martes, 7 de octubre de 2014

Operación: Salvar las Fiestas Populares de Patraix (Valencia)



Como todas las grandes ciudades, también la ciudad de Valencia a lo largo de la historia y debido a su desarrollo y crecimiento ha ido absorbiendo pueblos, alquerías, partidas de labranza, etc…, para con el devenir de los tiempos transformarse en una barrio, zona o distrito más de la ciudad.

http://www.jdiezarnal.com

Hacia 1865, la ciudad de Valencia atraviesa una importante crisis económica derivada de la industria textil, y el desempleo crece a niveles preocupantes; este hecho y la necesidad de expansión y ensanche de la ciudad, llevan a su Gobernador Civil Cirilo Amorós a mandar el derribo de la muralla medieval, dando con esta labor trabajo a miles de ciudadanos…; eran otros tiempos y otra mentalidad.

http://www.pueblos-espana.org/

Tras el derribo de las murallas se aprueban varios planes de ensanche y la absorción de pueblos del área metropolitano cuya población no fuese superior a mil habitantes; siendo éste el caso entre otros del pueblo de Patraix.


Así pues en 1870 la villa de Patraix, pasa a convertirse en un barrio más de la ciudad de Valencia, rodeado de huerta y cercado por las vías del tren que se dirigían hacia Torrent por la actual calle de Campos Crespo, o hacia Cuenca  y Madrid por la actual calle de Tres Forques.
 
https://encrypted-tbn2.gstatic
Desde entonces a esta parte mucho ha cambiado la fisionomía del antiguo pueblo, adivinándose algo su antigua traza medieval en el centro histórico del barrio, calle Marqués de Elche, Juan Bautista Corachán o plaza de Patraix.

 
http://www.lasprovincias.es
La huerta que era uno de sus elementos caracterizadores, ha sobrevivido hasta hace muy poco años, cuando la burbuja inmobiliaria acabó con ella en el denominado “nuevo Patraix”, entre las calles de Fontanares y el barrio de San Isidro.








En 1870 no llegaban a mil sus moradores, pasando a día de hoy a más de veinticinco mil.


Pero todos estos avatares, el aluvión de población en los años sesenta y setenta del pasado siglo XX, o la modernización de la gran ciudad, no han afectado  a esa pátina de proximidad, de tranquilidad, en definitiva de pueblo que sigue teniendo en cierta manera el centro histórico de Patraix. 



Y desde luego a esta característica cualidad,  así como a su humanización dentro de la jungla de cristal que es la Valencia del siglo XXI, ha contribuido de gran manera la Asociación de Vecinos de Patraix y su incombustible Presidente Toni Plá entre muchos otros.


Vecinos y vecinas comprometidos que dedicando de su tiempo y de su vida, trabajan de forma altruista por hacer de su barrio un lugar mucho más agradable para habitar.


En estos días Patraix tiene un ambiente especial, y es que la Asociación de Vecinos, como lleva haciendo desde hace veinte años, organiza las Fiestas Populares del barrio; fiestas que han tomado nombre a nivel de toda la ciudad, siendo un referente en el calendario festivo-cultural de la ciudad de Valencia para el mes de octubre. 


Las fiestas de Patraix, tienen una serie de características que las definen; son muy participativas, reivindicativas y solidarias…; elementos éstos que cada vez gustan menos al poder político establecido; hace poco en un tapial vi una pintada que haciendo homenaje a Descartes decía “pienso…luego estorbo…”; pues bien parece que ese es el problema. 
El poder no entiende que una Asociación sin ánimo de lucro consiga llevar a cabo unas fiestas populares, donde el personal que las visita se cuenta por millares, donde además se hagan actividades de índole solidario, pero que además se reivindiquen mejores servicios, prestaciones, dotaciones, etc…



Así pues desde hace unos años, pero en los últimos cuatro especialmente, el Ayuntamiento de Valencia se ha empeñado en boicotear las fiestas de Patraix, con el ahogo económico y burocrático a la entidad que las organiza, es decir a la Asociación de Vecinos.

Papeleo, burocracia  y permisos de tintes ridículos que atañen hasta cuestiones como donde colgar unas banderitas de papel, o la observancia de que los integrantes de la Asociación dejan le plaza impoluta tras cada día de fiesta…; no sé si al Valencia Club de Fútbol por ejemplo le obliga el Ayuntamiento a barrer el entorno del campo de Mestalla las noches que hay fútbol, o tal vez los Reyes Magos tras la cabalgata tiene que barrer el recorrido, o el Arzobispo tras la procesión del Corpus, o la…

La cuestión es que con esas máximas del pueblo unido jamás será vencido, o esa otra que dice que una gota no hace océano, pero no habría océano sin gota, la Asociación de Vecinos ha montado un sistema de cuestación masiva para salvar las fiestas de Patraix; y ésta consiste a través de una plataforma virtual denominada Verkami, pueden hacerse aportaciones de 15, 20, 50  ó 100 euros; y estas aportaciones se hacen con tarjeta de crédito o mediante el sistema PayPal, cada aportación conlleva un obsequio para el donante, y el plazo máximo para hacer el ingreso concluye el domingo 12 de octubre.
En el siguiente enlace podéis informaros y si así lo deseáis hacer vuestra aportación: (http://www.verkami.com/projects/9578-colabora-con-las-fiestas-populares-de-patraix)

Así pues amigos y amigas ahora toca a los que podáis invitaros a disfrutar de estas magníficas fiestas, y brindar junto a vosotros/as por las fiestas que vendrán, porque estoy seguro que la ciudadanía comprometida de Valencia y de Patraix, salvará las fiestas de Patraix. FINEM