domingo, 9 de enero de 2011

LOS NIÑOS DE LA GUERRA NOS DEJAN HUÉRFANOS



Hace unos días fallecía la que había sido muchos años compañera en la Asociación de Vecinos Patraix, y un gran ejemplo de ser y de vivir, hablo de Petra Florido, la cual siendo una niña, tuvo que presenciar, como la represión franquista asesinaba a su padre y hermano, simplemente por tener unas convicciones políticas.

Esta tragedia hizo de Petra, ser una mujer incansable, luchadora, idealista, con una capacidad de trabajo, de aprender y de superación, que causaba perplejidad y entusiasmo.

Siempre de buen humor, acudía a donde apreciaba que había una injusticia, un desaguisado, o una tristeza, para con su capacidad y experiencia intentar resolver los problemas, o paliar sus efectos.

Tras una larga enfermedad, unos días antes de fallecer, aún estaba reclamando y pidiendo ayuda, porque los beneficios de la Ley de Dependencia no llegaban. (Recordar el boicot que desde la Generalitat Valenciana se está haciendo a la aplicación de esta ley).

Ayer los valencianos despedíamos a otra de estas mujeres ejemplares, Angelita Cuesta, y hace un par de meses también se nos fue su hemana Carmen Cuesta; ambas hermanas compartieron celda con la conocidas como 13 rosas.

Acabada la guerra, las hordas franquistas, aprehendieron a decenas de jóvenes, que habían conformado las Juventudes Socialistas; la cosa resultó fácil debido al sucio trabajo llevado a cabo por un policía infiltrado en la organización, y porque durante la guerra no se destruyeron los archivos con las fichas de todos los afiliados.

Entre esas decenas de jóvenes detenidos, se encontraba un grupo de trece mujeres, que fueron conducidas a la cárcel de mujeres de Ventas, donde se afinaban más de 4000 presas, pese a que esta prisión se había construido para retener a 450; y que popularmente se las conoció como las 13 rosas.

A los pocos días de la detención de todos estos jóvenes de las Juventudes Socialistas, se sucedió el asesinato de un Comandante de la Guardia Civil, Isaac Gabaldón, (responsable del archivo sobre el comunismo y la masonería, y que el ejército franquista había ido conformando mediante el expolio). En respuesta a este asesinato y como represalia, los jóvenes Socialistas, fueron torturados y sometidos a decenas de vejaciones, así mismo se simuló un juicio, en el que 56 integrantes de esta organización fueron condenados por el Tribunal Militar a penas de muerte por: “intentar reorganizar a las Juventudes Socialistas y al Partido Comunista, con el fin de acometer actos delictivos contra el orden social y jurídico de la nueva España”.

En Agosto de 1939, (4 meses después de haber acabado la Guerra Civil) fueron fusilados los 56 miembros de las Juventudes Socialistas, entre los que se encontraban las 13 rosas.

Las vidas de Carmen y Angelita Cuesta, y la de Petra Florido, fueron como la de tantos y tantos españoles, hombre y mujeres que fueron víctimas de un terrible conflicto bélico, y de la dura represión que le sucedió; que con su valentía, esfuerzo, decisión y coraje, hicieron como se suele decir de tripas corazón, llevando su pena, pero luchando por un mundo mejor, que dejarían a sus hijos y a todos nosotros.

Por desgracia todas estas personas entrañables, se nos están marchando, y casi sin darnos cuenta nos estamos quedando huérfanos de estos sabios de la vida, de los que tanto tenemos que aprender, y sobre todo imitar.

No olvidemos lo que ha costado que llegue la democracia a nuestro país, y la de gente que se ha quedado por el camino, por eso mi reflexión última es que sigamos luchando por los derechos y las libertades públicas, y que no caigamos en el desánimo, en la desidia, o en el pasotismo.

Y a estas grandes personas, sólo decirles que gracias.

A mi amiga Petra, que nunca la olvidaré, y que ha sido un verdadero placer conocerla.


6 comentarios:

severino el sordo dijo...

Como tu amiga Petra nos van dejando los ultimos testimonios vivientes de aquella dura epoca,se van en muchos casos sin haber visto un atisbo de justicia hacia todos aquellos que vieron perder su vida por concedernos algo de libertad,por eso debemos esmerarnos en valorar lo que costo tanto conseguir y que en estos tiempos se pierde tan facilmente,un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Fueron un ejemplo para todos los democrátas, ahora solo queda tratar de dignificar su memoria.
Salud, República y Socialismo

El dinosaurio dijo...

Vaya, casualmente también yo echo la mirada al pasado para hablar de tiempos más injustos.

Un saludo.

buda dijo...

Que sus nombres no se borren de la historia.

Un besico

Maritoñi dijo...

Buena entrada, Oscar.

Y buena peli, 13 rosas.

Besos con azúcar glasé

Anónimo dijo...

Oscar, creo que deberias enviar este articulo al Patraix viu, es muy emocionante y los que conocimos a Petra como yo meidentifico con ella. Yo estaba preparando un articulo pero no se si lo acabare con lo de Papi