martes, 15 de abril de 2008

NO A LA GUERRA del Agua.


De nuevo parece ser que el Gobierno Camps comienza la Guerra del Agua, una guerra que va dirigida contra Aragón, Cataluña, Castilla la Mancha y el Gobierno de España. Por cierto tanto en Cataluña como en Castilla la Mancha está habiendo restricciones de agua cosa que no las hay en Valencia.
A finales de los años 90 el Sr. Aznar decía que “Dios ha hecho la España seca y la húmeda y así se deben de quedar”.
Posteriormente con total soledad y sin consenso alguno, en el año 2001, aprobaron el denominado Plan Hidrológico Nacional, que ante el nombre tan retumbante, realmente sólo contemplaba un trasvase de agua del río Ebro hacia lo que ellos denominaban “el Levante español”.
Resulta que ese trasvase era inviable técnica y medioambientalmente, y así lo atestiguó la Unión Europea, pero a parte para poder realizar un trasvase se necesitaba un mínimo de caudal legal, que el río Ebro no ha superado a lo largo del año.
A parte de eso, este trasvase supondría la muerte del Delta del Ebro, así como la destrucción de muchas playas al sur de la desembocadura, todas ellas en tierras de la Comunidad Valenciana; hay unas corrientes a lo largo de la costa de norte a sur, que aportan consigo arenas y demás elementos que rellenan y complementan las playas y líneas de costa, por tanto no aportarle los sedimentos del Ebro, llevaría a la desaparición de todos esos metros cúbicos de arena.
Pero a parte, hay que parar de hacer demagogia con el tema; el Gobierno de España, con las tecnologías más avanzadas está garantizando el líquido elemento a través de las desaladoras, el agua del mar no se acaba, da buena calidad, no te hace depender de nadie y lo más importante no genera conflictos entre territorios. Israel usa este método para abastecerse al 100%.
Ahora de las aguas que se utilizan para regar en Tarragona (aguas que son derecho de los regantes), y que por tanto ya están fuera del río Ebro, se va a realizar un aporte a la ciudad de Barcelona que se encuentra en situación alarmante de sequía, de forma temporal y provisional hasta que se concluya la desaladora del Prat de Llobregat.
¿Por qué el Presidente Camps está de guerra con todo el mundo? En la Comunidad Valenciana, está garantizado el suministro y con una pertinaz sequía ya de un lustro, no ha habido restricciones ni corte alguno, así que no entiendo el por qué de su afán de confrontación.
¿No será que quiere hacer puntos para escalar dentro del partido, ahora que parece ser que el sillón de Rajoy se está moviendo y puede quedar bacante?
Fomentar esta confrontación interterritorial en mi opinión es acunar los huevos de la serpiente.
Por desgracia me parece que en este tema hay que decir continuará…

No hay comentarios: