miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL GIRALDO "El más Ilustre molinés"

Convento de San Francisco y Torre del Giraldo

Estimados/as amigos/as del blog, hoy quiero presentaros a un “personaje” de Molina de Aragón (Guadalajara), bueno realmente más que un personaje es un objeto, pero que por su forma humana y por su nombre, se considera como uno más del pueblo.
Y es que este personaje desde hace varios siglos y desde las alturas de su pedestal, es testigo mudo de todo lo que acontece en la capital del Señorío.
Giraldo frente al castillo - alcázar de Molina de Aragón

Os estoy hablando del Giraldo; una veleta que corona la torre barroca del antiguo Convento de San Francisco.
Antigua Iglesia de San Francisco hoy Casa de la Cultura

La quinta y penúltima Señora de Molina, Doña Blanca Alfonso de Molina, que según cuentan las crónicas fue una mujer en la que recayeron todas las virtudes que la raza humana puede atesorar, desde la belleza y la afabilidad, a la valentía y la inteligencia; mandó construir allá por el Siglo XIII, una Iglesia y Convento al otro lado del río Gallo, accediendo hasta allí por el singular puente románico con el que cuenta Molina.

Doña Blanca Alfonso de Molina

Puente románico

Posteriormente en el Siglo XVII, se levantó la torre de estilo barroco, sobre el que se apoya el Giraldo, y que así mismo ha dado nombre a toda la torre.

Allá por el año 1972, se hizo una profunda restauración de toda la torre, pues las inclemencias meteorológicas, muy extremas en esta zona y el paso del tiempo la habían deteriorado mucho.

El ocaso del día frente al castillo - alcázar de Molina

Así pues el Giraldo “el más alto de los molineses”, es el primero en percibir cuando viene el frío viento del norte, al que por estas latitudes llamamos “cierzo”, o cuando torna del sur lo que conlleva la subida de las temperaturas.

Es una veleta confeccionada en madera de sabina, y que mide unos 3 metros, atravesada en toda su largura por un barrón que la asienta con seguridad en la torre de la antigua iglesia de San Francisco, convertida en los albores de la democracia en la Casa de la Cultura.

El Giraldo (pinchar sobre la foto para ampliar imagen)

En su mano derecha nuestro Giraldo sujeta una enorme bandera agujereada según cuentan por tiros realizados para comprobar la puntería y pericia de los soldados en diversas contiendas, y una cruz que remata al propio banderín; mientras que su brazo izquierdo en postura de jarra, da muestra de un formal castizo molinés.
Plaza de San Francisco Molina de Aragón

Así mismo el Giraldo luce un esbelto sombrero que en sus orígenes no portaba; allá por el año 1909 un escalador y acróbata valenciano de nombre Francisco, que con la sola ayuda de su pericia, de varias maromas y una escalera de mano, fue capaz de encaramarse a la cúpula de la torre y trepar por nuestro gigante de madera, lavándole la cara y colocándole un sombrero; todo ello según cuentan las crónicas con la compañía de los acordes de varios tambores y cornetas y la totalidad de la población que no quiso perderse tal efeméride. Por aquel trabajo cobró 70 pesetas que pagó el Ayuntamiento de Molina, y la voluntad de los testigos que echaban en varias gorras que se pasaron.


La historia se repitió hace unos años, pero de forma muy distinta; tras un temporal de mucho viento, el Giraldo se quedó sin sombrero; desde el Consistorio molinés, se pusieron en contacto con mi padre que es herrero, y éste le hizo uno nuevo aprovechando un viejo brasero. Pero en este caso la colocación del sombrero fue mucho más fácil y segura, la llevaron a cabo los integrantes del Cuerpo de Bomberos de la Diputación de Guadalajara con una larga escalera, generando de nuevo gran expectación.

Entre la niebla yergue la esbelta torre del Giraldo

Sin lugar a dudas es uno de los símbolos de Molina de Aragón, sobre el cual también giran leyendas sobre su rivalidad con la otra veleta famosa de la comarca, el Mambrú de Arbeteta, (http://blogdeoscarpardodelasalud.blogspot.com/2010/02/mambru-se-fue-arbeteta.html), por conquistar “el corazón de la giraldilla de Escamilla. O sobre sus romacnes a través de los vientos con la lejana Giralda de Sevilla.

