sábado, 19 de enero de 2008

El PP de hoy, herederos directos del Franquismo.


Hace unos años decía don Manuel Fraga, que era normal que los hijos de familias prominentes tuviesen las mejores ocupaciones; y eso a todas luces es lo que está pasando en el Partido Popular de hoy, del Siglo XXI.
Aparte del propio Fraga, el cual en su currículo además de ser uno de los padres de la Constitución, también ostenta el haber sido ministro en la Dictadura; (tuve un profesor en la universidad, que nos aseguraba que en los Consejos de Ministros, donde se firmaban fusilamientos, también estaba la rúbrica de Fraga); pero separadamente de ello, sí que hay que reconocerle el hecho de ser un político de tesón, y muy trabajador. Y creo que a día de hoy es de los más moderado del PP, lo que da una idea de hacia donde está virando este partido.
Por otro lado, en estos días, las investigaciones del caso Guateque relativo a corrupción en el Ayuntamiento de Madrid han salpicado al Viceconsejero de la Comunidad de Madrid, y mano derecha de Aguirre don Luis Armada; que a la postre es sobrino carnal de aquel “amigo de la democracia” llamado Alfonso Armada; sí aquel que aspiraba a gobernar España tras el triunfo de Golpe de Estado del 23 F.
En mi anterior comentario en el blog, os colgué un artículo donde aparecía el honroso y brillante currículo del abuelo del nuevo fichaje del PP Sr. Pizarro. No quiero decir que el nieto tenga culpa de lo que hiciese su abuelo, sino que hago hincapié en la idea de que los hijos de las familias prominentes ocupen los mejores lugares.
Y por último, no me quería olvidar del Ex Presidente Aznar, éste es nieto del famoso falangista Aznar, que fue embajador de Franco en la ONU.
Éstos son sólo algunos de los ejemplos, de la clase de personas que están mandando en este momento en el partido conservador, así pues con estas personas, tanto si están en el Gobierno como si están en la Oposición, apañados vamos; como se suele decir: “Que Dios nos pille confesados”.

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

Sólo teniendo en cuenta detalles como que nuestra derecha fue la única en no condenar conjuntamente con el parlamento europeo la dictadura franquista ya dice mucho. Bueno, nuestra derecha y la extrema derecha austríaca. El resto de fuerzas, incluyendo el resto de los populares europeos, condenaron sin paliativos el fascismo español a propuesta del entonces presidente, Josep Borrell. El PP está muy lejos de la doctrina que impera en el conservadurismo europeo, y como politólogo me lamento porque rebaja nuestra calidad democrática.
Se han quitado la careta. ¿Será esto otro famoso "camino hacia el centro" como el que hizo Aznar?.

Toni dijo...

La verdad es que los ciudadano@s deberian antes de votar hacer un ejercicio de reflexión y tener en cuenta a que programa electoral y que personas van a defender ese documento que blanco sobre negro se comprometen a cumplir el tiempo que tengan que llevar adelante lo que ellos llaman " El mandamiento del pueblo".
Así pues , seria de recibo hacer ese llamamiento a tod@s los cuidadan@s que antes de darles ese mandamiento, sobre todo los que votan al PP que sepan quienes son esos personajes de alto linaje que defenderan con uñas y dientes eso que muchos ciudadanos sin darse cuenta hacen cuando votan, darles un cheque en blanco para ejecutar, si ejecutar, aunque suene mal, muchas de sus maldades para la gran mayoria social de este pais en apoyo de unos cuantos privilegiados.
Ojito a las personas y de donde provienen así como lo que dicen en el programa electoral y si aún así les convencen los que encarnan la extrema derecha como minimo no les vote, quedese en casa pensando que algún dia su hij@ puede venir con su pareja y no ser precisamente de distinto sexo, de linaje, de su raza, de su misma religión y llamarle tronco/a. Esa es la relaidad social que existe y los del PP quieren maquillar.
Saludos y reflexionen los que votan al PP.

Salva dijo...

