martes, 30 de octubre de 2012

Y el Otoño llegó...



 
Dice el refranero español que: “cuando el grajo vuela bajo hace un frío del carajo”… pues bien yo no he comprobado en directo esta realidad, pero si he podido percibirlo con las migraciones de otras aves.
 
 Vega del río Gallo desde Alpetea
El pasado fin de semana, la primera ola fría de la temporada se coló en la Península provocando un importante descenso de las temperaturas; me pilló en Molina de Aragón  (Guadalajara) conocido además de por la belleza de la ciudad, por ser el pueblo más frío de España.
Si bien es cierto que  junto al turolense pueblo de Calamocha, ambas dos localidades tienen las temperaturas registradas más frías de España en torno a los 30 grados centígrados bajo cero. Pero dicho esto, a veces pienso que los medios de comunicación exageran, de hecho el propio sábado estuvo en directo el servicio de informativos de tele 5 dando la noticia del “extremo frío” que hacía en Molina, y que desde luego no era para tanto…

Tal vez por haber nacido y vivido en Molina hasta los 17 años, tengo el termostato corporal un poco elevado, me dicen que soy una estufa y desde luego siempre tengo calor; con estas cualidades comprenderéis que en los veranos lo pase realmente mal, teniendo clara mi preferencia hacia el frío frente al calor que me aplatana y me pone hasta de mal humor.  Claro está todo en su justa medida.
 
 Río Tajo
Pues bien como os iba diciendo esta bajada de las temperaturas, me pilló por las tierras del Señorío de Molina por sus montes y sus parameras; algunos lugareños argumentaban que esto era una avanzadilla, pero que no creían que ya se quedara instalado el frío por estos lares; y aunque los árboles de hoja caduca, sobre todo chopos y álamos temblones ya vestían las galas del otoño, las suaves temperaturas de hacía unas jornadas llevaban al optimismo.
 
 Álamos temblones en Novella
Ese optimismo desapareció cuando en la mañana del domingo día 28 de octubre, proveniente del cielo molinés se escuchaban de forma nítida y pese a las fuertes ráfagas del cierzo, el graznar de cientos de pájaros; las nubes de las primeras horas del día no dejaban ver qué o quién producía ese piar tan característico; el paso de las horas y la desfragmentación de las nubes mostraron el autor de los graznidos, eran cientos y cientos de grullas que ante la arribada de los fríos a la zona norte y centro de la Península, migraban con urgencia camino de tierras más cálidas allá por las marismas andaluzas y norte de África.
 
 
 
Este hecho fue el que determinó que el largo veranillo de San Miguel había acabado y que el otoño llegaba en lo climatológico con marcha directa.
 
 Perfil Sierra de Caldereros
También han arribado las lluvias que en  un país como el nuestro y tras un período de escasez en pluviometría  desde luego es más que buen tiempo, así pues amigos míos sacar los jerséis de invierno, las prendas de mayor abrigo y a disfrutar de todas las cosas buenas que trae el cambio de estación, y siempre con esa máxima de “a mal tiempo buena cara”. Feliz Otoño.
 














miércoles, 24 de octubre de 2012

Un paseo por Libros (Teruel)



 
 Panorámica de Libros
Se pueden contar por cientos las veces que he pasado por el pueblo de Libros desde Torrebaja (Valencia) hacia la ciudad de Teruel y viceversa;  y desde siempre tal vez porque soy un apasionado de la lectura y por ende de los libros, o porque el pueblo tiene una belleza pintoresca innata, siempre me ha gustado mucho cuando he podido parar a dar un paseo por este atractivo pueblo y contemplar con admiración el lugar donde sus antepasados decidieron edificarlo.
 
 
De Libros se puede decir que me gusta el nombre y el pueblo; y es que el municipio de Libros situado a unos 766 metros de altitud, se encuentra ubicado en un profundo cañón del río Turia entre grandes cordilleras montañosas; al oeste las últimas estribaciones de los Montes Universales, y al este la Sierra de Javalambre; esta circunstancia conlleva a que Libros, de unos 150 habitantes se aprecie angosto entre grandes farallones de roca que lo protegen de los vientos, y  lo hacen invisible hasta que la carretera no llega a sus primeras casas.
 
