viernes, 10 de octubre de 2008

VALENCIA, EN PLENA GOTA FRÍA.




Lo que los pronósticos anunciaban se han cumplido, a eso de las 17:00 horas cuando los miembros de la Asociación de Vecinos Patraix, estábamos montando la feria-mercado artesanal, ha comenzado el viento del noreste, acompañado de débiles chubascos que al tornar la noche se han convertido en lluvias torrenciales.
Parte de la plaza de Patraix se ha inundado en unos 25 cm. siendo muy abundante la entrada de agua en diversos bajos y garajes, destacando lo ocurrido en el Bar Patraix; también en el local de la asociación, dónde se ha roto una bajante de las viviendas y nos caía el agua en forma de cascada.
Dos compañeros y yo, hemos decidido dar una vuelta con el coche, para comprobar lo que estaba ocurriendo en el resto de la ciudad. Actitud ésta poco prudente. Os he de confesar que conduciendo he pasado miedo, por la virulencia de la tormenta.
Hemos dado una buena vuelta lo que nos ha permitido observar en el gran caos que se encontraba toda la ciudad, la mayoría de calles estaban con los semáforos apagados, de igual manera sin alumbrado público.
Las tapas de las alcantarillas se levantaban solas de la fuerza del agua que circulaba por los colectores.
Muchas calles anegadas en una altura considerable, y la forma de diluvio impedían la visibilidad a más de dos metros.
Túneles, avenidas, calles, plazas... cortados por la policía y bomberos. Coches que se habían quedado tirado en medio de los grandes "lagos". Y por desgracia también muchos accidentes algunos de ellos con heridos.
El aparato eléctrico ha sido espectácular, pareciendo que caían los rayos en los edificios de en frente.
De verdad estimados lectores, no os estoy exagerando; en la vida había visto llover de forma tan abrupta y salvaje.
Mi deseo es que no ocurra nada, y que esta noche descargue toda la lluvia, para que mañana podamos proseguir con las fiestas.
Mañana os contaré.

No hay comentarios: