miércoles, 4 de julio de 2012

SEIS AÑOS DEL ACCIDENTE DEL METRO DE VALENCIA. (43 muertos + 47 heridos = 0 responsables)


 
Ayer de nuevo día 3 de julio; se cumplen seis años del mayor accidente de metro jamás ocurrido en nuestro país, en donde perdieron la vida 43 personas y otras 47 resultaron gravemente heridas.
Eran en torno a las 13 horas del 3 de julio de 2006, cuando un convoy de la línea 1 de metro Valencia, entraba en la Estación de Jesús, (esa que años después el gobierno de Rita Barberá ha cambiado de nombre, tal vez con la intención de borrar la memoria…), el tren tomaba la curva que discurre bajo las calles de San Vicente y Roig de Corella al doble de la velocidad recomendada para el tramo, lo que hizo que volcase y se produjese el fatal desenlace.
Muchas habían sido las denuncias sobre las deficiencias y la peligrosidad de este tramo de la línea, se decía que traqueteaban mucho los convoyes, y las quejas habían venido por parte de usuarios del metro, sindicatos, trabajadores, etc… pero nadie había hecho nada. A los pocos días de la tragedia se colocó una baliza que en caso de situación parecida frenaría el tren… una baliza que costaba 3000 euros, pero como siempre pasa, se puso después de haber ocurrido ya una gran tragedia.
Desde entonces hasta hoy, seis años después, los familiares y las víctimas del accidente del metro han sido un estorbo para los dirigentes gobernantes tanto en el Ayuntamiento de Valencia como en la Generalitat Valenciana que siempre han tratado de acallarlos con desprecios continuos.
 
 Actos conmemorativos sexto aniversario
Camps alardeaba que los llevaba en el corazón pero nunca fue capaz de recibirlos, Fabra los recibió para anunciarles que no abriría ninguna Comisión de Investigación sobre el suceso en las Cortes.
Años después del accidente se ha descubierto que metro valencia suspendía una y otra vez en materia de riesgos laborales, y que a la pantomima de Comisión de Investigación en las Cortes Valencianas que se hizo días después del accidente y la cual duró cuatro días, Ferrocarriles de la Generalitat aleccionaba a los comparecientes de qué y como debían argumentar, echando la culpa de lo sucedido al conductor, también fallecido en el accidente.
 
Nadie dimitió, nadie respondió de nada; todos tenían mucha prisa pues a los pocos días venía Benedicto XVI, y todo tenía que estar preparado para mostrar al mundo que en la Comunidad Valenciana atábamos los perros con longanizas…, luego resultó que de esta visita, presuntamente también sacaron tajada muchos de los que se atreven a despreciar a las gentes del metro.
Por la presión vecinal Barberá se vio obligada de erigir un monolito a la víctimas…, mejor que no hubiese hecho nada, una especie de pipi can escondido para que nadie vea ni recuerde nada, cuyas letras ya están prácticamente inteligibles.
Pero cuando se tiene razón, y la verdad está por delante, pese al machaque continuo surge la fuerza necesaria para seguir luchando por lo que creen, por saber la verdad de lo que realmente ocurrió, por saber donde está la caja negra del convoy, por saber por qué desde FGV se aleccionaba a las personas, por qué no se cumplían con los convenios de riesgos laborales, por qué nadie dimitió, etc… A día de hoy seis años después las víctimas del metro y miles de valencianos con ellas, seguimos esperando respuestas.
Mientras tanto los responsables políticos valencianos siguen dando muestra de su falta de capacidad y aptitud para los cargos que ostentan.
Y las víctimas del metro siguen dando muestra de su ejemplo de vida, de ser y de vivir. 
 
 Beatriz Garrote (Presidenta Asociación Víctimas del metro)
Como os decía antes, seguimos esperando respuestas…

1 comentario:

Mila dijo...

Gracias Oscar por tus palabras!!!!