Me parece poco posible que el PP gira mas hacia la derecha. No queda ya mas sitio a la derecha, ellos la ocupan toda. Ellos ocupan bajo el brillante Sol de España el lugar que dejó Franco.
La derecha, la podrida y apolillada derecha española, heredera directa del franquismo mas radical, no sabe en que país ni en que época vive. Se dedica a llenarse la boca con promesas y doctrinas mas propias de aquellos tiempos de estraperlo y tranvía que de los tiempos que corren actualmente. Es una derecha que, como el Caudillo, ansía pasear bajo palio el día del desfile de la victoria, que se codea con los sectores mas radicales de la Iglesia y que apoya y le rie la gracia a esta cuando lanza sus absurdas proclamas. La derecha de hoy en día no sabe con que ciudadanos trata, se dedica a tratar como bobos al pueblo español, le embauca con mentiras, utilizando el pan y circo de Nerón o de Hítler. Parece mentira que, en pleno siglo XXI, se ejerza todavía la política del miedo al cambio, la demonización de lo diferente, la política del conservadurismo radical de las tradiciones legadas por la Santa Madre Iglesia.
La derecha manipula, miente, oculta, utiliza todos los resortes del cuarto poder que tiene a su alcance, calumnia, insulta, se mofa de los mas altos valores que siempre han caracterizado al pueblo español, y cae, sin darse cuenta, un dia si y otro también, en el mas completo de los ridículos. Apartan de su lado a aquellos que aún dentro de su ideología pueden aportar un soplo de cambio, y se aferran a los valores que siempre los han caracterizado, a unos valores que huyen del progreso porque le temen, porque saben que progresar implica cambiar, cambiar implica renovarse y ellos, ni saben ni quieren, ni quizá estén preparados para ello. Son así porque siempre lo han sido, porque nunca se han planteado ser de otra manera, Dios les guarde, y porque no conciben otra manera de ser mas que la suya. Temen la diferencia como en otro tiempo se temía la otredad. Temen el cambio porque les borraría del mapa. Y si, tiene que alzar la voz, tiene que hacerse escuchar, porque el dia que no se les escuche significará que lo que defienden ha muerto, y mientras puedan aferrarse a el último sus piro que les quede, lo harán.
No creo que esta derecha sea representativa de nada ni de nadie,porque me resisto a pensar que los votantes del PP sepan a cierta cierta el tipo de dirigentes que eligen, porque sino creo que no los elegirían. Me resisto a pensar que los españoles somos como estos señores quieren hacernos creer que somos. Me daría pena pensar que hemos pasado por todo lo que hemos pasado durante 40 años para al final quedarnos peor que estábamos.
¿De verdad, votantes del PP, queréis a estos candidatos? ¿De verdad queréis que este país, la identidad del cual que defendeis manifestandoos porque supuestamente lo amais, caiga en manos de esta gente?

Levante dijo...

Es un rumor a voces y comienza a estar muy extendido. Si Mariano Rajoy gana las elecciones, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, tiene todos los números para recuperar una cartera ministerial. Zaplana ya aspiraba en 2004 a hacerse con una vicepresidencia en el próximo Gobierno de Rajoy, pero el resultado de las elecciones generales frustró sus expectativas. Amigo íntimo del jefe de gabinete de José María Aznar, Carlos Aragonés, ambos habían influido sobre su superior para que designase sucesor a Rajoy y no a Rodrigo Rato, con quien mantenían tensas relaciones.
Tras la derrota de marzo de 2004, Zaplana se convirtió en portavoz del PP en el Congreso -en la práctica número tres del partido tras Ángel Acebes- y azote opositor del Gobierno de Zapatero, respaldado además por los capitostes de la derecha mediática, Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos. Dos de sus principales valedores, además del propio Aznar. La victoria del ala dura del partido contra Alberto Ruiz-Gallardón y la inclusión de Manuel Pizarro, con quien Zaplana mantiene amistad, en la candidatura ha reforzado la opinión de quienes creen que el ex presidente de la Generalitat estará en la quiniela de un posible Ejecutivo de Rajoy si los populares remontan las encuestas y logran regresar a la Moncloa.
Aunque Camps ha reforzado mucho su poder en la Comunitat Valenciana, es cierto que su control orgánico sigue teniendo fisuras, como la de Carlos Fabra en Castelló o el zaplanista José Joaquín Ripoll en Alicante. Con Zaplana en el Gobierno no tardarían en aparecer nuevos focos de tensión.