 
Según tengo entendido el nombre de Libros deviene del término “libre”, y es que parece ser que en los tiempos de la reconquista, el Reino de Aragón para repoblar las zonas fronterizas con el sarraceno dejó a este pueblo libre de impuestos y de esta manera afianzar el asentamiento de nuevos pobladores.
El pueblo tiene una conformación irregular como en forma de curva, la misma que hace el río Turia a su paso por el municipio y que en paralelo lleva a cabo la carretera nacional 330, esa que une Alicante con Francia, pasando por Zaragoza.
 
El Turia ha dado más de un susto al pueblo de Libros, sobre todo en el puente de hormigón, ya que en el machón del medio las riadas dejan grandes troncos, que en las crecidas ejercen de presa, provocando pequeños desbordamientos. Unos metros antes, y para cruzar desde el casco urbano a la zona deportiva, de ocio y esparcimiento hay un esbelto puente colgante de hierro, que pintado de verde hace un original contraste con el entorno que lo rodea.
 
Junto a la carretera, hay un olmo rodeado de un banco y una fuente que dan acceso a la plaza mayor del pueblo, presidida por la Iglesia abocada a San Juan Bautista; un templo de estilo neoclásico de principios del siglo XIX, con una esbelta torre a los pies de la nave principal. Las características más destacables de esta torre además de su altura, son el hecho de que tenga un reloj que marque el devenir del tiempo, una techumbre con tejas pintadas, y una bella veleta.
 
 
El día que visitamos Libros, el pueblo estaba lleno, pues era la festividad de la Virgen del Pilar, patrona del municipio, y a la cual le tienen dedicado un pequeño ermitorio al otro lado del río a los pies de la montaña; lugar donde se venera durante todo el año, excepto en los días grandes de las fiestas los cuales tienen a su patrona en la Iglesia.
 
 Ermitorio dedicado a la Virgen del Pilar
La orilla del río opuesta a la carretera, es decir su margen izquierdo, es todo un conglomerado de pequeños huertos, que por la fertilidad de las tierras de aluvión y la facilidad del riego, son verdaderas industrias de hortalizas, tubérculos, etc…
Las gentes de Libros tienen fama de ser buenos hortelanos y no es raro ver a algún agricultor vendiendo alguno de estos frutos a las orillas de la carretera que cruza el pueblo de un extremo a otro. También es famoso por la zona el buen pan y la repostería que se hacen en el horno de Libros, en una angosta calle a espaldas de la Iglesia.
El conjunto del caserío muestra a grandes rasgos las estructuras y edificaciones tradicionales de la zona, estando muy deteriorado en la zona trasera del pueblo, la que da a un pequeño valle encerrado también por grandes roquedales; en esta zona se contemplan viviendas abandonadas y muy dañadas por el paso del tiempo. Rincones que son testigos mudos de lo que fueron los pueblos, y que por ese mal endémico llamado despoblación han ido deviniendo en ruina y abandono.
 
 
Viniendo desde Teruel y antes de llegar a Libros, en la margen izquierda del río y de la carretera nacional 330, se encuentra la denominada Peña del Cid, llamada así por la documentación que asegura la presencia de un importante campamento del guerrero castellano en la zona; no es raro ver a grupos de expertos escaladores trepando por dicho y legendario risco.
 
 Peña del Cid
Así mismo también en el término municipal de Libros, y camino del pueblo de Riodeva, se encuentran los restos de las antiguas minas de azufre, que funcionaron desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX.  Allí se pueden observar las formas de vida por los restos de casas que quedan, hornos, edificios comunales, cuevas habilitadas como casas y una gran ermita en forma de cripta.
El poblado de las minas lo enseñan pidiéndolo en el Ayuntamiento de Libros
Dirección del Ayuntamiento: Paseo del Turia, 58
44132 Libros
Teléfono del Ayuntamiento: 978784001
Fax del Ayuntamiento: 978784001
E-mail del Ayuntamiento: ayuntamientolibros@hotmail.com

 
De igual manera con respecto a este tema, querría nombrar a mi buen amigo Julián Martínez Vilanait, vecino de Torrebaja y conocido popularmente como el francés, que con su gran habilidad y maestría ha restaurado varias de estas cuevas,  y las muestra con gran orgullo y satisfacción.
 
