reprendió la conducta…; pero Angustias joven y con ganas de vivir, no pensó que aquello fuese a tener consecuencia alguna; de hecho los sonetos que Lesmes le recitaba al oído desde el otro lado de la reja, ya le estaban haciendo olvidar a Julián.
 
Mientras tanto Julián por tierras italianas, y con el único objetivo de pasar el resto de su vida junto a Angustias, se esforzaba por conseguir éxitos en las batallas; su inteligencia, valentía y pericia pronto le dieron fama y prestigio, e incluso importantes ascensos y prebendas que Julián no había desvelado a Angustias en sus múltiples cartas, para así sorprenderla a la vuelta con las buenas nuevas.


Acabó la guerra, y los soldados fueron regresando a sus lugares de origen, y también Julián lo hizo, tomando los caminos y veredas más cortos, para llegar lo antes posible al pasadizo donde se encontraban su Cristo y su amada Angustias.

 
El  sol ya se ocultaba por el poniente cuando Julián cruzaba el río Júcar por el puente de San Antón, ya estaba en su Cuenca, y como hacía todos los atardeceres dos años antes, emprendió raudo el paso, para ascender por las cuestas de la vieja Cuenca, camino del pasadizo para cortejar a su amada Angustias.

http://4.bp.blogspot.com/
Cuando giró el último recoveco, quedó un poco desconcertado, alguien estaba apostado en la reja de Angustias, pronto observó que era un joven galán que como él había hecho, estaba cantando galanterías a Angustias.
Desbordado por los celos y lleno de ira, desenvainó su espada y se dirigió hacia el joven Lesmes; éste instruido en el arte de la espada, y ante el silbido originado por la velocidad de la espada de Julián, también desenvainó la suya, para defenderse…; al momento el pasadizo se convirtió en un campo de batalla donde los dos hombres enamorados se enfrentaban a muerte por el amor de Angustias, que aterrada estaba contemplando todo al otro lado de la reja.


El silencio enigmático de la noche conquense se rompió con el chocar de las afiladas espadas, y los improperios que de sus bocas surgían, hasta que Julián tropezara en uno de los escalones del callejón y cayera al suelo, momento que Lesmes aprovechó para atravesar con su espada el que ya era un corazón roto…; al instante Julián expiró con la mirada fija en Angustias.

 
 
Al momento el silencio retornó al callejón, pero pronto fue roto por la guardia que avisada por los vecinos acudían al callejón a ver que era toda aquella algarabía, Lesmes consciente de lo que había ocurrido emprendió su huida camino del barrio alto de Cuenca, para desde allí a través de un sendero esconderse en los frondosos bosques que rodean la ciudad…; pero el destino quiso que al saltar un murete a las afueras de Cuenca, cayese de mala postura desnucándose  con una piedra…

 
Angustias quedó sumida para toda la vida en una gran tristeza, y recluida en el Convento de las Petras, donde dicen que su espíritu sigue vagando triste y abatido por el trágico suceso.
Y allí en el pasadizo quedó la talla del Cristo, que mudo fue testigo de la tragedia allí ocurrida, contando sin hablar la importancia de los conceptos lealtad y compromiso.

 
FINEM
  

viernes, 9 de enero de 2015

Hablando con el Mago de Boj; José Ruiz "el curilla" escultor del pensamiento.


Tal vez porque la habilidad con las manos nunca ha sido uno de mis fuertes, siempre me ha maravillado observar a las personas que saben llevar a cabo actividades, en las que se requiere pericia, destreza y maestría; cabiendo en este grupo toda clase de maestros artesanos.

Así pues hablando de maestros y artesanos hace unos días visité a José Ruiz, un vecino de Molina y amigo de mis hermanos de toda la vida, al que desde siempre en casa le hemos tenido gran cariño y respeto por el gran tipo que es.
José Ruiz, alias "el Curilla"
A José nadie le conoce por su nombre del carné, sino que todo el mundo le llama Curilla; la cosa viene de lejos: cuando José contaba con once años, un familiar proveniente de Canadá le trajo un suéter con capucha y bolsillo rollo canguro, tan habituales a día de hoy, pero extraños hace treinta y cinco años, a José le gustaba la prenda y se la ponía a menudo, los compañeros del colegio le empezaron a decir, que parecía un cura con ese chambergo…; dando como resultado el apodo Curilla.

