martes, 29 de junio de 2010

PLAN E versus PLAN CONFIANZA. (la realidad frente a la propaganda)

Hace mucho tiempo que el concepto coherencia está ausente del vocabulario común del Partido Popular, y más del valenciano.

El partido en pleno, estando a la cabeza la Alcaldesa de Valencia Rita Barberá, criticaron hasta la saciedad el denominado Plan E, conocido popularmente como Plan Zapatero.

Se criticaba que España tendría las aceras más bonitas del mundo, argumento de peso, cuando el diseño de las obras las proponían los propios Ayuntamientos, siendo la propia Barberá la que ha decidido muchas renovaciones de aceras. (Primera incoherencia popular)

Sin lugar a dudas el Plan E, además de garantizar, mantener y crear puestos de trabajo, a supuesto una gran inversión para todos lo municipios de España que han visto mejorar sus infraestructuras, o la creación de nuevas dotaciones, lo que a la larga supone la mejora de calidad de vida de los ciudadanos.

Sólo la ciudad de Valencia, con el denominado Plan E, ha recibido más de 38.000 millones de las antiguas pesetas.

Pese a esta feroz crítica del PP, ningún consistorio rechazó el solicitar las ayudas, y las inversiones para sus municipios. Tampoco los gobernados por el Partido Popular. (Segunda incoherencia popular).

A los pocos meses, tras el gran ruido crítico y en plena polvareda de comienzo de las obras, el Gobierno de Francisco Camps, anuncia otro Plan análogo y totalmente igual al Plan E,(ese que era tan malo y nefasto); en este caso se le bautizó como Plan Confianza. (Tercera gran incoherencia)

Ya había pasado cuando el Gobierno de España creó el Cheque bebé, el PP, lo criticó y Camps prometió otro de 4500 euros, que nunca se ha llegado a aplicar.

Así pues el Plan Confianza se ha anunciado a bombo y platillo; hasta en las taquillas de la Fórmula Uno, estaban llenas de carteles con las bonanzas del Plan Confianza… Pero al igual que el cheque bebé valenciano, este plan parece ser que se ha quedado en mera propaganda.

Ninguna obra se ha hecho todavía con el Plan Confianza, y ahora los Ayuntamientos conociendo la gran deuda que tiene en sus arcas la Generalitat Valenciana, no se fían del pago de la obras que se hagan en base a este Plan, y anuncian a las posibles empresas que ejecuten las obras que el deudor de esas futuras facturas es la Generalitat y no los propios consistorios.

Con el Plan E, en cuanto se adjudica una obra, el Gobierno envía el 80% del importe de la obra a los Consistorios, enviando el resto del dinero en la conclusión de la obra.

La propia Barberá no confía en el Gobierno Camps, y obliga en los pliegos de condiciones de obras, que el pago de la deuda se remita directamente a la Generalitat, ya que ésta es la deudora y no el Ayuntamiento.

Así pues lo dicho una vez más el tiempo, (ese gran ayudante de la verdad), dejan al aire las incoherencias y las falsas propagandas del PP valenciano.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El plan E en que ha quedado:

en bajada de pensiones

bajada de sueldos publicos

subida del iva.
Aceras bonitas pero a que precio ?

Y seguimos con mas de 4 millones de parados....No es para sacar pecho.

jack

El_Valencianet dijo...

Hoy en día ya puedo decir con una alegre sonrisa que lo políticos son los mismos perros con diferentes collares.

Tanto ZP como Camps, como Rajoy como la madre que los parió se están aprovechando de los errores del contrario para así ganar mas votos y tratarnos como borregos que vamos en masa a votar

¿Para qué?

Pues para decidir quien queremos que nos robe durante 4 años...

¿Es eso justo?

Son unos ladrones, pero tranquilos, el poder que se le robó al pueblo, tarde o temprano volverá al pueblo, porque nuestra voz junto a la de nuestros hermanos los integrantes de toda España sean de donde sean no callaran, tiraremos a los corruptos y crearemos un gobierno como Dios manda, lejos de la hipogresía barata y carroñeros sentados en el congreso...

Dios me oiga y se haga esta utopía una realidad...

Saludos Oscar.
Gracias por mantenernos siempre al corriente con estos temas que son necesarios que sepamos.

Anónimo dijo...

Valencianet, te doy la razón y no lo digo con una leve sonrisa, me rio de oreja a oreja, la mayoria de los politicos, como ahora se dice, estan en el pesebre, y mas con la crisis que padecemos, un puesto de politico es el mejor chollo en los tiempos que corren.
Me estoy planteando meterme en politica, ademas creo que ultimamente admiten a todo el mundo, ni carrera ni na, yo apenas saqué los estudios primarios, pero que me pongan en el pesebre, y vereis que manera de buscar ideas contra la crisis, aunque sean globos sonda que echen para atras a los cinco minutos.
Yo creo que hoy día y visto lo visto, cualquiera vale para ser politico.

El Sapo dijo...

Bueno... el plan E ha tenido de bueno y de malo: gasto público para crear empleo, muy Keynesiano pero con un altísimo coste público y un escaso freno al paro a medio plazo siquiera.
Bueno es sin embargo que al menos el gasto se ha producido en cosas útiles.
Pero lo malo es que los efectos positivos, como un siquiera mínimo punto de inflexión en le paro que aumentara el optimismo y el consumo -a flata de algo mejor- han sido contundentemente neutralizados con una prensa empeñada hasta lo cansino en destacar:
a- algunos proyectos llamativamente ridículos cuyo constante recuerdo es demagógico: por una pista de badminton se habrá heho 100.000 aceras.
b-Una obsesión cansina por el tamaño de los carteles: aquí en la CV el detalle es particularmente ridículo, pues los arteles de la GV son igualmente grandes, y encima parecen tener sorna. "Ací el teu nou institut" sí... dentro de tres años con suerte.
c-El efecyo "pan para hoy, hambre para mañana" que tiene su parte de razón pero que se cae cuando los mismos medios hablan de "necesidad de confianza". Hoy mismo una periodista en C9 ha explicitado que esa confianza sólo puede venir de un cambio de siglas en Moncloa.

Y es que, con Vocento, Cope, etc a lo suyo, y PRISA cabreada, poo puede esperar ZP. Por mucho que tenga la fidelidad de Mediapro y la circunstancial de EL MUNDO.

No obstante, el plan Confianza sólo ha recibido parabienes de la prensa local. Paradójicamente obviando o aprobando puntos idénticos (o pero resueltos) que en el Plan E.

Y es que al final no es sólo lo que ocurre sino lo que nos cuentan.

A los dos últimos comentarios: si realmente creéis eso de TODOS los políticos, los planes que enunciáis (el retorno del poder al pueblo o meterse en política) son cuando menos inviables. Y sinceramente, desde esos supuestos... qué queréis que os diga.
No todos los polítios son iguales, como no lo es la gente.
Huid de esas generalizaciones, no conducen a nada bueno.
Un saludo desde la charca.
El Sapo