viernes, 17 de julio de 2009

LA MALA GESTIÓN DE LA GENERALITAT VALENCIANA, CON LA LEY DE DEPENDENCIA, PASA FACTURA A LAS ARCAS PÚBLICAS.

JUAN COTINO RESPONSABLE DEL BOICOT A LOS DEPENDIENTES.
Cuando cualquier entidad pide una subvención a la Administración, se debe de justificar los gastos que suponen esa actividad, para que la Administración te conceda o no esa subvención en base al gasto y a la actividad realizada; pues bien algo parecido le ha pasado a la Generalitat Valenciana, con respecto a la aplicación de la Ley de Dependencia.
Y es que el Gobierno de España, ha optado por hacer un nuevo reparto para la aplicación de esta ley, de 1.200 millones de euros, en base a los beneficiarios que cada Comunidad Autónoma tenga; así pues las políticas llevadas a cabo por la Generalitat Valenciana, con respecto a esta ley, van a pasar factura a las arcas autonómicas.
Nuestra comunidad representa el 10,9% de la población de España, pero sólo ha tramitado los expedientes de un 5,67%, lo que le hará recibir unos 68 millones, de haber cumplido con al menos el peso de su población, ahora tendría derecho a unos 130 millones de euros.
Seguro que hoy saldrá “el bueno” de Cotino a rasgarse las vestiduras, sin complejo alguno, ni vergüenza, pese al boicot que está haciendo de la aplicación de la Ley, desde que ésta entró en vigor en 2007, a decir que Zapatero es muy malo, y que no da dinero a nuestra Comunidad.
Lo he dicho muchas veces, pero no me importa repetirme, tolero en cierta medida el boicot a educación para la ciudadanía, a la ley del tabaco, etc… pero que están llevando este acoso y derribo hacia las personas que más necesidades tienen, es una actitud, que solamente me produce asco y rechazo.
Y desde luego la antítesis del buen gestor, del buen político, y hasta el de buena persona es Don Juan Gabriel Cotino. Le recomendaría que rezara menos, y fuese más consecuente con sus acciones.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Cotino (o debería llamarle Cochino, por su actitud y gestión), ¿usted duerme tranquilo? ¿qué mentiras le cuenta a Dios? ¿cómo puede ser tan rastrero y miserable? ¿cree usted que con ir a confesarse y darse unos golpecitos en el pecho está todo solucionado? ¿qué directrices recibe de su secta a la cual pertenece (Opues Dei)?.
-Maulet-.

Domingo dijo...

La Ley de Dependencia es una ley fantasma. Es muy loable en su propósito y muy rentable en términos políticos, pero carece de presupuesto y de infraestructura para aplicarla. Conozco gente cuyos padres ancianos se han muerto esperando las ayudas prometidas y todo eso después de un papeleo y un laberinto burocrático que te destroza los nervios. Que la doten de fondos y agilicen los trámites para obtener las ayudas y seré el primero en aplaudir esta ley.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Hola Domingo, gracias por tu comentario, y decirte que no puedo compartir tu idea.
La ley de Dependencia está funcionando bastante bien en muchas Autonomías, gobernadas por partidos distintos.
Yo conozco bien el caso de Castilla la Mancha, donde su aplicación está rozando el 100%, y el de la Comunidad Valenciana, donde apenas son las personas que están percibiendo las ayudas, por el boicot que está haciendo la Generalitat Valenciana, desde el minuto cero de la aprobación de esta Ley.
Si hay presupuesto, aunque por supuesto siempre se puede mejorar, pero también es cuestión de voluntad política.