domingo, 4 de enero de 2009

CAMPS NO TIENE CORAJE A RECIBIR A LA VÍCTIMAS DEL METRO.

Ayer como todos los días 3 de cada mes, la Asociación de víctimas del metro 3 J, se volvieron a reunir frente a la puerta de los apóstoles en la Plaza de la Virgen de Valencia. Hacía frío y la lluvia era intensa, pensé que debía de ir, porque las navidades son fechas muy duras para todo aquel que ha perdido un ser querido, y más en la situación que este grupo de personas lo hicieron, así que acudí con dos buenos amigos Toni Plá y Miguel Borja. Éramos pocos, pero los ojos emocionados de padres, madres, hermanos, hijos, amigos…daban muestra de la gratitud por el calor y el cariño que se les daba, con el simple hecho de estar allí.

Un calor y un cariño que no le dan ni el Presidente de la Generalidad valenciana Francisco Camps, ni la Alcaldesa de Valencia Rita Barberá; ayer se cumplían dos años desde que las víctimas del metro habían solicitado una reunión con el President, para pedirle que se hiciese una investigación a fondo. ¿Por qué no se investigó si algún fallo mecánico puso el convoy a 80 km/h. por qué si el freno se activó por dos veces, no disminuyó la velocidad, por qué cerrar la comisión de investigación de forma tan rápida, habiendo tantas preguntas en el aire? Tal vez el Sr. Camps, no quiere que se sepa que estuvo en sus manos invertir en las infraestructuras del metro y no lo hizo, permitiendo que una partida presupuestaria destinada por el Gobierno de España en 2001 para estos menesteres fuera desviada a Terra mítica.

Dos años después de que la víctimas del metro hayan llevado a cabo esta solicitud, el Presidente de todos los valencianos, aún no se ha dignado a recibirlos ni contestarles; eso sí mientras tanto ha pedido la dimisión de la Ministra de Fomento Magdalena Álvarez, por un derrumbe en las obras del AVE Madrid-Valencia, y también a todas horas dice que lleva a las víctimas en el corazón, Sr. Camps, no se merece usted llevar la alta distinción de ser el representante de todos los valencianos, ya que ha demostrado no tener la valentía y el coraje de recibir a este grupo de personas, que perdieron a sus seres queridos en el metro de Valencia, y que piden justicia, investigación y depuración de responsabilidades, es decir lo normal en un estado democrático y de derecho como es el nuestro.



No hay comentarios: