miércoles, 28 de noviembre de 2012

Un paseo por Chequilla; la ciudad encantada del Señorío de Molina



 
 Panorámica de Chequilla
En muchas ocasiones os hablo de los parajes y pueblos que se comprenden en la histórica comarca del Señorío de Molina, en la parte más oriental de la provincia de Guadalajara; en este caso lo voy a hacer del que creo es uno de los pueblos con más encanto y belleza de toda la comarca, me estoy refiriendo a la villa de Chequilla.
 
Chequilla es una pequeña población de unos veinte habitantes;  situada a unos 1361 msm, en un promontorio en la margen izquierda del río Cabrillas, uno de los primeros afluentes que recibe el río Tajo.
Entre grandes pinares y frescos prados, se levanta el pueblo de Chequilla, que en sí mismo tiene una curiosidad y es que está construido en mitad de un conjunto de formaciones rocosas areniscas; es como si el pueblo estuviese en mitad de una ciudad de roca, al modo de las ciudades encantadas de la provincia de Cuenca, pero con otro tipo de materiales.
 

 
Rocas que en muchas ocasiones son las paredes y cimientos de las viviendas, o que incluso parecen rascacielos rasgando el “scayline” del caserío.
 

 

El pueblo es de pequeñas dimensiones, por lo que nada más entrar en el mismo ya se está en la plaza principal, presidida por una humilde iglesia del siglo XVIII, abocada a San Juan Bautista, y una caudalosa fuente de aguas realmente frías; entre ambas dos un chaparro olmo que tal vez por vivir en un lugar de tanta singular belleza, ha conseguido escapar a la grafiosis, siendo el ser vivo más viejo de la población y testigo mudo de todo lo que acontece.

                                                                  Plaza: Iglesia, fuente y olmo
En la tarde otoñal que visito Chequilla, el viento del cierzo que tanto gusta pasear por estas montañas del Alto Tajo hace presencia, obligándome a abrigarme y a pasear con gorro y bufanda inclusive, y es que en estas tierras del Señorío al llegar octubre y hasta bien entrado el 40 de mayo, las temperaturas son más bien frescas, siendo normal las heladas en las noches de todos esos meses.
 
Pero esa dureza del clima se acompasa al contemplar el fantástico patrimonio natural que envuelve al pueblo de Chequilla, con frondosos bosques de pino silvestre, y una fructífera vega que regado por la aguas del río Cabrillas, permite a los chequillanos proveerse de buenas hortalizas y verduras en los meses de primavera y verano. 
 

 
 

Antes de irme, y como no podía ser de otra manera, visité su particular plaza de toros, y es que en estos pueblos de Sierra Molina, la afición al toro lo es desde tiempo ancestral y en Chequilla cuentan con un coso distinto a todos los demás; el viento, la lluvia, la nieve y en definitiva el paso del tiempo, han construido a través del  desgaste y la erosión una perfecta plaza de toros rocosa, donde desde tiempos inmemoriales las gentes de Chequilla han celebrado sus festejos taurinos, adaptando los recovecos y cavidades, con maderas o incluso remolques de tractores que servían de gradería para el público en general. 

Salgo de Chequilla con los últimos rayos de sol;

  recordando al gran maestro José Antonio Labordeta que también estuvo por estas tierras con su país en la mochila, y que como no podía ser de otra manera también se quedó prendado ante belleza tal.
 http://chequillanos.blogspot.com.es/2008/05/vdeo-de-chequilla-un-pas-en-la-mochila.html
























4 comentarios:

Corpi dijo...

Vaya un pueblo hermoso. Me lo apunto.
Un saludo

Alfredo Sánchez Garzón dijo...

Oscar, ciertamente Chequilla, de cuyo nombre no había oído hablar, resulta un pueblo curioso, singular, bonito... Lo cierto es que uno no deja de sorprenderse al comprobar la cantidad de pueblos y lugares preciosos que hay en nuestro país -me refiero a España, claro-:un abrazo.

chequilla dijo...

Fantástico reportaje. Eso si, el "olmo" de la fuente escapó de la grafiosis básicamente porque es un chopo ;)

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Ups Chequilla gracias por la aclaración jajaj, yo habría jurado por las hojas que era un olmo.
Entre todos completamos estos post, y unos aprendemos de otros.
De nuevo muchas gracias, un saludo cordial.