martes, 23 de diciembre de 2008

VUELVO A CASA POR NAVIDAD.

Como todos los años cuando llegan las fiestas de navidad, vuelvo a casa; vuelvo a mi pueblo Molina de Aragón, para pasar estos días rodeado de mi familia a la que en tantas ocasiones añoro y echo de menos, así como de los amigos de toda la vida, los buenos vecinos y gentes de estas tierras.
Y es que aquí la navidad es en cierta medida especial; raro es el año que no nieva, y en el caso de que no lo haga, las escarchas mañaneras dan un aspecto a los paisajes de una belleza igual de extrema que la sensación térmica.
Nada más llegar al pueblo los chiquillos del barrio te preguntan si este año va a ver hoguera de noche buena, y que si has traído petardos de Valencia. Y es que en esta comarca es típico en la noche buena el hacer grandes hogueras por los distintos barrios de los pueblos, para así los vecinos en conjunto poder festejar la fiesta, con unas botellas de sidra, turrones, polvorones… y amenizado con panderetas, zambomba y villancicos por doquier.
Por supuesto que esta año también habrá hoguera, hoy ya hemos ido mi sobrino Javi y yo a por leña, mañana iremos a por más, y ya tenemos la hoguera a medio montar; ya os contaré como transcurre todo.
Además en el pueblo haces cosas que no haces en la gran ciudad; vas al bar y hablas con todo el mundo, con independencia de su edad, raza o religión… de igual manera es casi obligado los almuerzos matutinos a eso de las 10:30.

Así pues espero que todos podáis volver a casa, estar rodeados de los vuestros y que lo paséis muy muy bien.

2 comentarios:

david santos dijo...

Por los que daremos gracias por pasar otra noche buena…
Por los que recordaremos las ya pasadas…
Por los que pasaran la primera…
Por los que no la podrán pasar…
Por todos ellos y muchos más…
Os deseo Feliz Noche Buena y Navidad…

Publicado por WUAPIBEGO

Anónimo dijo...

También en Navidad se echa de menos a la gente que no esta o que tiene que irse a su lugar de origen dejando a otras amistades y personas sin su presencia sin su cariño, sin su comprensión. La verdad es que son unas fiestas un poco tristes porque siempre te falta algo o alguien y todos nos recuerdan que hemos de pasarlo bien, hemos de comer turrón ,comprar y comer como cerdicos y a lo mejor sólo tenes ganas de estar con los que aprecias sin grandes celebraciones. Hemos de reconocer que viviendo el día a día de forma lo más alegre y más solidaria posible para alcanzar la felicidad que es lo unico que nos llevamos de esta vida, el vivir con dignidad y ser felices.
Que este año vuestroas decisiones os encaminen hacia la consecución de esa ansiada felicidad.