miércoles, 25 de junio de 2008

VALENCIA: "ARRÒS I TARTANA"

Cada vez me ocurre en más ocasiones; y es quedarme perplejo cuando me entero de las distintas cosas que están ocurriendo en la ciudad de Valencia.
Hoy nos desayunamos en todos los medios de comunicación que Valencia es la segunda ciudad más endeudada de España, por detrás de Madrid. Os he de asegurar que este titular no me importaría si eso supusiese que la ciudad de Valencia tuviese unos buenos servicios sociales, instalaciones y dotaciones públicas, cómodo, rápido y barato transporte público etc… Pero todo eso no es así.
La primavera pasada nos dijeron que la Copa América iba a traer mucha riqueza a nuestra ciudad y comunidad en general, así como la visita del Papa. Recuerdo que decían los apartamentos del Perelló se iban a alquilar a 3000 euros por semana, etc… vamos que íbamos a atar los perros con longanizas. Ambos eventos pasaron sin pena ni gloria para los ciudadanos de a pié, eso sí se encareció mucho más el sector servicios, y nuestras arcas se endeudaron un poco más.
Después por los importantes contactos que tienen entre las altas esferas económicas, se les ocurre la fórmula uno, cosa a la que no me opongo, pero siempre y cuando todo lo demás esté cubierto; pues bien según dijo Camps no nos iba a costar ni un duro de dinero público, pero parece ser que ya vamos por encima de la centena en millones de euros. Y supongo por la experiencia anterior, que al ciudadano de a pié le afectará en eso… es decir menos recursos para todo lo importante.
Pero sigamos con las noticias; ha hecho falta que se celebre la fórmula uno, para que desde el Consistorio se den cuenta de lo que los vecinos de Nazaret, venían quejándose desde hace décadas, es decir de la hedor nauseabunda que se desprende del viejo cauce del Turia, entre otras cosas por no existir el colector que se debería haber hecho hace años, y que habría evitado entre otras cosas las inundaciones de Nazaret o las del propio Palau de les Arts.
Pero tranquilos ahora se va a echar agua oxigenada en el cauce, y se pondrán lonas para que no se vea desde esta “grandiosa obra”, las basuras, inmundicias y grandes solares destartalados que rodean a esta Valencia futurista.
Como decía Blasco Ibáñez en aquella bella novela: “arroz y tartana, casada a la moda y ruede la bola a la valenciana…”

No hay comentarios: