miércoles, 2 de enero de 2008

Sobre la Jerarquía Eclesiástica y sus manifestaciones.


El pasado domingo día 30 de diciembre de 2007, la Jerarquía de la Iglesia Católica española, convocó una manifestación en defensa de la familia.
Quiero manifestar antes de entrar a valorar el tema, mi más profundo respeto por las persona que profesan esta o cualquier otra de las religiones que existen, de igual manera hacia todos aquellos que no siguen ninguna.
Y empiezo diciendo que me parece muy distinto los que es la religión, y las creencias de cada persona, algo que considero de la esfera privada de cada individuo, con lo que hace y dice la Institución Iglesia.
Una Institución que siempre se pone del lado del poder fáctico y del dinero, todos hemos visto imágenes de como a Franco lo ponían bajo palio igual que se hace con la Sagrada Forma el día del Corpus; De igual manera en el País Vasco todavía no está muy claro lo que la Institución Iglesia piensa del terrorismo, estando la mayoría de las veces más cerca de los verdugos que de las víctimas.
Ahora se meten con el tema de las familias, y yo me pregunto, ¿qué sabe un cura o una monja de lo que es la familia?
Se meten con los homosexuales; todos sabemos que much@s individu@s se metían a cura o monja para ocultar su homosexualidad.
Ah, por cierto no he oído a estos obispos recriminar a su compañero andaluz que la semana pasada dijo con respecto al abuso de menores, que éstos muchas veces los provocaban.
También me sorprende que en 31 años de democracia los obispos sólo hayan salido en manifestación y protesta por el matrimonio homosexual, no por la pobreza cero, la guerra de Irak, el 11 M, etc.
Pero a parte de esto, a esta jerarquía eclesiástica tan empeñada en denostar al Gobierno Socialista, debemos recordarle que en esta legislatura se han llevado a cabo cantidad de normas legales, para mejorar y beneficiar precisamente a las familias, ahí van algunas de ellas: Se ha promovido la natalidad con el incentivo de 2.500 euros; conciliar la vida laboral y familiar, a través del Plan Concilia; dignificar a las familias de jubilados con pensiones más bajas, subiendo éstas cerca del 25%; un apoyo sin parangón a las familias con personas dependientes; ayuda con becas a las familias más humildes para la realización de estudios, etc.
Por otro lado le recuerdo a esta Jerarquía, que la ley no obliga a nadie a divorciarse, o a abortar (sólo se puede abortar en caso de grave peligro para la vida o salud física o psíquica de la embarazada, embarazo por violación y presunción de graves taras físicas o psíquicas para el feto); pero que todos tenemos derecho a tener derechos.
De igual manera, no recuerdo en la Biblia, que Jesús rechazase a nadie por su condición de nada, sino todo lo contrario, al igual que también es bueno recordar lo de “a César lo que es de César…”.

Perdonar si os he parecido un poco duro, de verdad no quiero ofender a nadie con mis expresiones, y vuelvo a repetir que creo que está muy lejos lo que es la fe y creencias de las personas individuales de lo que hace y dice esta Jerarquía eclesiástica que tan alejada está de aquella que en 1975 con el Cardenal Tarancón al frente hicieron mucho más fácil el tránsito de la Dictadura Franquista a la Democracia.

1 comentario:

Luis dijo...

Tienes toda la razón. Tenemos la Iglesia más radical de Europa. Aún no han digerido la victoria socialista y los nuevos derechos sociales que se merecen todos los ciudadanos.
Una pena, una vez más, que en España tengamos la derecha más cavernícola de Europa y la jerarquía eclesiástica más radical y reaccionaria.