 Julián Martínez (fotografía obtenida del Blog de Alfredo Sánchez Garzón)
Quiero terminar este post bloguero a parte de recomendando la visita a este bello pueblo turolense, dedicándoselo a una libreña de excepción, a la que además quiero mucho; mi buena amiga Elisabeth Millán Gómez.

Elis Millán


viernes, 19 de octubre de 2012

TIEMPO DE MANZANAS EN EL RINCÓN DE ADEMUZ



 
 Otoño en el Rincón de Ademuz
Estimados/as amigos/as del blog, siempre cuando llegan estas fechas de acceso al otoño, me gusta dedicar una entrada al producto estrella que se cría en las tierras del Rincón de Ademuz, y digo estrella, porque es una especialidad de manzana que sólo se cría en esta comarca.
Me estoy refiriendo a la manzana esperiega. 
 
Es una variedad de bello porte, con gran colorido entre verdoso y amarillo, y un intenso brillo. Así mismo tiene un fuerte olor, suponiendo un excelente ambientador, que también se puede hacer con las mondaduras de su piel.
 
 Su floración es en plena primavera allá por los meses de abril y mayo.
 
 Manzanos en flor en Torrebaja
La carne de este tipo de manzana es de color blanca, con algunas fibras verdosas en su corazón, crujiente, muy jugosa y de sabor algo  entre vinoso y azucarado. Debido a sus características morfológicas, consistencia y textura, es un producto ideal para hacerlas asadas, otorgando en la casa ese característico perfume a hogar, que dura varios días después de haberlas asado…
A este tipo de manzana también se le llama helada, por la cristalización de su azúcar, lo que le otorga un sabor más intenso, dulce e ideal para todo tipo de repostería.
Su recolección empezará en unos días, desde finales de octubre hasta mitad de noviembre, llenándose los campos del rincón de agricultores y familias que toman la recolección de la manzana como una efeméride festiva.
 
Las tierras de cultivo del manzano esperiego por estar en las riberas de los ríos, son de las denominadas de aluvión, por lo que la riqueza nutritiva de éstas están más que garantizadas, así mismo no se les añade abonos químicos, pesticidas, etc... por lo que se trata de un producto totalmente ecologico.
La despoblación sufrida a partir de los años 60 del pasado siglo XX,  el envejecimiento de la población de la comarca y la irrupción de otras variedades de manzana foráneas, han conllevado a que el cultivo y comercialización de la manzana esperiega haya descendido de forma considerable, y en algunos pueblos rinconademucenses casi haya desaparecido; para revertir esta situación, allá por el año 2005, agricultores de la zona, y decidieron crear una  cooperativa (Vircoop), desde la cual han realizado toda una serie de actividades y protocolos para recuperar y conservar la manzana autóctona del rincón de Ademuz; en la actualidad se cultivan unas 27 hectáreas recogiendo una producción anual de unos 300.000 kilos; desde la Cooperativa Vircoop, se pretende doblar el terreno de cultivo y producción y aprovechar las zonas de regadío de las vegas de los ríos Ebrón, Turia y final del Bohilgues.
Con todo ello además de conservar y mantener a la manzana autóctona del Rincón de Ademuz, se pretende crear riqueza, puestos de trabajo, paisaje y aportar alicientes al sector turístico.
 Manzanos vega del Turia Ademuz
En esta dirección el Ayuntamiento de Torrebaja, en las últimas semanas ha puesto en marcha, un sistema de “bancos del suelo”; donde personas que tengas terrenos en barbecho, o abandonados, puedan ponerlas con bajos alquileres a disposición de otras personas que deseen cultivar la tierra y sacarle productividad, lo que supone un beneficio doble para arrendador y arrendatario; según los últimos datos de los que dispongo, más de quince personas ya se han puesto de acuerdo a través de este proyecto. (http://www.torrebaja.es/)

