jueves, 7 de noviembre de 2013

UNA HISTORIA DE AMOR AL COMPÁS DEL VIENTO POR LAS TIERRAS DE CASTILLA. (El Mambrú de Arbeteta y la Giralda de Escamilla)




 El Mambrú
El cantautor  Ismael Serrano en su disco “La memoria de los peces” publicaba una canción de título “Triste y dulce historia de amor”; en la que narra el relato de un amor imposible con frases lapidarias como “pero como todas las historias de amor… al menos las más bellas, la nuestra por supuesto también acabó en tragedia…” y este podría ser el preámbulo de la historia que os voy a contar en este post bloguero. 


Desde hacía mucho tiempo había oído hablar de una curiosa veleta que coronaba los cielos del pueblo guadalajareño de Arbeteta, allá donde el río Tajo abandona los farallones rocosos, para pasear plácidamente entre campiñas y suaves colinas camino de Trillo.
Esta veleta símbolo absoluto del pueblo tiene el nombre de Mambrú, y hace unos años aprovechando las vacaciones de navidad me acerqué a Arbeteta para conocerlo in situ; os lo conté en este post:
El origen de la palabra Mambrú viene de la Guerra de sucesión española; esa que enfrentaba al Archiduque Carlos de Austria, y a Felipe de Anjoy (futuro Felipe V) por la corona de España.

 Se produjo una batalla que retó  a franceses contra ingleses; los primeros creyeron haber acabado con la vida de John Churchill (Duque de Marlboroug), y como consecuencia de ello surgió la famosa canción burlesca hacia el soldado; por influencia de los borbones, y tras haber ganado éstos la Guerra de Sucesión, la canción llegó a España, reduciendo el Marlboroug por uno mucho más pronunciable a la lengua de Machado, Mambrú.

 

Pues bien como os decía al principio, el  Mambrú de Arbeteta no sólo es una veleta que anuncia los vientos de poniente cuando estos peinan los trigales; sino que además supone un recuerdo a esos amores imposibles con motivo de los prejuicios de antaño, las posiciones sociales, los dineros y la codicia…

Arbeteta


Así que a caballo entre la tradición oral y la leyenda aquí va la historia del soldado más famoso de Arbeteta:
Corría el siglo XIX, cuando un joven de Arbeteta, de origen muy humilde, bien parecido e hijo del sacristán, marchó con varios amigos al pueblo alcarreño de Escamilla con motivo de las fiestas patronales; nada más arribar a las primeras casas se cruzaron con un grupo de muchachas, donde destacaba una en concreto, de piel morena, ojos negros, y exageradamente bella.
Ella era hija de un terrateniente de la zona, déspota y maleducado que la controlaba en todo momento, pues conocedor de las pasiones que levantaba, quería para ella, un mozo de familia rica.


 Escamilla

El de Arbeteta y la de Escamilla tras conocerse  se enamoraron, comenzando un romance furtivo y secreto.
Romance que duró poco en el tiempo, pues el padre de ella al enterarse, enfurecido impidió que volvieran a verse; consideraba que él era poco para su hija, y que a su vez éste sólo perseguía la gran dote que acompañaba a la de Escamilla.
Para asegurarse de que no se vieran, el padre de la muchacha, la encerró en la habitación más segura de su casa palacio, poniendo a los sirvientes más fieles a vigilarla de forma continua y con todo el rigor.


El muchacho confiado en que ella lo esperaría el tiempo preciso, marchó a la guerra para hacer fortuna.
 Durante las campañas fue ejemplo de lealtad, bravura y valentía frente a los ejércitos enemigos, lo que le reportó rápidamente prestigio y ganancias…; de hecho al tiempo regresó a Arbeteta, vistiendo un elegante uniforme de Sargento de granaderos de la Guardia Real, y un importante petate repleto de monedas de oro.


Las gentes de Arbeteta orgullosas de su soldado, comenzaron a llamarle Mambrú, por la popular canción que os comentaba al principio del texto.
Al domingo siguiente posterior a su arribada a Arbeteta, vestido de forma impecable con su lujoso uniforme, se plantó en la misa mayor del pueblo de Escamilla.
  Su visita llenó la homilía de murmullos y cotilleos, las chicas se levantaban los tules que a modo de velo tapaban sus caras para admirar al joven soldado, los niños se le acercaban, y todos curioseaban sobre la identidad de aquel sujeto, y las razones que lo habrían traído hasta Escamilla.
Al terminar la misa, Mambrú, se dirigió al padre de su enamorada, para pedir la mano de ésta.
Pero al padre le seguía pareciendo poco para su hija, y le pidió que se marchase del pueblo y no volviera; de no ser así amenazó con encerrar a su hija de por vida.
Mambrú desconsolado, quedó plantado bajo el esbelto campanario de Escamilla, hasta que llegó el sacristán del pueblo, amigo de su padre y que lo llevó a su casa para departir con él, y de alguna manera consolarle en ese dolor.

