martes, 12 de junio de 2012

EL SALTO DE LA NOVIA. (Una gran historia de amor en un precioso entorno natural)


En el interior de la provincia de Castellón, a unos 60 kilómetros de Valencia y a 69 de Castellón, se encuentra la localidad de Navajas, la cual en plena comarca del Alto Palancia, es muy conocida por las casonas y palacetes de la alta burguesía valenciana de finales del siglo XIX y principios del XX, por la grandiosidad de su olmo centenario y por los impresionantes parajes que la rodean, sobre todo en torno al río Palancia, al paraje del nogueral, y al denominado espacio del “Salto de la novia”, donde la leyenda, la naturaleza y la belleza realizan un compendio que supone todo un revulsivo para los sentidos.
Gran olmo de Navajas
Y es precisamente de este lugar, del “Salto de la Novia” de que os quiero contar: 
Dice la leyenda que en este lugar donde el río Palancia se estrecha entre grandes piedras en mitad de una profunda garganta, era tradición de la villa, que las mujeres que iban a contraer matrimonio, antes de celebrar el mismo debían saltar el río en ese preciso lugar, siendo dichosas aquellas que consiguieran saltarlo, y desdichadas las que cayeran al agua. 
Así pues en una ocasión la novia saltó y cayó en medio de un remolino del río; el novio al ver que ésta se estaba ahogando se tiró a rescatarla, siendo presa también del mismo remolino, al poco ambos dos abrazados yacían muertos... Desde entonces a este lugar se le mezcla la tristeza con el enigma de haberse convertido en el escenario de una gran historia de amor.
Junto a las piedras baja una cascada de más treinta metros de altura que se le denomina del Brazal, y que vierte al Palancia las aguas sobrantes de las acequias de riego, unos metros río arriba hay otra cascada de similares características.
El lugar es un sitio ideal para el recreo y el esparcimiento, sobre todo en la época estival donde se puede aderezar con el baño en el propio río Palancia, o d una estimulante ducha bajo la gran cascada.
Al paraje se accede desde el propio pueblo de Navajas, por una estrecha carretera, arbolada, con varias fuentes y miradores al río, lo que su tránsito la convierten en un paseo muy agradable.
Desde aquí os recomiendo la visita al lugar, ya me contaréis.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No conocía la historia, aunque si el lugar y desde luego que recomiendo su visita, así como al pueblo de Navajas. Gracias por hacerme recordar mi estancia en este pequeño pueblo de hace unos pocos años durante una semana en verano. Posiblemente este año haga una parada allí. Saludos desde Murcia.
JD