Panorámica de Torrebaja


En el siguiente enlace podéis obtener más información sobre las manzanas esperiegas, la Cooperativa Vircoop, incluso de cómo poder adquirirlas.
Si pasear por el Rincón de Ademuz en cualquier época del año es un puro placer, mucho más lo es cuando comienza la recolección de estos frutos y toda la comarca huele a manzana. Ya me lo contaréis.








martes, 16 de octubre de 2012

RECTIFICAR ES DE SABIOS. Las víctimas del metro y los informes inducidos.



 
 Concentración Víctimas del Metro de Valencia
El pasado día 3 de octubre de 2012, y como todos los días 3 de cada mes,  los integrantes de la Asociación de Víctimas del metro de Valencia se concentraron en la plaza de la Virgen, frente a la Puerta de los Apóstoles, para mostrar de nuevo al Gobierno Valenciano, que no se van a cansar de reclamar, indagar y esclarecer todo lo relativo al accidente del metro ocurrido en la línea 1 de metro-valencia el 3 de julio de 2006.
En esta concentración de octubre, las víctimas del metro leyeron un manifiesto, que no era otra cosa sino una carta para la Consellera de Infraestructuras, Medio Ambiente y Territorio, Isabel Bonig. 

 
 Isabel Bonig
Y es que desde la Asociación de Víctimas del metro se había remitido ya una carta en la que le dirigían a la Consellera una serie de preguntas, que en 24 de abril desde Conselleria se contestaron  de forma  un tanto vaga y ambigua… en esta carta la Consellera dijo: “reitero el compromiso y sensibilidad de mi gobierno en atender sus peticiones y aportar la máxima transparencia y rigurosidad a las cuestiones relacionadas con este lamentable accidente…” pero conforme sigue la carta se aprecia que todo ello es papel mojado.
Por ejemplo a la pregunta de que, ¿por qué si hizo un informe a todos los trabajadores y técnicos de Ferrocarriles de la Generalitat indicando lo que debían de decir y argumentar en la Comisión de Investigación de las Cortes Valencianas?, la Consellera se limita a decir que se hizo para: “dar a conocer al personal de la entidad ferroviaria, las características del funcionamiento de las Comisiones Parlamentarias…”
Es curiosa esta respuesta cuando el informe en cuestión es un listado de respuestas a posibles preguntas de los partidos de la oposición, donde además están las preguntas que haría el Partido Popular, y las respuestas que había que dar a cada una de estas cuestiones… así pues no parece una explicación de lo que es una Comisión de Investigación, sino más bien una estrategia para orientar en una sola dirección las pesquisas de averiguación.
En el mencionado informe se decían cosas como: “su objetivo en esta comparecencia debe de ser, le pregunten lo que le pregunten, y como se desarrolle, transmitir a los miembros de la Comisión que lo ocurrido el día 3 entre las estaciones de Plaza de España y Jesús en la  línea 1, sobre las 13 horas,  ha sido un accidente, cuya causa ha sido el exceso de velocidad y este exceso de velocidad no puede ser atribuido a ninguna deficiencia técnica, ni a ninguna dejación de responsabilidades, ni a ningún incumplimiento de acuerdos,  pues la línea 1 es segura…”
 
 Comisión de Investigación Cortes Valencianas
Sólo con este fragmento del informe dado a los trabajadores y responsables de Ferrocarriles por parte de la dirección y por ende del Gobierno Valenciano, muestra que de explicaciones de derecho político nada, y mucho de manipulación, tergiversación y coacción.
En la propia Comisión de Investigación se preguntó a la Gerente de Ferrocarriles de entonces, que a día de hoy sigue siéndolo… Marisa Gracia, si había utilizado los servicios de alguna empresa para asesoramiento del personal, a lo que contestó con toda la tranquilidad que NO… luego se ha comprobado que la intervención de Gracia en la Comisión de Investigación, había sido “tan brillante” como su gestión al frente de Ferrocarriles de la Generalitat.
 