La hija del sacristán de Escamilla, era la confidente amiga de su bella enamorada, y ambos dos urdieron un plan.
Tras conversar y comer con ellos, Mambrú retomó el camino hacia Arbetea, sombrío y cabizbajo, pensaba en lo injusto que todo era, por la tozudez y ambición del viejo terrateniente.

Al cabo de unos días, las gentes de ambos pueblos pudieron observar cómo mientras sonaban las campanadas del “ángelus”, el mozo vestido con su uniforme de granadero, ondeaba un banderín desde lo alto del campanario de su pueblo mirando en dirección a Escamilla; al tiempo que su enamorada hacía lo mismo con un delantal desde el pueblo de Escamilla, mirando en dirección a Arbeteta, y acompañada de su amiga la hija del sacristán. Y es que en los días claros, parece ser que ser perciben con nitidez los chapiteles de las dos torres.



Un día los escamilleros y los arbeteteros observaron como Mambrú y su amada apuraron sus saludos desde el campanario mucho más de lo normal, hasta el ocaso del día…; y es que Mambrú regresaba a la guerra, para conseguir mayor fortuna y graduación, a ver si de esta manera, convencía al padre de su enamorada.


Pero el destino no estaba de su parte, consiguió mayor graduación, de hecho lo nombraron capitán, pero una bala perdida le partió el corazón…, como antes lo había hecho el padre de la muchacha de Escamilla


La muchacha al enterarse de la noticia, enfermó de tristeza y melancolía, y cuentan las gentes del lugar, que siguió subiendo al campanario en el ocaso de todos los días, para llorar su desgracia, agitando un pañuelo de color negro…; a las pocas semanas yació muerta en su cama…
Las gentes de Arbeteta y de Escamilla sobrecogidas por el final de aquella historia, decidieron perpetuar su memoria, coronando sus respectivos campanarios con dos veletas, la de un granadero en Arbeteta y la de una muchacha en Escamilla.


                            Mambrú de Arbeteta

  Giralda de Escamilla             

                          Arbeteta



Escamilla




De esta manera seguirían “mirándose” con los impulsos del viento, que les llevaría además sus susurros y sus besos.
Como si el destino quisiera seguir cebándose con esta triste historia de amor, finalizando el siglo XX, ambas veletas fueron destruidas por un rayo, primero ella y luego él…



Pero de nuevo los vecinos de Escamilla y de Arbeteta, orgullosos de sus enamorados más famosos, elaboraron sendas veletas con madera de sabina y recubiertas de latón…; y que a día de hoy, al compás del viento siguen luciendo su amores por las tierras de Castilla… FINIS
  



9 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial,emocionante e inmejorable.Muchas gracias de corazón desde el pueblo de #Arbeteta

Anónimo dijo...

Ohhhhhh!!!!!!! Que bonito, a quien no le gustaria haber vivido una historia tan bonita, el final un poco triste pero a fin de cuentas como la vida misma.

Besosss
Amelia

Anónimo dijo...

Oscar, soy tu amigo Gonzalo, si he de calificar tu historia además de ingeniosa es atractiva y recurrente. Que mente tan prodigiosa… Felicidades por la historieta, que te conste que voy a fusilarla y la pondré en clase, merece la pena. por cierto, tengo que decirte que tengo amigos de Arbeteta…… conoces a alguien, yo sí. Te lo comentaré cuando nos veamos. Un saludo

Anónimo dijo...

Amigo Oscar, hace tiempo que no coincidimos , espero que todo vaya bien. A juzgar por lo que escribes , te veo bien, vibrando y recreando bonitas historias de amor de tus paisajes cercanos y queridos, poniendo algo de distancia con esta locura que vivimos en estas tierras. un fuerte abrazo, Juan

Anónimo dijo...

Enhorabuena Oscarini, es una historia maravillosa. Sigue emocionándonos con leyendas, cuentos e invenciones, que tan bien escribes. Un beso. Consol.

Anónimo dijo...

Hola Oscarini: una historia maravillosa. Sigue emocionándonos con tus leyendas, cuentos y/o invenciones. Las escribes estupendamente. Un beso. Consol.

Anónimo dijo...

Óscar, me ha parecido preciosa tanto la historia como la forma en que la narras, ya que transmites emoción y sensibilidad a través de cada una de tus palabras. Es una pena que las historias de amor más bellas e intensas tengan un final triste, pero también es cierto que eso las convierte en especiales y permanecen imborrables en el recuerdo. Espero que sigas deleitándonos por mucho tiempo con tan bonitas leyendas y parajes. Un beso enorme. Lucía

Fran Sanz dijo...

¡Qué maravilla!, querido y admirado Oscar.

Fran Sanz

Alfredo SÁNCHEZ GARZÓN dijo...

Muy bonita historia Óscar y muy bien narrada. Felicidades, qué grande eres en todos los sentidos, sobretodo como persona, te quiero. Luisa.