miércoles, 25 de julio de 2012

UN PASEO POR EL VATICANO. (La Fe mueve montañas... de dinero).

 VATICANO

Hace tiempo encontré por internet una iniciativa popular que decía algo así: “Cambio tesoros vaticanos por comida para África…” a priori la iniciativa me parecía atractiva e investigué un poco la cuestión; se trataba de un joven  de nombre Alberto Juesas que pretendía no la acción literal de lo enunciado, sino la generación de un debate, una discusión y un análisis a través de las redes sociales, donde en cierta manera se ponga de manifiesto la incoherencia de una institución milenaria que supone un gran negocio para muchos.
Bajo la excusa de la buena fe de miles de personas, y así mismo aprovechando la debilidad humana, la Iglesia Católica ha ido creando un gran Imperio cuyo mayor exponente es el Vaticano.
Parece un poco incoherente hablar de austeridad, de ayudar a los necesitados, a los que nada tienen, y calzar de prada, viviendo rodeados de oro, mármoles y suntuosas riquezas.
Si bien es verdad que no toda la institución es así, hay cientos de religiosos y religiosas haciendo mucho bien a lo largo y ancho del mundo, sin querer olvidarme de las gentes que están en las misiones y que son verdaderos héroes y heroínas allí donde están.

Volviendo al tema del vaticano, hace unos días, tuve la ocasión de visitar este peculiar Estado, uno de los más pequeños del mundo, y a su vez uno de los que mayor renta por cápita tiene…
Fuimos un grupo de seis amigos; hicimos una gran cola para poder entrar a lo que se denominan Museos Vaticanos, una fila cuádruple en la que estuvimos casi tres horas; la entrada haciendo esta cola valía 15 euros, y no te daban ni folleto ni nada, sólo una entrada con un pequeño grabado de la famosa pintura de Rafael, “La Escuela de Atenas”.
 Filas para acceder a los Museos Vaticanos
Pero si pagabas 50 euros, te librabas de hacer cola ninguna, te ponían un guía y después desde los Museos Vaticanos te colaban directamente a la Basílica de San Pedro…  ¿será por eso que se dice que los caminos del señor son inescrutables?
Una vez que entras en el pequeño y rico Estado tras ver en una pantallas imágenes de Benedicto XVI, tan elegante y coqueto como siempre…pasas varios controles donde comprueban que nos lleves ningún objeto peligroso, armas, etc… y sobre todo el decoro en el vestir, nada de ir de corto, o enseñar rodilla, y la chicas hombro y escote tapado… no vaya ser que algún monaguillo se excite…
 
 Benedicto XVI
Tras este protocolario trámite por fin comienzan los denominados Museos Vaticanos; galerías y galerías llenas de verdaderas obras de artes, joyas, pinturas, esculturas, tesoros varios que desde luego son todo un revulsivo para los sentidos. Puedes estar perfectamente todo un día y no terminar de verlo.
 
 
 
 
 
  

 
 

Una curiosidad a lo largo y ancho de la ciudad de Roma hay centenares de fuentes bebedero de una gran calidad; esto no pasa en el Vaticano, donde a penas hay fuentes y el agua de los baños es “no potable”, solución a comprarla en las cafeterías varias que hay, y es que como se suele decir la pela es la pela, y a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César…
La visita a los Museos concluye con la visita a la Capilla Sixtina; casi sin darte cuenta tras bajar unas escaleras te plantas en el altar mayor de la misma.


  Exterior Capilla Sixtina
La verdad es que vale la pena verla al menos una vez en la vida, por fuera no te imaginas lo que su interior atesora. No se podían hacer fotos, ya que el Vaticano vende excepcionales postales de la misma…; pero lo cierto es que los españoles, tal vez porque estaba en inglés y en italiano todos hacíamos decenas de fotos… ya sabéis que aquí se lleva mucho eso de “hecha la ley, hecha la trampa…”


 
 
Los pobres, los que hacíamos cola y pagábamos 15 euros debíamos volver a salir, y dar toda la vuelta al pequeño Estado y de nuevo  soportar una imponente fila para acceder a la Basílica; los que habían pagado 50 euros los bajaban directamente por un ascensor…; por cierto este trayecto rodeando el Vaticano, está lleno de pedigüeños y personas tullidas tiradas por los suelos produciendo una sensación contradictoria con toda la riqueza que hay al otro lado de los muros.
La Basílica cuya descripción podría definirse a través de adjetivos como colosal, inmensa, bárbara, etc…es una verdadera joya artística que desde luego no deja indiferente a nadie, destacando sus dimensiones, sus suelos, y las esculturas de los diversos Papas inhumados en las paredes de la misma.
 
 
 
A todos nos impresionó la escultura de la Piedad de Miguel Ángel, el cuerpo momificado de Juan XIII, las grutas Vaticanas con las tumbas de decenas de Papas, o el baldaquino sobre los restos del Apóstol San Pedro. Con gran dosis de ironía argumentábamos, cuanta sobriedad, sencillez y austeridad…
 
 
Mirando la Basílica de frente en su parte derecha había otra inmensa cola; ésta era para subir a los tejados de la misma donde hay cafeterías y tiendas de souvenirs, así como para subir a la cúpula. La subida valía 5 euros si lo hacías andando y 7 euros si subías en ascensor hasta los tejados de la Basílica. Aquí el grupo nos dividimos, pues habíamos leído en una guía que la escalera era angosta y nada recomendable para las personas que sufrieran de claustrofobia, así pues que de los seis sólo subimos dos. Efectivamente pagamos nuestros 5 euros y subimos andando... y como muy bien decía la guía el último tramo acongojaba un poquillo, eso sí las vistas que desde allí se procesaban de toda la ciudad hacían válido el esfuerzo de los quinientos cincuenta y uno escalones.
 
 
 
 
 
 
Así pues esta es mi humilde reflexión sobre la belleza y riqueza del lugar y sobre la total incoherencia con respecto a todo lo que se dice, se argumenta y se predica desde las instituciones que se acogen bajo estos lujosos techos; Pido disculpas si con este post y con mis irónicas reflexiones he ofendido a alguien, desde luego no va dirigido contra los creyentes, practicantes, etc… los cuales me merecen el máximo respeto, sino contra una élite que más bien poco o nada tienen que ver con lo que hacía y decía el revolucionario Jesucristo; y que en el caso de que los conociera, estoy seguro que se repetiría el pasaje de la Biblia donde Jesús hecha a los mercaderes por haber convertido el Templo en una cueva de ladrones.
 






































3 comentarios:

ibso dijo...

Cuando estuve me maravillé con su esplendor y a continuación sentir una profunda tristeza por haber creído su idiosincrasia y que resulto solamente una forma más de hipocresía. Entonces todo lo que vi se quedo en nada.
Saludos
ibso

Juanjo Rubio dijo...

Cuando yo estuve, pensé en todo lo que ví y en todo lo que esconderían. Y luego piden limosna para el pobre...

Carla Mendez dijo...

Hola
Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes de leer sobre crítica y puntos interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
Si estás de acuerdo házmelo saber.
PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
Carla.