 Marisa Gracia
Así pues la señora Bonig (Consellera del ramo) tiene en sus manos mostrar eso de la transparencia y rigurosidad de su Gobierno, anulando el resultado de la Comisión de Investigación, ya que el mismo fue inducido por el informe encargado por la señora Gracia, que haga dimitir a esta gran gerente por su nefasta gestión, mintiendo en un tema tan grave, donde ha habido cuarenta y tres fallecidos y cuarenta y siete heridos.
Y que se ponga a trabajar de manera ardua para que sucesos como estos nunca más se vuelvan a dar.
Ante cuestiones concretas, un buen gestor, un buen político debe de dar respuestas concretas, aplicando eso de que rectificar es de sabios, el señor Fabra y la señora Bonig, aún están a tiempo.
 
 El próximo día 3 las Víctimas del metro se volverán a concentrar esperando respuestas.






viernes, 5 de octubre de 2012

PATRAIX Y LORCA Solidaridad de ida y vuelta.



 


Como todos los años en torno a la festividad del 9 de octubre (día de la Comunidad Valenciana), la Asociación de Vecinos Patraix, organiza las fiestas populares del barrio, que por su calidad, y por su permanencia durante años, ya se han hecho un hueco en el calendario festivo de la ciudad de Valencia.
Cada año se homenajea a alguna localidad, o personaje ilustre, según cada calle; este año las fiestas están dedicadas a Lorca, ya que la calle dedicada a esta ciudad se encuentra en el extremo norte del barrio tocando con la Olivereta. Y junto a Lorca el homenaje se extiende a toda la Región de Murcia.
La dedicación  de las fiestas y el homenaje a Lorca, difiere de lo que se ha hecho otros años con respecto a otras ciudades o comunidades; y esto es así,  debido a todo lo sucedido en los últimos tiempos en la ciudad murciana; como todos recordaréis el 11 de mayo de 2011, la ciudad de Lorca sufrió dos terribles terremotos de 5,2 y 4,4 grados en la escala de Richter que arrebató la vida a  nueve personas, dejó decenas de heridos y una devastación generalizada de la que veinte meses después todavía no se ha recuperado.
 
 Problemas que debido a la última gota fría del pasado 28 de septiembre de 2012 se han vuelto a recrudecer por todo el daño que hicieron los más de 140  litros por metro cuadrado caídos en a penas un par de horas.
Así pues la Asociación de Vecinos de Patraix, tras visitar la ciudad de Lorca en varias ocasiones y comprobar in situ las grandes dificultades que están atravesando los lorquinos, ha organizado a lo largo del año desde el pasado 11 de mayo de 2012, y hasta el próximo 11 de mayo de 2013, un sin fin de actividades cuya finalidad es ayudar a los ciudadanos de Lorca que más están sufriendo las consecuencias de estas catástrofes naturales. 
(Aquí podéis informaros sobre todas las cuestiones: http://www.avvculturalpatraix.com/)
Y el máximo exponente de actividad como además es normal, va a llevarse a cabo durante las fiestas populares, con exposiciones sobre la ciudad de Lorca, que de alguna manera incentiven el turismo a esta ciudad, degustación de platos típicos, bailes regionales, etc…
 
