martes, 26 de octubre de 2010

TALAYUELAS CELEBRA UNAS JORNADAS MICOLÓGICAS



Al este de la provincia de Cuenca en la denominada comarca del Marquesado de Moya, y tocando con las comarcas valencianas del Rincón de Ademuz y la Plana de Utiel – Requena; se encuentra la serrana población de Talayuelas; un bonito pueblo que se asienta entre campos de viñedos, cereal e inmensos pinares.

Todo lo anterior, para contaros que el pasado fin de semana en dicha población se celebraron unas jornadas micológicas así como una feria comarcal, a las que tuve el placer de asistir.

La jornada micológica quedó un tanto deslucida por el hecho de que apenas habían nacido setas y hongos en los entornos de la población, lo que empobreció en buena medida la recolección de los mismos, y la participación de los asistentes en la salida al campo.

Pero pese a esta vicisitud, muchos fueron los que trajeron especies de fuera, que permitieron que se hiciese una muy digna exposición sobre distintas especies tanto comestibles, como tóxicas, e incluso mortales.

EXPOSICIÓN MICOLÓGICA

Varios expertos en la materia dieron charlas sobre como recolectarlos, consejos a seguir, o las propiedades culinarias y nutritivas de las distintas especies.

Además las jornadas micológicas se habían acompañado de la celebración de una muy bien montada y organizada feria comarcal, donde se vendían productos de la tierra, desde pan y embutidos, a zurcidos, miel, esencias, jabones, etc…

Tuvimos el lujo de hablar con varios de los mercaderes, como un colmenero que nos contó que él era la cuarta generación de apicultores y que tenía más de 2.000 colmenas, vendía miel y decenas de productos derivados de la misma.

COLMENA

O un cestero que procedía de Fuentelespino de Moya, y que nos contó como recogía el mimbre bien en Cuenca o Priego, y a través de que procesos lo iba adaptando y dando forma para hacer todo tipo de cestos y muebles.

CESTERO

También un alfarero del propio Talayuelas que hacía botijos y jarras de arcilla como si de churros se tratara.

ALFARERO

Las amas de casa de la localidad habían hecho bolsas de pan, patucos para bebés, o cuadros elaborados con miga de pan.

La verdad es que hubo muy buen ambiente, y me pareció una estupenda iniciativa que además de generar ocio, son una fuente de riqueza y publicidad para estos pueblos con un gran potencial y que tantas cosas pueden aportar.

AMBIENTE FERIA COMARCAL

Como suelo hacer cuando os hablo de algún lugar o evento, recomendaros encarecidamente la visita a esta bella comarca conquense.



3 comentarios:

Christian dijo...

Está muy bien que se hagan este tipo de ferias, pues así se potencian y se dan a conocer algunos de los muchos recursos naturales y rurales que existen en nuestros pueblos.

El dinosaurio dijo...

Tiene buena pinta, pasadlo bien. wi

El Sapo dijo...

Una cazuela de barro con una buena cantidad de rovellons o robellones -¿a quién se le ocurrió llamarlos "rebollones"?- bailando con ajo y perejil picados, y ese aceite que coge ese color rojizo y ese sabor inigualable que invita a "sucar" uan barra de pan entera... es uan de esas visiones agradables que llevo grabadas en la cabeza para siempre...