viernes, 4 de febrero de 2011

LAS VÍCTIMAS DEL METRO DE VALENCIA SIGUEN BUSCANDO LA VERDAD DE LO OCURRIDO


Como casi todos los días 4 de mes, en este humilde blog os cuento otra de las tristes historias que se dan en nuestra querida Valencia y que desde luego no veréis en Canal Nou (la televisión pública valenciana). El pasado día 3 de febrero como todos los días 3 de cada mes los miembros de la Asociación de Víctimas del Metro del 3 de julio, se volvieron a concentrar en la plaza de la Virgen de Valencia, para entre otras cosas recordar a los valencianos el trágico accidente que ocurrió en la línea 1 de metro valencia allá por el 3 de julio de 2006, por una manifiestas deficiencias en la seguridad de la línea, y que costó la vida a 43 personas y graves heridas de otras 47.

Y es que también para este tema hay que hacer uso de la denominada memoria histórica para recordar la gran injusticia que se está haciendo con estas familias a las cuales las autoridades valencianas no se han dignado ni a recibir, pese a que Francisco Camps siempre dice llevarlas en el corazón.

Los integrantes de la Asociación de Víctimas del metro, no piden dinero, ni homenajes, ni grandes elocuciones por parte de nadie; lo único que quieren porque así lo precisan y necesitan es saber la VERDAD, una verdad que Camps y el PP valenciano les niegan, una verdad que tal vez se conseguiría si apareciesen los libros desaparecidos; una verdad que muchos trabajadores de Ferrocarriles de la Generalitat conocen, pero que no se atreven a denunciar por revanchas, una verdad que desde luego no se logró averiguar con la comisión de investigación más breve de la historia del parlamentarismo español, y que como no, se dio en las Cortes Valencianas.

Ahora estas autoridades inmorales han cambiado el nombre de la Estación de metro donde acaeció la tragedia, tal vez para así borrar ya del todo la memoria.

Así pues, por todo ello, por justicia, por dignidad, por cariño a los integrantes de esta asociación, siempre que tenga ocasión recordaré la triste tragedia que ocurrió en mi ciudad y en mi barrio el 3 de julio de 2006, y la vergonzosa actitud que llevaron a cabo los gobernantes valencianos, y en concreto Rita Barberá y Francisco Camps; espero que nunca ellos tengan que pasar por el calvario que están pasando los miembros integrantes de esta Asociación.

1 comentario:

El dinosaurio dijo...

¡Qué asco de PP!

Es indignante que ni se despeinen.