En la tarde del domingo día 7 de octubre de 2012, se ha organizado lo que será el gran acto de homenaje, ayuda y apoyo a Lorca, y que no es otro, sino la realización de una gala benéfica, cuyos recursos irán destinados directamente a la plataforma de entidades cívicas y sociales que bajo el lema “todos somos Lorca” están ayudando y dando apoyo a los miles de ciudadanos que tanto han perdido y sufrido.
Esta gala que será a las 18:30 horas en la mencionada calle Lorca de Valencia, contará con grupos de música, cantautores, y asociaciones culturales que de forma altruista ceden su voz, sus dotes musicales y su tiempo a esta causa, nombres como:
  • Pau Alabajos
  • Emilio Solo,
  • “Arrop i tallaetes”
  • Carlos Enguix
  • Samuel
  • Julio e Ignacio
  • Edu Sánchez
  • Cuadro de baile “alborea”
  • Pablo Amor
  • Raúl Rubio
  • Asociación musical de tambores y cornetas G.A.R
  • Grupo tabalet y dolçaina “Tío Vaina”
  • Coros y danzas Virgen de las Huertas de Lorca
La entrada a la gala será de 5 euros, aunque el que así lo desee puede hacer un donativo en las siguientes cuentas bancarias:
  • Kutxabank: 2095 0571 00 9112161242
  • Banco Mare Nostrum (Caja Murcia): 0487 0361 02 2007001573
Es una bella iniciativa que además por el hecho de que surja de un barrio, que también sufrió una gran tragedia como el accidente del metro en julio de 2006, donde cuarenta y tres  personas resultaron fallecidas, da muestra que la sociedad no está tan adormecida como muchas veces se nos trata de decir, y que pese a la terrible crisis económica la solidaridad de los ciudadanos de a pié sigue en plena vigencia.
Solidaridad por otra parte que el pueblo de Murcia ya tuvo con la ciudad de Valencia allá por el año 1957, cuando nuestra ciudad sufrió una devastadora riada. 
 
VALENCIA  Puente de Campanar 14/10/1957
Desde Radio Juventud de Murcia, Adolfo Fernández comenzó a realizar varios sábados seguidos unas subastas radiofónicas a través del teléfono, que acabó en la gran gala benéfica denominada “Murcia por Valencia”; una subasta llevada a cabo en el teatro Romea de Murcia y que llevó a la participación de actores de primera fila como Carmen Sevilla o Vicente Parra, los cuales junto al mencionado Adolfo fueron los conductores de la misma.
 En esa gran subasta, se subastaron decenas de objetos por los que se pagaba mucho más dinero de su valor real; los “objetos subastados” más destacados fueron un pollino gris al que bautizaron como “Platero II”, cuadros de Joanquín Sorolla, un mantón de Lola Flores, o  el anillo pastoral del Arzobispo de Valencia Marcelino Olaechea. 
 
 Platero II en la Gran Subasta de Radio Juventud Murcia
Posteriormente en la ciudad de Valencia se construyeron varias barriadas para acoger a los miles de valencianos que lo habían perdido todo en la riada, a uno de estos barrios y en gratitud con el pueblo de Murcia se le denominó de la Fuensanta en honor la patrona de Murcia, la Virgen de la Fuensanta.

 
 Construcción barrio Fuensanta de Valencia

Así pues como podéis ver aquí se cumple ese viejo dicho de “hoy por ti y mañana por mí”.
Desde este blog, mi invitación a todos los que podáis a participar en esta gala benéfica, y mi felicitación más sincera a los integrantes de la Junta directiva de la Asociación de vecinos de Patraix, de la que tantos años he sido partícipe, a la Comisión por Lorca y sobre todo a su Presidente, mi amigo Toni Plá, que de nuevo dan muestra de un enorme corazón y una gran valía personal.
 Comisión por Lorca

 

miércoles, 3 de octubre de 2012

De peregrinaje en el XLII Septenario de Santerón.




 
 Vallanca (Valencia)
Desde 1718 y cada siete años, los días 16 a 26 de septiembre son sinónimo de festividad en la bella población de Vallanca, al noroeste de la comarca del Rincón de Ademuz (Valencia).
Y es que el 16 de septiembre de cada septenario cientos de personas acuden en romería a la ermita de la Virgen de Santerón. Una ermita ubicada en el término municipal de Algarra (Cuenca), y en el extremo más al sur de los denominados Montes Universales.
A caballo entre la historia y la leyenda, se cuentan por estos lugares que Vallanca sufrió una gran sequía, otros hablan de una gran epidemia de peste; fuera como fuese la cuestión es que según esta historia, las gentes del lugar acudieron a la Virgen a orar para que finalizasen estas calamidades, y al poco éstas desaparecieron, naciendo de ahí la tradición de esta romería y la fe en la Virgen de Santerón de las gentes de Vallanca.
Este año 2012, se ha celebrado el XLII septenario, y casualidades de la vida, el día 16 de septiembre me encontraba yo por las tierras del Rincón, por lo que en compañía de mis buenos amigos Alfredo Sánchez y Luisa Sendra me decidí hacer la peregrinación a Santerón en la mañana del domingo 16 de septiembre.
                                   