Me resulta complicado hablaros de  como es el Curilla, pues como os decía al principio es amigo de siempre, sólo os diré que honestidad, sinceridad y nobleza absoluta, son conceptos que lo describen a la perfección.

Excursión por Sierra Molina año 1991
En breve el Curilla va a abrir una tienda en Molina de Aragón (Guadalajara), donde pretende vender toda clase de productos artesanales de la Comarca de Molina, para de esta manera dar cogida a la cantidad de talento y maña  que hay en este territorio y que por falta de infraestructura donde darla a conocer muchas veces se queda en espacios reducidos; siendo la idea en proyecto que todos estos maestros y maestras artesanos puedan vivir de ese talento.

 
Y a todos esos productos José añadirá sus propios trabajos, pues el Curilla es un gran maestro en lo relativo a la talla y labrado de la madera.
Su nombre artístico en esta materia es el “mago de boj”, haciendo mención a ese arbusto tan abundante en las riberas del alto Tajo y cuyas ramas se utilizan en el domingo de ramos.


 
Blog Alfredo Sánchez Garzón
Me cuenta José que desde muy pequeño cuando con su familia iban todos los domingos a pasar el día al campo, lo primero que hacía era trepar a los árboles y lo segundo coger palos…; como el anuncio de “un palo, un palo”… el Curilla era feliz con un madero entre las manos. 


Dice que un día se juntaron en sus manos un palo y una navaja, y que ahí empezó todo; de forma autodidacta, con mil cortes y rasguños, José aprendió a acariciar los toscos trozos de madera para convertirlos en verdaderas obras de arte.

 

Su afición fue “in crescendo” y preguntando a las personas mayores que hacían garrotes o labraban madera, mirando libros, y observando tallas realizadas, aprendió a “dialogar” con la veta y la fibra de la madera.

 
 
Me cuenta el Curilla que la naturaleza es su mejor socia y aliada, y siempre que camina por el campo se encuentra palos retorcidos, maderas con nudos que simulando muñones, José enseguida les observa formas artísticas.


Así y tras un largo y profundo aprendizaje se ha ido conformando un humilde taller, donde con las herramientas más básicas el Curilla lleva a cabo grandiosas obras de arte.

 
 
 
Le pregunto al Curilla que de dónde recoge la materia prima con la que elaborar las piezas, y me cuenta, que la mayoría de ella se la proporcionan de los desbroces que llevan a cabo los equipos de prevención de incendios, y también los propios ayuntamientos le avisan cuando va a cortar algún árbol por la realización de un camino, o por la puesta de tendidos eléctricos.
Algunas otras maderas que no las hay por zona de la comarca de Molina las compra a proveedores de Madrid.

 
 

Con ello me habla de lo fácil que es trabajar con la madera de tilo por ser más blanda, y lo arduo complicado que es el nogal, de gran dureza.

NOGAL.
http://static.panoramio.com/photos/large/37961093.jpg

Todos los artistas tienen especial cariño por  alguna obra, así pues le pregunto por este hecho, y sin dudarlo el Curilla me habla del “triste Don Quijote”.
 
 
La tienda se va a llamar CuraSana; ante la pregunta de tan curioso nombre me cuenta que es la unión de su apodo Cura, con el nombre de su pareja Ana, y la letra de inicio del hijo común Saul, de ahí CuraSana.

 
 
Y en relación a esto me cuenta el Curilla que hace unos días llamó a la puerta un señor de avanzada edad, pidiéndole que le tocase la espalda pues tenía muchos dolores…, José no entendía nada; la cosa es que ante el nombre de CuraSana el buen hombre pensó que se trataba de un curandero o chamán…
 Me confesó  el Curilla que tenía previsto hacer un monolito homenaje al castillo-alcázar de Molina; y que pretendía regalarlo a la ciudad de Molina, siendo además éste un reclamo para su tienda; ya tenía fichado un tronco de un viejo olmo caído hace más de veinte años, y que incluso ya había hablado con el Ayuntamiento del pueblo donde se encontraba el árbol para tal menester.
 
En fin amigos/as de este cajón de sastre blog, deciros que hablar con el Curilla fue un placer como lo es siempre, por su calidad como persona, y por su mentalidad de Espírito libre y sabio que da lecciones de compromiso y lealtad con todo aquello que le rodea.

 
Ahora sólo me queda desearle suerte en esta nueva andadura de su vida, y recomendaros a todos/as vosotros/as que paséis por su tienda.
En el siguiente enlace tenéis más información sobre la misma:
FINEM