viernes, 15 de febrero de 2013

Pájaros y más pájaros en los cielos de Valencia.






Desde luego no es algo nuevo en la ciudad de Valencia, pero tal vez porque he coincidido en los horarios, o porque al apreciarlo la primera vez he puesto más ahínco en su observación, me he quedado más que sorprendido de la cantidad de pájaros que pueblan algunas plazas, parques, jardines o árboles solitarios en la ciudad de Valencia.
Y es que las suaves temperaturas del actual invierno, y la cercanía de la ciudad de Valencia con respecto a la huerta, y a la propia Albufera hacen el resto, para que la capital del Turia sea un hábitat cómodo y agradable, para la que se considera una de las especies invasoras más dañinas del planeta.

Albufera de Valencia
Me estoy refiriendo a los estorninos; (Sturnus vulgaris), un pequeño pájaro de plumaje negro con reflejos verdes, morados y pintas blancas, pico cónico y patas rojizas, que tiene un montón de cualidades singulares que desde luego les denota cierta peculiaridad.
 
Una de ellas es que viven en bandadas; de hecho nunca las abandonan y siempre van juntos a todos los sitios; todo lo hacen juntos, a las mismas horas; en un momento concreto salen de los sitios donde duermen, vuelan en una dirección, en otra, vuelven al nido, etc… de hecho ver sus juegos voladores en el aire son todo un espectáculo visual, convirtiendo en verdaderas nubes de pájaros que recuerda en parte  a la película “Pájaros” de Alfred Hitchcock.
Se alimentan siempre en el suelo, comiendo pequeños insectos, lombrices, gusanos, semillas,  etc...; así como restos de comida; hecho éste que les permita vivir sin problemas en zonas urbanas.
Porque además para dormir no suelen tener problemas, aprovechan cornisas, puentes, y sobre todo grandes árboles solitarios, o conjuntos de copas arbóreas de parques, jardines bulevares, etc…
Otra peculiaridad de los estorninos es que son capaces de imitar los sonidos de su entorno, e incluso de aprenderlos.
Es verdaderamente impresionante observarlos sobre todo a última hora de la tarde, cuando se inicia el ocaso de luz solar; los cuales  pueblan las azoteas, antenas y cableados próximos a sus dormideros, y de repente todos a una, y como si en respuesta a una llamada se tratase salen raudos en dirección a estos lugares de cría y descanso.
 

Suelen criar una media de cinco pollos por temporada, esto unido a su condición gregaria lo convierten en todo un problema para los vecinos de las zonas donde duermen y crían, por la algarabía que provocan, y por los efectos de sus excrementos.
Otro inconveniente es que desplazan a las aves autóctonas, en el caso de la ciudad de Valencia palomas y gorriones (estos últimos protegidos legalmente).
Aunque no todo son problemas, ya que gracias a su alimentación acaban con plagas de insectos, invertebrados, incluso restos de basura orgánica arrojada por los humanos.
Fuera como fuese es un verdadero espectáculo observar cada tarde la forma tan curiosa con la que acaban su jornada diurna; en el caso de Valencia, les queda poco tiempo de estar tranquilos, el uno de marzo comienzan las “mascletaes” y en breve las fiestas falleras, donde  el continuo estruendo de los artificios pirotécnicos obligarán a nuestros visitantes de invierno a huir camino  de lugares más tranquilos.

Eso significará que la primavera ya está aquí… aunque este año al menos a Valencia el invierno aún no ha llegado.

1 comentario:

martha dijo...

Los especialistas consideran aves plaga a tres especies, a dos de las cuales ya estamos más o menos acostumbrados: las palomas (por mucho que sean símbolo de la paz), las gaviotas (pese a haber sido elegidas como emblema de un famoso partido político) y los estorninos, estos últimos visitantes estacionales.

¿Qué por qué lo de pájaros plaga? Pues en lo que se refiere a los estorninos (dejemos a las gaviotas y las palomas para otro día), por tres razones fundamentales: en primer lugar sus excrementos (millones de gotas al día) ocasionan patinazos, ensucian las calles y corroen las piedras de los monumentos antiguos.

fluoxetine citalopram amitriptyline omeprazole ranitidine ondansetron lidocaine simvastatin insulin albuterol codeine tramadol oxycodone warfarin ciprofloxacin Clarithromycin gentamicin fluconazole penicillin Sildenafil Lorazepam minoxidil fluticasone Diltiazem Enalapril Metoprolol losartan Hyaluronic acid clomiphene gracias