Salí de casa en Torrebaja a eso de las 7:30 pues había quedado con Alfredo y Luisa en las puertas de la Iglesia de Vallanca sobre las 8:00, ya que a esa hora partía la comitiva camino de Santerón; la mañana era fresca, rondaban los 8 grados, pero el raso del cielo pronosticaba un buen día.
Vallanca despertaba de una forma especial, el canto de los  pájaros, las campanas volteando anunciando que comenzaban las fiestas, las guitarras, dulzainas y tambores; así como el impecable engalanamiento de la villa, hacían de esos momotos de espera, un instante mágico y especial.
 
 
  
 

 

Al poco llegaron Alfredo y Luisa y en seguida anduvimos tras la comitiva hasta el paraje que denominan la Vega. Una inmensa chopera donde a la tarde cuando la Virgen viene desde su ermita se encontrará con los cientos de peregrinos venidos desde todo el Rincón de Ademuz.
Comenzamos la subida a Santerón, donde Alfredo me explicaba sus hipótesis teóricas en relación a que esta tradición tuviese un origen celta; y sobre los fundamentos de esa teoría de Jean Bertrand que dice que “un lugar sagrado sigue siendo sagrado
 incluso si la religión ha cambiado”; Alfredo me comentaba la original ubicación de la ermita de Santerón en la mitad de un valle a equidistancia más o menos parecida de siete municipios; la cuestión es que días después, Alfredo ha hecho un estudio más en profundidad sobre el tema, en el que se asientan sus argumentos y raciocinios y que les he dado publicidad a través del siguiente post bloguero:
El camino a Santerón desde la villa de Vallanca, comienza por una pista forestal que continúa hasta los altos de la Sierra de Santerón y que permite el acceso a la ermita con vehículo con una distancia de unos 18 kilómetros y que es por donde a la tarde los peregrinos bajan la imagen de la Virgen hasta Vallanca.
El trozo de camino que compartimos peregrinos andando y vehículos es un poco tortuoso, por el continuo polvo que levantan los coches. A los tres kilómetros aproximadamente desde el pueblo, el camino de herradura para los caminantes se desvía a la izquierda para ya no encontrarnos con vehículos hasta la zona de descanso y almuerzo donde de nuevo se mezclan las piernas humanas con las cuatro ruedas…

 
Alfredo me cuenta que antaño todo el mundo subía andando o con caballerías engalanadas para la ocasión, lo que en cierta medida hacía aún más auténtica la peregrinación.
 
(Fotografía de exposición de Vallanca antigua)
Tras la parada del almuerzo, comienza el ascenso de verdad, a través de un serpenteante sendero,  se inicia una gran subida que nos llevará hasta las estribaciones de la cima del monte Talayón (1601 metros), desde el que hay unas hermosas vistas de las Sierras de Tortajada, Javalambre y Escandón, y donde además se aprecia nítidamente todo el valle del Turia/Guadalaviar desde Teruel hasta el Rincón de Ademuz; a este punto llegamos todos jadeantes, pues el desnivel eso nos había proporcionado, pero la panorámica compensaba con creces.
 

 

 
 
 
 
Tras un receso de cinco minutos para beber agua y descargar un poco las piernas continuamos la marcha, ya por la otra vertiente de la sierra, apreciando desde aquí tierras de Castilla, y observando a la izquierda en la lejanía los dominios del marquesado de Moya, con su imponente castillo, la villa de Landete, o las estribaciones de la Sierra de Mira y de Talayuelas.