Giraldilla de Escamilla (Guadalajara)

Si vais por Molina no dejéis de visitar a nuestro molinés más ilustre, ya me diréis que os cuenta.

9 comentarios:

Jose Vte. dijo...

Oscar, como siempre me sorprendes con visiones y anécdotas de pueblos y lugares pintorescos. Dan ganas de perderse por aquellos lugares. Incluso en los que como en éste de Molina de Aragón, de la sensación de hacer un frio que pela.
Supongo que es tu pueblo así es que enhorabuena.

Un fuerte abrazo y que pases un buen fin de año y que el que viene esté lleno de salud y trabajo.

Marina Calatayud dijo...

Qué bonita historia y qué relato tan delicioso haces de ella.
Óscar, cómo se nota lo muy del pueblo que eres, te lo dice una pueblerina orgullosa de serlo.
Besos!!

Alfredo Sánchez Garzón dijo...

Preciosa historia y entrañable personaje éste de Molina de Aragón; ya me gustaría a mi tener uno así en Torrebaja... Un abrazo y ¡¡¡Feliz Fin de Año!!!

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Hola José Vicente gracias por tus palabras, se trata de Molina de Aragón, pueblo del cual soy natural y pasé mi infancia. Es una tierra fantástica de gentes nobles y trabajadores, te recomiendo una vista a la zona verás como no te defrauda, eso sí te aconsejo que mejor hacia la primavera o el verano… Un abrazo

Amigo Alfredo es un honor para mí que participes en el blog, me alegro que te guste, tenemos pendiente el viaje de toda la familia a Molina, a ver si de esta primavera no pasa.

Hola Marina, claro que sí, muchas veces digo de cachondeo eso de “nosotros semos de apueblo”. Y aunque ya no llevo la boina enroscada, que a gusto me siento cuando estoy tanto en Molina como en Torrebaja (pueblo de mi madre)

Un fuerte abrazo.

Migue dijo...

Hola Oscar, me ha gustado leer en tu blog sobre "El Giraldo"
Yo hace años que cuento una anécdota que supongo que será cierta, por lo menos así me lo contaron.
Dicen que al bajar "EL Giraldo" para restaurarlo después de más de 100 años soportando fríos, calores, lluvias, nevadas y todas las demás inclemencias del tiempo, se encontraron que estaba casí perfecto, que solo había que hacerle un mínimo tratamiento. Yo esto lo cuento cuando visito algún sabinar con amigos o vecinos, y para darles a entender las características de la madera de este manífico árbol.
Un saludo y "a las barricadas"

Migue dijo...

Me ha gustado tu artículo sobre "El Giraldo"
Yo cuento una historia sobre este personaje que me contaron y que doy por buena. Dicen que al bajarlo para restaurarlo después de más de 100 años expuesto a las duras condiciones climáticas estaba casí perfecto, solo hizo falta un mínimo tratamiento.
Esto lo cuento caundo visitando algún sabinar con amigos o vecinos hablamos de la madera de esta magnífico árbol.
Saludos Oscar y "a las barricadas"

Migue dijo...

Me ha gustado tu artículo sobre "El Giraldo"
Yo cuento una historia sobre este personaje que me contaron y que doy por buena. Dicen que al bajarlo para restaurarlo después de más de 100 años expuesto a las duras condiciones climáticas estaba casí perfecto, solo hizo falta un mínimo tratamiento.
Esto lo cuento caundo visitando algún sabinar con amigos o vecinos hablamos de la madera de esta magnífico árbol.
Saludos Oscar y "a las barricadas"

canela988 dijo...

Hola Óscar, estupendo articulo ya lo conocía lo leí en la web. Me alegra ver información de esta tierra que no es la mía pero en la cual paso unos días en verano desde hace años. El hecho de crear un blog de estas características era dar a conocer esta tierra poco conocida y casi nada transitada, desde mi humilde opinión.
A ver si con tema del Parador se consigue reactivar la zona que le hace falta.
La verdad es que tengo otro blog en el cual hay una miscelánea de los temas que me interesan gustan que son muchos, sobre todo viajes y es al que le dedico más tiempo. Te dejo el enlace por si estas interesado en temas como el Modernismo Catalán.
Estupenda entrada. Un saludo desde BCN
http://imgenespngymuchoms.blogspot.com.es/search/label/Modernismo%20catal%C3%A1n

Anónimo dijo...

Sin los agujeros de la capa la veleta no giraría. Pura física.

Gran artículo