jueves, 30 de junio de 2011

EL EMBARGO DEL "MIGUELETE"...




El Código Civil, es una norma del siglo XIX, adaptada y reformada en parte, pero con muchos de los principios y usos de esta época; pues bien en muchos de sus preceptos, cuando se refiere a aspectos de filiación, o derechos reales (cosas y bienes), habla de cuidarlos con la diligencia de un buen padre de familia.

Ahora imaginar, una familia, en la que el descontrol, la mala administración y en cierta medida el despilfarro irresponsable, han llevado al abismo económico su supervivencia; hasta el punto tal, que en las tiendas ya nos les venden ni el pan, pues saben que no lo pagarán; les amenazan con cortar la luz, el agua e incluso con desahuciarlos de su vivienda…

¿Qué os parecería si esa familia, en vez de recabar en la austeridad y el ahorro, y ante esta situación tan complicada decidiese marchar de vacaciones a un complejo hotelero de lujo, con independencia de que cuando regresen tal vez ya les hayan embargado la casa?

Seguramente me diríais que son unos irresponsables, con los cuales no querríais tener ninguna relación, al menos contractual o económica. Y desde luego que la diligencia de un buen padre de familia que marca el Código Civil, aquí brilla pero por su ausencia.

Pues bien, esa Familia se llama Comunidad Valenciana, y el “diligente padre” Francisco Camps.

La Generalitat, debido al despilfarro, sobre costes varios , y dineros repartidos en presuntos casos de corrupción, dígase Fabra, Brugal o Gürtel; no puede hacerse cargo de los pagos corrientes hasta el punto que nuestros Juzgados y Tribunales, no pueden notificar las resoluciones, autos o providencias porque ni correos nos vende los sellos.

Las compañías eléctricas cortan la luz del tranvía de Alicante por las mismas cuestiones.

El dinero que viene del Gobierno Central para la Ley de Dependencia, lo gastamos en buenos ágapes para los exclusivos participantes de la Copa América.

Las nóminas de los funcionarios públicos autonómicos se retrasan, así como las pagas extras.

El material en las escuelas públicas y también en los centros de salud, (Competencia Autonómica) también empieza a escasear.

Pero el diligente padre de familia se quiere ir de vacaciones al complejo hotelero de lujo, ¿cómo? Quiere más Fórmula 1; con independencia de que no deje tantos recursos a la ciudad y a la comunidad, como gastos e incomodidades reporta.

Con independencia que pese a ser una alto coste, sólo dure un fin de semana al año, con independencia de que a menos de 15 kilómetros tengamos el circuito de Cheste, con independencia de que causa cantidad de molestias a los vecinos y vecinas de Valencia en general, y de los barrios marítimos en particular… quiero hacer mención en este caso al cartel que el Ayuntamiento puso en el Cementerio del Grao, anunciando que estaría cerrado durante los días de la Fórmula 1, rollo, “prohibido morirse hasta el lunes…”

Cementerio del Grao cerrado por la Fórmula 1

En fin, volviendo al mundo del derecho, creo que Francisco Camps, debería ser declarado incapaz para gestionar el dinero público de los valencianos.

Como esto no cambie, y este tipo siga mucho tiempo más ahí, al final nos van a embargar por impago hasta el Miguelete.

Torre del Miguelete (Catedral de Valencia.

4 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Parece ser el sino de la derecha. Pedir contención del gasto cuando son oposición y dspilfarrar cuando gobiernan.
Salud, República y Socialismo

El Sapo dijo...

Pero... ¿qué importa eso si conseguimos superar a los catalanes en una cosa más y hasta les quitamos la F1? Eso sí que enardee a las masas "nos envidian en una cosa más en la que les superamos" (sic), mentario de enfervorecido Valentziale en Las Provincias. Los valencianos somos un pueblo fallido.
saludos desde la charca

Jose Vte. dijo...

El ejemplo que has puesto es el que siempre se me ocurre cuando le echan todas las culpas de las múltiples deudas que arrastra el gobierno de Camps, culpando al gobierno central por que no tiene en cuenta el aumento de población. (lo mismo que en casi todas las autonomías, dicho sea de paso, y recordar que cuando gobernaba Aznar, no se lo pidió en ningún momento, y ya había aumentado en más de medio millon de personas).

Si yo cobro 1000 euros y considero que me merezco 1500 que mi jefe no me paga. Muy inconsciente seré si me gasto 1800, y le echo la culpa al jefe por no pagármelo. Primero los cobro y luego los gasto, no al revés.

Acertado análisis, lástima que la gente siga en esa ceguera victimista.

Un abrazo

María dijo...

Descubro tu blog, y volando por tu blog he llegado hasta aquí hojeándolo.

Saludos.