 
 
 
En una de esas atalayas al vacío, y junto al sendero, nos encontramos con una roca a la que denominan el perro, por el razonable parecido con un can, y donde todos cual japoneses en un museo, nos parábamos a fotografiar.
 
Por fin unos metros después observamos abajo en mitad de un extenso valle el eremitorio de la Virgen de Santerón.
 
 
Han sido tres horas y trece kilómetros de andar, pero que gracias a la buena compañía y a la belleza del paraje se han pasado sin a penas darte cuenta.

Junto a la sencilla ermita, y bajo el enorme nogal plantado a orillas del camino, cientos de personas departen sobre el transcurso del camino, toman algún tentempié y preparan sus tarteras para la posterior comida.
Son las 12:00 horas y comienza la multitudinaria misa, que hace pequeña a la ermita; La misa la ofició el párroco de Algarra (Cuenca), pueblo en cuyo término está la ermita de Santerón; y bueno el cura, era auténtico, con sotana incluida, lo que nos hizo ir a conocerlo tras la celebración de la misa, y aquí está la instantánea del momento…

 
Después y antes de comer, varios jinetes hicieron demostraciones varias con sus caballos, mujeres ataviadas con trajes regionales castellanos bailaron varias jotas; el ambiente festivo y sobre todo de amistad generalizada lo invadía todo.
 
Alfredo, Luisa y yo con unos amigos de éstos naturales de Vallanca, y de una amabilidad extrema, nos separamos hasta la sombra de un pino, pues el sol apretaba y allí entre todos compartimos los distintos manjares que portábamos en nuestras mochilas.
 
Los vallanqueros durante la comida nos contaron muchas cuestiones relativas a la fiesta, a otras peregrinaciones, o incluso a la riqueza medio ambiental del paraje donde se encontraba la ermita.
De igual manera nos contaron que hacía a penas tres septenarios, es decir veintiún años, la imagen de la Virgen se bajaba y subía por la vereda de herradura por la que habíamos accedido los caminantes, dejándonos perplejos por la dureza del camino; y entendiendo perfectamente que pese a haber más distancia por el camino de forestal se bajen y se suban por ahí las andas.
Sobre las 14:30, la imagen de la Virgen salió de su ermita, y a hombros de las gentes de Vallanca comenzó su andadura camino del pueblo; instantes después se hizo lo que se denomina censo del ajuar, donde se anotan las joyas y abalorios que acompañan a la imagen.
 
El camino de descenso se hace cantando, rezando, hablando, etc… habiendo ocho descansaderos donde los portadores hacen sus relevos y estiran los entumecidos músculos…

Yo en el instante que la Virgen salía de su ermita, me despedí de las gentes de Vallanca que también nos habían tratado y de Alfredo y Luisa, pues tenía que regresar pronto a Valencia, por lo que no hice el camino de retorno a Vallanca con la imagen de la Virgen, sino que me volví por la ruta de herradura por la que habíamos subido en la mañana.
Los trece kilómetros de vuelta prácticamente en soledad, pues sólo me encontré gente en el alto del Talayón y en las inmediaciones a Vallanca, me llevaron a reflexionar sobre muchas cuestiones; también me hacían pensar en las cientos de personas que habrían hecho esa ruta alguna vez, cada uno con sus pensamientos, peticiones, fe, esperanzas, etc… lo ancestral del recorrido, y la grandiosidad de la abrupta naturaleza.
Llegué a Vallanca, un poco cansado pero más que satisfecho de haber hecho la ruta, que sin lugar a dudas espero poder volver a repetir… terminé mi excursión a Santerón refrescándome en la magnífica fuente de la Teja junto al río Bohilgues, con la enorme complacencia de todo lo que había vivido.



 Desde aquí un fuerte abrazo a mis amigos Alfredo y Luisa, por ser como son.
 
 Y una felicitación a las gentes de Vallanca por tan magnífica fiesta y celebración, en el 2019 más y mejor.